ECOSUR y la CONANP-Región Península de Yucatán y Caribe Mexicano firman convenio de colaboración

El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) y la Comisión Nacional  de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), a través de la Dirección Regional Península de Yucatán y Caribe Mexicano, firmaron un convenio de colaboración con el objetivo de desarrollar actividades tendientes a la conservación, preservación, protección y restauración de los ecosistemas y su biodiversidad dentro de las áreas naturales protegidas de competencia de la federación, regiones prioritarias de la conservación y sitios Ramsar de la región de la Península de Yucatán y Caribe Mexicano de la CONANP.

En la firma del convenio realizado el pasado 6 de abril, en la localidad de Xpujil, Calakmul, Campeche estuvieron presentes por parte de ECOSUR, el doctor Mario González Espinosa, director general; por la Unidad Campeche, los doctores José Armando Alayón Gamboa, director de la Unidad, Alejandro Morón Ríos, coordinador del Departamento de Conservación de la Biodiversidad, y la maestra Luvia Padilla Rebolledo, coordinadora de Vinculación; por la Unidad Chetumal, la doctora Nuria Torrescano Valle, directora de Unidad y el biólogo Enrique Escobedo Cabrera, coordinador de Vinculación.

Asimismo, asistieron el biólogo Francisco Ricardo Gómez Lozano, director regional Península de Yucatán y Caribe Mexicano de la CONANP, el ingeniero José Adalberto Zuñiga Morales, director de la Reserva de la biósfera de Calakmul, así como autoridades locales y estatales del gobierno de Campeche.

Durante el  evento protocolario el  doctor Mario González Espinosa mencionó que ECOSUR lleva muchos años trabajando en colaboración con el gobierno y la sociedad en Calakmul, y que la institución tiene el mandato de contribuir al desarrollo sustentable en el sureste mexicano, la frontera sur, con los países vecinos de Guatemala y Belice, y que este convenio brinda a ECOSUR la oportunidad de seguir contribuyendo al conocimiento de las capacidades locales y la formación de recursos humanos para lograr el bienestar en las comunidades.

En dicho evento se hicieron entrega de constancias a diez comunidades del municipio de Calakmul, que de manera voluntaria incorporaron su territorio a diferentes estrategias de conservación.

 

Investigador de ECOSUR forma parte de la nueva jefatura editorial de ‘Journal of Insect Conservation’

Desde junio de 2017, Jorge Leonel León-Cortés, investigador titular del Departamento de Conservación de la Biodiversidad de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), forma parte del equipo de editores en jefe de Journal of Insect Conservation, de Springer, una publicación internacional dedicada a la conservación de insectos e invertebrados relacionados.

Recientemente, John Dover, quien fuera editor en jefe de Journal of Insect Conservation desde 2014, se jubiló, terminando una era importante para la publicación. Uno de sus principales logros en la revista fue la modernización del sistema editorial: un editor en jefe respaldado por una selección de editores asociados revisores. A su retiro y con la creciente carga de trabajo dentro de la revista académica, se instaló un equipo de tres coeditores en jefe, Dirk Maes, Research Institute for Nature and Forest (INBO), de Bruselas, Belgica; James S. Pryke, de la Faculty of AgriSciences, Universidad de Stellenbosch, Matieland, Sudáfrica y Jorge Leonel León-Cortés, de ECOSUR, en la Unidad San Cristóbal.

Uno de los principales desafíos para el nuevo equipo es fortalecer el impacto de la publicación y proporcionar apoyo a los posibles autores en la publicación de artículos de alta calidad, especializados en la conservación y la biodiversidad de insectos y grupos relacionados, como los arácnidos y los miriápodos, incluido el trabajo ecológico con implicaciones para su conservación.

“El trabajo de investigación sobre ecología y conservación de insectos en México y en otras regiones de Latinoamérica requiere aún mayor representación en publicaciones de alto impacto. Esperamos ver un incremento en el número de contribuciones de colegas interesados en la conservación de insectos de esta importante región del planeta”, expresó León-Cortés, adscrito al Grupo Ecología para la Conservación de la Fauna Silvestre.

Journal of Insect Conservation es una revista científica internacional y sus artículos se centran en temas teóricos y prácticos, abordando el tema a nivel de comunidad, población y especie, incluyendo aspectos de comportamiento, taxonomía y genética, de la escala local a la global. Además, se incluyen puntos de vista que pueden estimular el debate sobre los trabajos.

La revista se produce en asociación con la organización Butterfly Conservation Europe, dedicada a la conservación de vida silvestre, en especial de lepidópteros y sus hábitats.

Jorge Leonel León-Cortés es biólogo por la Facultad de Ciencias de la UNAM, cuenta con grado de Ph.D. en Ecología en la Universidad de Leeds, en el Reino Unido. Su interés se centra en el estudio, análisis e interpretación y divulgación de resultados, en torno a la ecología poblacional de insectos y grupos cercanos, la biología de la conservación y la ecología del paisaje.

Contacto: https://www.ecosur.mx/academico/jleon/

 

Generan propuestas para la conservación de las Abejas Nativas en X Congreso Mesoamericano

El 23 y 24 de noviembre, se celebró el X Congreso Mesoamericano sobre Abejas Nativas, en la ciudad de Antigua, Guatemala, en el cual participaron personal académico y estudiantes de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) adscritos a las unidades Campeche, San Cristóbal, Tapachula y Villahermosa.

Remy Vandame, investigador del Departamento Agricultura, Sociedad y Ambiente (DASA) en la Unidad San Cristóbal, presentó la conferencia magistral “Diversidad y conservación de los abejorros de Mesoamérica”.

En el marco del Simposio “Meliponicultura y uso sostenible de las abejas sin aguijón”, Guelmy A. Chan Mutul, estudiante de la Maestría en Ciencias en Recursos Naturales y Desarrollo Rural en la Unidad Villahermosa, presentó las ponencias tituladas “Meliponicultura como patrimonio biocultural en Tabasco” y “Medición de cobertura arbórea en meliponarios de Tabasco”, en las que dio a conocer los resultados de la investigación que realizó para su tesis, en colaboración con Miriam Aldasoro y Hans van der Wal, investigadores de DASA en la Unidad Villahermosa, y Laura Sotelo, investigadora de la UNAM.

El Grupo de Estudios Socioambientales y Gestión Territorial de la Unidad Campeche, presentó la ponencia “La Meliponicultura en la Reserva de la Biosfera Los Petenes, México”. Además, Pablo Hernández Bahena, técnico académico de este grupo de investigación, participó en el concurso de fotografía de abejas nativas, donde obtuvo un reconocimiento y la oportunidad de aparecer en la primera edición del calendario del congreso para el año 2018.

En el simposio “Abejas nativas: legado, saberes locales y experiencias educativas”, Renata González, del Grupo de Abejas de la Unidad San Cristóbal, presentó la ponencia “Un acercamiento a la caracterización fisioquímica y sensorial de la miel de tres abejas de las regiones selva y Altos en Chiapas”.

En la mesa de diálogo “Estrategias de sustentabilidad: puentes entre universidad y sociedad”, Yliana Delfín, del Grupo de Abejas de la Unidad San Cristóbal, presentó la ponencia “Reflexiones y aprendizajes de una propuesta formativa sobre abejas sin aguijón, para la reactivación de la meliponicultura en Chiapas”.

Por otro lado, el equipo de trabajo conformado por Pablo Hernández Bahena, Juan Manuel Pat Fernández, Lucio Pat Fernández y Francisco Guizar Vázquez, de la Unidad Campeche, sostuvo reuniones con grupos de investigación de la República de Guatemala, para una posible colaboración en un proyecto fronterizo que apoye la conservación de las abejas nativas en Mesoamérica.

Como resultado de los trabajos presentados en plenaria, los asistentes discutieron sobre las cuestiones más apremiantes a fin de detener el declive de las abejas nativas, que fue el tema principal del Congreso. Las expertas y expertos generaron propuestas como la formación de taxónomos y estudios sistemáticos longitudinales de la apifauna, mayor conocimiento de otros polinizadores, disminución del uso de agroquímicos y el posicionamiento de los campesinos para enfrentar los retos que trae el cambio climático.

Una experiencia sin duda enriquecedora en lo académico, ya que se obtiene un panorama de lo que se está investigando en el área, pero también en lo humano, ya que quienes asisten, tienen la oportunidad de convivir tanto con los colegas ya conocidos como con nuevos con quienes pueden iniciar redes de intercambio y posibles colaboraciones.

Estudios sobre patrones de migración de los flamencos

En 2014 Fundación Pedro y Elena Hernández, A. C., tomó la iniciativa de conocer con mayor profundidad el ciclo de vida del flamenco del Caribe y colaborar con los esfuerzos de conservación. Desde entonces se han llevado al cabo diferentes esfuerzos en coordinación con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) e instancias académicas como la UNAM, El Colegio de la Frontera Sur y el Cinvestav.

Conocer con exactitud los patrones de migración de los flamencos a lo largo del año ayudará a proteger la integridad ecológica de los espacios que resulten vitales para garantizar la viabilidad futura de la especie.

Ver nota completa:

Diario de Yucatán. http://yucatan.com.mx/merida/estudios-sobre-el-flamenco

Notas relacionadas:

Colocarán rastreadores satelitales a flamencos para ver ciclo migratorio

Se colocan rastreadores satelitales a flamencos de la peninsula

 

CONABIO reconoce a ECOSUR por su contribución al conocimiento científico de la naturaleza del sureste de México

El 22 de noviembre, en el marco de su 25 aniversario, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) otorgó un reconocimiento a El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) por su larga contribución, desde sus cinco unidades regionales, al conocimiento científico de la naturaleza del sureste de México, el cual fue recibido por el doctor Mario González Espinosa, director general de la institución.

De manera personal, el doctor José Sarukhán Kermez, coordinador nacional de la CONABIO, expresó al doctor González su agradecimiento a la comunidad de ECOSUR por su esfuerzo continuo para el logro de los objetivos comunes de la CONABIO y ECOSUR en bien de la diversidad biológica de México y de quienes pueden resguardarla para futuras generaciones.

Rafael Pacchiano Alamán,  titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), felicitó a las organizaciones, empresas, servidores públicos y ciudadanos reconocidos, por su compromiso con la biodiversidad y su vocación ambiental.

El doctor Sarukhán indicó que la CONABIO se ha transformado en un puente entre la sociedad, la academia y los tomadores de decisiones, e hizo un recuento de los logros a 25 años de promover, coordinar, apoyar y realizar actividades dirigidas al conocimiento de la diversidad biológica, a su conservación y uso sustentable para el beneficio de la sociedad.

La ceremonia se realizó en el Auditorio Jaime Torres Bodet del Museo de Antropología e Historia en la Ciudad de México, donde además se reconocieron a personas e instituciones que han apoyado durante estos 25 años a la CONABIO a mejorar el conocimiento, conservación y uso sustentable de la biodiversidad mexicana.

Por Acuerdo Presidencial, la CONABIO fue creada en marzo de 1992, previo a la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro, como una comisión intersecretarial de carácter permanente, dedicada principalmente a conformar y mantener actualizado el Sistema Nacional de Información sobre Biodiversidad (SNIB), apoyar proyectos y estudios sobre el conocimiento y uso de la biodiversidad, brindar asesoría a dependencias gubernamentales y a otros sectores, realizar proyectos especiales, difundir el conocimiento sobre la riqueza biológica, dar seguimiento a convenios internacionales y prestar servicios al público.

 

Analizan variación y estructura genética de especies de roedores para su conservación

El 23 de noviembre se llevó acabo el seminario institucional “Genómica de la conservación de los bosques tropicales de México: protegiendo la biodiversidad en escenarios de cambio ambiental”, por Gabriela Castellanos Morales, quien es investigadora del Departamento de Conservación de la Biodiversidad de El Colegio de la Frontera (ECOSUR) en la Unidad Villahermosa.

La investigadora del grupo de Ecología Evolutiva y Conservación, brindó una breve introducción al área de la genética de la conservación poniendo como ejemplo el trabajo que desarrolló con los perritos de las praderas Mexicanos (Cynomys mexicanus).

Puntualizó que el objetivo de su análisis fue evaluar la variación y diferenciación genética de una población en cautiverio para determinar su valor para fines de reintroducción. Además, buscó integrar datos genéticos y demográficos para priorizar poblaciones silvestres de esta especie en escenarios de cambio ambiental.

Por otra parte, platicó respecto a la conservación de recursos fitogenéticos tomando a las calabazas silvestres y domesticadas (Cucurbita) como objeto de estudio.

A partir de lo expuesto, enfatizó que en la actualidad, la tasa de extinción de especies es la más alta registrada en la historia de la Tierra y la acelerada pérdida de especies promueve cascadas de extinción asociadas con el empobrecimiento de las comunidades a nivel local.

Comentó que los aspectos de conservación, aunados al escenario actual de cambio climático global, hacen urgente una mejor comprensión del estado actual de poblaciones de especies de importancia en el funcionamiento de los ecosistemas, y que es importante evaluar el posible impacto del cambio ambiental para la conservación de estas poblaciones, considerando de manera central a la variación genética ya que representa la capacidad de respuesta de los organismos a los cambios ambientales.

Finalmente, mencionó que en el proyecto en el que estará trabajando en ECOSUR, iniciará la evaluación de la variación y estructura genética de dos especies de roedor que se distribuyen en el estado de Tabasco, importantes dispersores de semillas y que se consumen como carne de monte: los agutíes (Dasyprocta sp.).

 

Académica de ECOSUR recibe premio de fotografía por la SMBC

Carmen Olivia Rosas Correa, técnica académica de la Unidad Chetumal de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), ganó el segundo lugar del Concurso de Fotografía de la Sociedad Mesoamericana para la Biología y la Conservación (SMBC) 2017, realizado en San José, Costa Rica.

La premiación se realizó, el 3 de noviembre, en el marco del XXI Congreso de la Sociedad Mesoamericana para la Biología y la Conservación y la VI Conferencia de Partners in Flight, que tuvo como lema “Conservación de la biodiversidad en manos de las mujeres mesoamericanas”.

La fotografía “Flamencos” participó en la categoría “Costa y Vida Acuática” y fue capturada en Chuburná, Yucatán, por la académica de ECOSUR.

Jerry Bauer, del Servicio Forestal de Estados Unidos, Zaida Piedra Cerdas, coordinadora del evento, Jaime Bonilla, presidente de la Sociedad Mexicana para la Biología y la Conservación y Katherine Ulate, coordinadora del concurso de fotografía, entregaron el premio a Carmen Rosas.

No todo es malo en la ganadería: pequeñas contribuciones de los sistemas silvopastoriles a la biodiversidad y al ambiente

Romeo Josué Trujillo Vázquez,  técnico académico
Ingrid Abril Valdivieso Pérez, estudiante de doctorado;
José Nahed Toral, investigador
Noé Samuel León Martínez,  técnico académico
Departamento de Agricultura, Sociedad y Ambiente, Unidad San Cristóbal

La actividad ganadera ha sido fuertemente criticada por su contribución al deterioro ambiental (Ferguson, 2015; Cortés, 1990) provocado por diversas prácticas productivas basadas en el paradigma de la revolución verde, entre las que se encuentran el avance de la frontera agropecuaria a costa de áreas de bosques y selvas, el excesivo uso de energía fósil de uso directo e indirecto, así como la utilización alimentos balanceados, agroquímicos, fármacos veterinarios; la contaminación y degradación de diversos recursos naturales como cuerpos de agua, la erosión del suelo, y la emisión de gases de efecto invernadero al ambiente; además del escaso o nulo conocimiento sobre manejo del hato ganadero para la prevención de enfermedades, el bienestar y la reproducción animal, y la inocuidad de los alimentos generados en la unidad ganadera, entre  otros elementos que en la actualidad son de suma importancia.

Hoy en día existen alternativas productivas en la ganadería, que si bien no son conocimientos nuevos (D. Kass, 1995), hasta ahora es que se les da la importancia necesaria debido a los múltiples beneficios que ofrecen a los problemas ambientales actuales.

La agroforestería y particularmente los sistemas silvopastoriles ofrecen un sistema productivo que integra árboles de usos diversos —frutales, maderables medicinales, forrajeros, combustibles—, ganado y pastos en una misma unidad productiva. Con la combinación de especies vegetales se contribuye a la recuperación de áreas degradadas y a la conectividad del paisaje, además de apoyar el rescate del conocimiento local de las especies vegetales útiles en la producción ganadera, entre otros beneficios.

Estos sistemas que se basan en la agronomía, biología, veterinaria y zootecnia y la silvicultura (cultivo de árboles) han permitido difundir  el conocimiento respecto a la nutrición animal, arreglos agronómicos de plantaciones de leñosas para uso forrajero, leña, y sombra.

ECOSUR ha impulsado desde 1994 diversos proyectos orientados a la producción ganadera con la intención de revolucionar la forma de producir, de tal modo que consideramos los contextos locales para la ejecución de los proyecto y buscamos el uso y la conservación de los recursos naturales.

En los últimos 10 años hemos trabajado intensamente en la región norte del estado de Chiapas (zona zoque) con intervenciones basadas en los principios de la ganadería orgánica. Un grupo de productores, que en años anteriores logró la certificación orgánica ante CERTIMEX, ha incorporado estos principios, y aunque actualmente no cuenta con dicha certificación, por lo costosa que es, tiene el reconocimiento y confianza de  los consumidores ya que cuenta con una certificación participativa, que brinda confianza y calidad a sus productos.

En Raudales Malpaso, Chiapas, realizamos un experimento, establecimos un sistema silvopastoril —asociación e intercalación entre árboles o arbustos, pasto y ganado— con especies de árboles nativos  cocoite (Gliricidia sepium) y madre (Erithryna chiapasana). Cortamos varetas de las dos especies, que fueron tratadas con y sin enraizador orgánico con la finalidad de contestar las siguientes preguntas de investigación: ¿cómo se comportan las especies por efecto del uso o no del enraizador? ¿qué tratamiento y cuántas podas son las más adecuadas para la zona? y ¿qué combinación de tratamiento y de árboles resiste mejor el pastoreo de los animales?

La idea de realizar este experimento nació de la preocupación de los productores de alimentar mejor al ganado bovino sin contradecir los lineamientos de la producción orgánica bajo la cual se rigen. El experimento inició en febrero de 2015 y culminó en abril de 2017. Durante este lapso de tiempo realizamos monitoreos periódicos cada 45 días para determinar la sobrevivencia y bioamasa de los arbolitos, así como el estado de salud de la plantación en general.

Durante el establecimiento del experimento,  las varetas  tenían un  aspecto de un área desmontada invadida de ramas y hojas que parecían muertas, debido a que las varetas habían sido recién cortadas y sembradas (Fotos 1 y 2).

Sin embargo, al finalizar el ensayo se observa a lo lejos como un pequeño acahual de vegetación frondosa (Fotos 3 y 4).

Así como la vegetación creció y reverdeció, la fauna local —aves, reptiles, escarabajos y pequeños mamíferos— comenzó a transitar y anidar el área del experimento (Fotos 4 y 5).

Es importante recalcar que desarrollar trabajos experimentales para  repoblar con vegetación nativa áreas que anteriormente habían sido deforestadas contribuye a disminuir el impacto adverso que las malas prácticas ganaderas ejercen sobre el ambiente y su fauna asociada. ECOSUR está realizando esfuerzos para revertir los daños ocasionados por el ser humano, y aunque sean pequeños, son de vital importancia para la fauna y la flora que necesita de estas áreas para transitar entre los parches boscosos que existen en el actual paisaje fragmentado de esta y otras regiones del estado.

Hoy, es tiempo de que todos, desde nuestras trincheras, pongamos nuestro granito de arena, siendo consumidores conscientes, responsables de nuestros alimentos y de nuestro ambiente. Consumamos productos locales y que se produzcan cuidando a la Madre Tierra que alberga un mundo vivo, dentro del cual estamos nosotros.

Editorial Springer publica libro sobre búhos neotropicales de Paula Enríquez

Paula Lidia Enríquez Rocha es investigadora del Departamento de Conservación de la Biodiversidad de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), cuenta con una amplia experiencia en la divulgación de la ciencia, en el tema de aves, especialmente de los búhos. Su pasión por la investigación de este grupo de aves logró llamar la atención de una importante casa editorial, Springer Brasil, la cual publicó en julio de 2017, el libro Neotropical Owls: Diversity and Conservation.

En entrevista, la investigadora adscrita al grupo académico Ecología para la Conservación de la Fauna Silvestre, nos cuenta que desde su formación como bióloga tuvo interés en estudiar los búhos o lechuzas, ya que identificó que estos seres nocturnos eran un grupo muy poco conocido, debido a que la mayoría de los ornitólogos se dedican al estudio de las aves diurnas.

“Entrar al bosque en la noche no es fácil, entonces la mayoría de los ornitólogos son diurnos y pocos somos nocturnos. Debido a la escasez de información que existe sobre este grupo, me he interesado en saber en qué condiciones están. Me interesó no solo la situación de los búhos en México, sino del Neotrópico. Prácticamente la situación es la misma en toda la región tropical, que es donde más diversidad de especies hay de este grupo”, explicó.

En 2006 publicó un artículo sobre los búhos neotropicales como capítulo de un libro, en el que realizaba un análisis sobre la distribución de las especies en el Neotrópico –85 especies–, siendo México y Perú los países más diversos en especies de búhos, además que identificaba los principales problemas de conservación que enfrentan estas especies. Posteriormente, nació la idea de establecer contacto con investigadores de otros países del neotrópico para recopilar información biológica de estas especies, qué estudios particulares existen en estos países y qué amenazas y estrategias de conservación presentan en esta región del mundo.

“Siempre tuve la idea de hacer un proyecto así y dije por qué no contactar a colegas que estudien a los búhos en sus países y saber realmente cómo está el estado de conocimiento y de conservación de este grupo”, expresó.

Sin embargo, reconoció que no fue una tarea fácil debido a que en la región hay pocos ornitólogos especializados en búhos. “Fue todo un reto encontrar a colegas que se interesaran en el proyecto”.

En 2008 comenzó el trabajo de recopilación de información y fue hasta 2015  que bajo su coordinación, se publicó el libro digital “Los búhos neotropicales. Diversidad y Conservación”, que consta de 19 capítulos y está ilustrado por Rina Pellizzari y Lynn Delvin y puede ser descargado gratis del repositorio del Sistema de Información Bibliotecario de ECOSUR (SIBE).

Bajo el sello editorial de ECOSUR, este libro digital, que también se encuentra en formato CD, brinda información general sobre la diversidad y riqueza de los búhos de los países del neotrópico.

A raíz del éxito de esta publicación digital, que permitió que la información estuviera abierta para quienes quisieran conocer a este grupo de aves en la región neotropical, el editor João Victor Pildervasser, de la Springer International Publisher Science, Technology, Medicine, se interesó en la publicación del libro en una versión impresa en idioma inglés.

En 2016 comenzaron las conversaciones entre la editorial y la investigadora Enríquez Rocha, quien tuvo el reto de volver a contactar a los autores para informarles del proyecto e invitarlos a participar en la versión impresa del libro.

“Tuve algunos problemas de saber cómo íbamos a publicar el libro inicialmente, si iba a estar en español, portugués o en inglés, porque en el neotrópico, aparte de la diversidad de fauna y flora, también hay una diversidad de idiomas. Sin embargo, la propuesta y requisito del editor, cuando me contactó en 2016, era publicar todo el libro en inglés. Entonces fue todo un reto invitar a los autores a participar nuevamente en la publicación”.

Enríquez Rocha indicó que, otra vez, la idea del libro era presentar una recopilación general del conocimiento que se tiene hasta el momento, como la riqueza de especies en cada país,  las acciones para protegerlos y las preguntas sobre lo que aún no se conoce.

“Encontramos una gran variedad de problemáticas, aunque muy similares, cada país presenta sus propios problemas regionales. La diversidad también varía mucho, siendo México uno de los países que presenta una gran diversidad de este grupo”.

La investigadora, resaltó la relevancia de la publicación digital como un parteaguas para lograr la sociabilización del tema en un libro impreso.

“No hay como tener un libro en la mano y verlo ya publicado. Springer hizo una edición muy profesional con un lenguaje prácticamente universal como es el inglés. Con distribución ya no solo entre los estudiosos, ornitólogos o profesionales en el neoptrópico, sino entre un público más amplio. Estoy muy contenta con esta publicación, ha sido un trabajo de equipo de todos los colegas que creyeron en el proyecto y de la editorial que también creyó en el proyecto para poder publicarlo”, puntualizó.

Cambios en el uso de suelo pueden llevar a la pérdida de poblaciones de mamíferos

En el estudio Influencias de los cambios a largo plazo en la cobertura del suelo en poblaciones de mamíferos: un estudio de caso en México, los académicos del Departamento de Conservación de la Biodiversidad de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) Consuelo Lorenzo, Eugenia Sántiz, Jorge Bolaños y Darío Navarrete, demuestran que la pérdida de cobertura vegetal en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, México, ha provocado el descenso general en la densidad poblacional de la liebre de Tehuantepec (Lepus flavigularis) y el conejo castellano (Sylvilagus floridanus), siendo más drástico en la primera especie; en cambio, permanece estable en sus depredadores carnívoros, la zorra gris (Urocyon cinereoargenteus) y el coyote (Canis latrans).

La liebre de Tehuantepec está considerada en peligro a escala internacional de acuerdo a la lista roja de la Unión Nacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

Liebre de Tehuantepec (Lepus flavigularis),
Montecillo Santa Cruz, Oaxaca. Foto: Randall Babb
Coyote (Canis latrans), Montecillo Santa Cruz, Oaxaca. Foto: Randall Babb

Mediante el estudio, publicado el pasado 27 de junio en la Revista Internacional de Conservación Oryx, los autores identificaron los cambios en la cobertura vegetal y uso de suelo en la parte sur del Istmo de Tehuantepec en Oaxaca, México, a través del análisis de imágenes de satélite de 2001 y 2014; y observaron que en respuesta a estos cambios hubo fluctuaciones en la densidad poblacional de especies de mamíferos desde los años 2001 al 2016.

Advirtieron que a lo largo de 16 años los tipos de uso de suelo –zonas quemadas, asentamientos humanos, agricultura estacional– aumentaron su superficie, caso contrario a las coberturas vegetales –sabanas, selva baja caducifolia, vegetación secundaria y pastizales– que disminuyeron.

Incendio, Montecillo Santa Cruz, Oaxaca. Foto: Jorge Bolaños

Indican que las principales causas de los cambios en la cobertura vegetal y el uso de suelo son el crecimiento de la población humana –lo que aumenta la demanda de espacio para la vivienda y la producción de alimentos–, así como una mala gestión agrícola, en particular, respecto a la cría de ganado y la quema no controlada de pastizales para promover nuevo crecimiento de pastos para el ganado.

Cultivo de sandia, Montecillo Santa Cruz, Oaxaca. Foto: Eugenia Santiz

La conclusión del estudio es que el cambio de uso de suelo ha llevado a la reducción, degradación y la fragmentación del hábitat afectando directamente la cobertura de la vegetación, así como la disponibilidad de alimento para animales silvestres.

A partir de sus hallazgos, los académicos recomiendan a las autoridades correspondientes el establecimiento de una reserva ecológica comunal en el área de estudio para implementar estrategias de manejo apropiadas para las comunidades de pastizales y desarrollar un programa de reproducción en semicautiverio para conservar a la liebre de Tehuantepec, la especie más amenazada en la región.


Lorenzo, C., E. C. Sántiz, J. Bolaños-Citalán and D. Navarrete-Gutiérrez. 2017. Influences of long-term changes in land cover on mammal populations: an example from Mexico. Oryx: https://doi.org/10.1017/S0030605317000485

English version. Changes in land use may lead to loss of mammal populations