Reconocernos, compartir y fortalecer los circuitos alimentarios locales

El 14 y 15 de septiembre de 2017 se realizó en la Universidad del Caribe, con sede en Cancún, el Primer Encuentro Peninsular de Iniciativas de Alimentación y cuidado de semillas criollas y nativas por la soberanía alimentaria y el desarrollo local, convocado  y organizado por miembros del Grupo Procesos Culturales y Construcción Social de Alternativas de la Unidad Chetumal,  perteneciente al Departamento Sociedad y Cultura de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), la Universidad del Caribe y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

El evento contó con la asistencia de más de 60 personas, principalmente jóvenes, y organizaciones dedicadas a la producción y comercialización de alimentos agroecológicos y semillas nativas y criollas que se producen y conservan en espacios vivos, las milpas y huertos rurales y urbanos, y que circulan a partir de distintos espacios como los mercados locales alternativos.

A partir de dinámicas participativas, los asistentes discutieron sobre las distintas problemáticas que tienen para producir e intercambiar sus productos, destacando que ellas —transporte, comercialización, cuestiones climáticas, entre otras— difícilmente pueden resolverse si no se reconoce la solidaridad como potencia para trabajar juntos y alcanzar acuerdos para mejorar la organización.

Asimismo, se trabajó sobre los aportes que cada participante hace o puede hacer para fortalecer los sistemas alimentarios locales y sobre sus necesidades para alcanzarlo. Se observó una gran variedad de prácticas, herramientas y  conocimientos presentes relacionados con formas de alimentación saludable que incluyen desde la producción, hasta el intercambio y la transformación (cocina). Por otro lado, se expresó la necesidad de mejorar la organización, contar con capacitaciones, difundir estas actividades en distintos espacios públicos para dar a conocer qué es la soberanía alimentaria y promover el patrimonio intangible de los pueblos relacionado con las prácticas productivas y alimentarias.

Para seguir caminando hacia la articulación e integración, las personas y colectivos suscribieron un documento-compromiso para la formación de la Red Peninsular de Iniciativas de alimentación y cuidado de las semillas nativas y criollas que buscará promover el intercambio de saberes y herramientas prácticas vinculadas con la creación y funcionamiento de mercados locales comunitarios, sistemas justos de comercialización y sistemas participativos de garantía, entre otras cuestiones nodales, para fortalecer los circuitos alimentarios locales.

Las dinámicas participativas fueron facilitadas por Nicolás Roldán, Rocío García y María Amalia Gracia, de ECOSUR y Alejandra Casal y Christine Mccoy, de la Universidad del Caribe; Sandra Flores, de la CONANP.

Realizan II Foro sobre Soberanía Alimentaria

El II Foro “Soberanía Alimentaria: Agroecología, cadenas cortas agroalimentarias y alimentación infantil”, se realizó el 6 y 7 de julio en las instalaciones de la Unidad San Cristóbal de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR).

Los objetivos de este evento fueron conocer, compartir y proponer alternativas sobre la implementación y promoción de sistemas agroalimentarios locales y estrategias de comercialización productor-consumidor e intercambio local productor-productor, para asegurar la alimentación nutritiva y culturalmente apropiada de la población infantil tseltal y tsotsil de Los Altos de Chiapas. Asimismo, fortalecer las alianzas entre distintos sectores de la sociedad en un contexto de participación y aprendizaje colectivo.

Arturo Arreola, del Instituto para el Desarrollo Sustentable en Mesoamérica, A.C. (IDESMAC), además de inaugurar el evento dio la bienvenida a los asistentes y expresó que la agricultura, la producción y el acceso a los alimentos son temas que se encuentran en el centro de un debate no resuelto correspondiente a los intereses del Estado y las empresas trasnacionales.

“En la construcción de la soberanía alimentaria se plantea la necesidad de fortalecer y promover los sistemas alimentarios locales de las familias campesinas, de las comunidades y de la región  hasta llegar a una escala nacional. La agroecología es la punta de lanza de la soberanía alimentaria desde la que se recupera el traspatio, el solar y la casa como lugares necesarios para la alimentación y la armonía de las familias campesinas, fomentando la dignificación de saberes tradicionales, la defensa de las semillas nativas y la integración de otros conocimientos y tecnologías orientadas a la salud, los lazos comunitarios y el cuidado de la Madre Tierra”, expresó.

Asimismo dijo que las relaciones que se establecen entre la producción y el consumo deben de redefinirse de manera urgente y enfocarse a la localización de los sistemas productivos y a la construcción de respuestas colectivas para hacer frente a demandas sobre la sostenibilidad de los sistemas agroalimentarios, la distribución de beneficios en la cadena alimentaria y la continuidad de territorios rurales vivos.

Posterior a la inauguración, Ron Nigh, del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) del Sureste impartió una conferencia magistral sobre Agroecología, y se realizaron las mesas de trabajo con temas como “La protección de semillas y la agricultura campesina”, coordinada por la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS); “El rescate y dignificación de la memoria y los saberes tradicionales agroecológicos”, por  S’na Jtz Ibajom; “Agroecología y el cuidado de los recursos naturales comunitarios: cómo hacer frente a la brecha medioambiental desde la agricultura campesina”, por ECOSUR; y “En busca del derecho universal a la alimentación infantil: asegurar una nutrición culturalmente apropiada a través del fomento a la producción local”, por la Facultad de Ciencias de la Nutrición y los Alimentos.

Asimismo, se presentó una mesa redonda sobre los Círculos de Alimentación Escolar y los Acuerdos de Colaboración para la Gestión Territorial; una feria gastronómica, feria de la agrodiversidad de los Altos, intercambio de semillas,  muestra de productos artesanales.

También se presentaron los libros: “Sembrando Ciencia y Conciencia. Manual de Huertos Escolares para Docentes” y “Sembrando Jovel, Sembradores Urbanos”, así como obras de teatro con la participación del colectivo S’na Jtz Ibajom.

El programa incluyó diversos talleres, entre ellos: “Cómo iniciar una cooperativa”, por la asociación K’inal Antsetik; “La creación de fondos de ahorro”, por la cooperativa Kiptik; “El derecho al acceso a agua de calidad y en cantidad”, por la Fundación Cántaro Azul; “La realidad de la comida chatarra y elaboración de dulces saludables”, por Círculos de Alimentación Escolar.

Este Segundo Foro fue organizado por ECOSUR y el Círculo de Organizaciones Aliadas de los Altos de Chiapas, el cual está conformado por nueve organizaciones entre ellas: IDESMAC, COFEMO, Cántaro Azul, DIFA, Kinal Antsetik y Patronato Pro-Educación, y se plantea en un marco común de aprendizaje y procesos de participación social y con justicia.

SABI gana Premio Nacional Innovación Tecnológica para la Inclusión Social, INNOVATIS

El proyecto “Producción acuapónica en el traspatio tabasqueño: fortaleciendo la seguridad alimentaria”, de Fernando Iriarte Rodríguez, estudiante de doctorado en Ciencias de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), fue uno de los ganadores de la primera edición del “Premio Nacional Innovación Tecnológica para la Inclusión Social” INNOVATIS, realizado este 7 de marzo en el marco del Seminario Académico Internacional (SAI): Explorando tecnologías de punta para el combate de la pobreza en México.

El proyecto de Iriarte Rodríguez consiste en un paquete tecnológico denominado Sistema Acuapónico de Baja Intensidad (SABI), cuya base de funcionamiento son tinas —que se colocan en los traspatios de los hogares— en las que se producen peces y caracoles comestibles, así como hortalizas y leguminosas, con lo que se apoya la seguridad y soberanía alimentaria de las familias rurales.

Actualmente existen 7 módulos del SABI operando en diversas comunidades del estado de Tabasco que han probado su efectividad en términos tecnológicos y sociales, pues su operación la realizan familias que se han involucrado en el proyecto y que cuentan con la capacitación y asesoría constante de Iriarte Rodríguez.

El SABI fue desarollado por Iriarte Rodríguez, también profesor-investigador de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), como parte de su proyecto de doctorado, que dirige Manuel Mendoza Carranza, investigador del Departamento de Ciencias de la Sustentabilidad en la Unidad Villahermosa de ECOSUR.

La Convocatoria de Innovación Tecnológica para la Inclusión Social INNOVATIS tuvo como propósito identificar y distinguir experiencias innovadoras en la aplicación de tecnologías de avanzada que demuestren un impacto directo en favor de la población, para disminuir la pobreza y la exclusión social.

El Premio INNOVATIS fue impulsado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), UNIVERSIA de Santander, la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación (INFOTEC), el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), la Red Latinoamericana de Universidades por el Emprendimiento Social (RedUnEs), y la Fundación Planeta.

El SAI realizado en el Auditorio del Centro Cultural Roberto Cantoral, en la Ciudad de México, fue un espacio en el que se discutieron y analizaron, desde un punto de vista académico, las mejores prácticas nacionales e internacionales en torno al uso de la tecnología para atender las causas sociales usando las tecnologías como herramientas para la lucha contra la pobreza en México y en toda la región mediante alianzas entre la comunidad científico-tecnológica.

Más información:
http://www.innovatis.org.mx/sai

Proyecto de Sistema Acuapónico de ECOSUR es finalista de la convocatoria Innovación Tecnológica para la Inclusión Social INNOVATIS

El proyecto “Producción acuapónica en el traspatio tabasqueño: fortaleciendo la seguridad alimentaria”, de Fernando Iriarte, estudiante del Doctorado en Ciencias de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) –del cual es director de tesis Manuel Mendoza Carranza, investigador del Departamento de Ciencias de la Sustentabilidad– es finalista de la Convocatoria de Innovación Tecnológica para la Inclusión Social INNOVATIS, que busca iniciativas que tengan un beneficio directo para la población, para disminuir la pobreza y la exclusión social.

En ese contexto, el 13 y 14 de febrero, Fernando Iriarte presentó los distintos módulos del Sistema Acuapónico de Baja Intensidad (SABI) instalados en la Unidad Villahermosa de ECOSUR y en diferentes comunidades tabasqueñas a Catalina Reyes, del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), Emanuel Flores, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), José Rubén Fernandez, delegado federal de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), quienes fungen como evaluadores.

SABI4

Visitaron los módulos 3 y 7 del SABI en la Unidad Villahermosa, donde don Netalí, quien es responsable del módulo 3, platicó el reto que para él implicó conocer el manejo del SABI y explicó a los evaluadores algunas de las actividades que cotidianamente realiza para que opere de manera eficaz. También compartió que tiene la expectativa de contar con un módulo del SABI en su traspatio, ya que durante este periodo ha constatado el beneficio de sus productos y que apoya directamente a su economía familiar. Entre otras especies, cultiva chile, cebollín, yerbabuena, hoja santa, y algunas hierbas medicinales.

SABI 5

Fernando Iriarte explicó el proceso por el cual ha pasado el módulo 7 que está en fase de preparación para pronto recibir alevines —cría de pez que incluye la fase comprendida entre la larva y el adulto—.

Posteriormente visitaron el SABI 5, ubicado en la ranchería Guineo 2da. Sección, en el cual José Rubén Pineda, joven emprendedor que está financiando su SABI, compartió con los evaluadores su interés por tener este sistema en su terreno, aprender su manejo y desarrollar un proyecto emprendedor más amplio a partir de este sistema.

El recorrido del primer día culminó en la comunidad de Tornolargo 3ra. secc. municipio del Centro, donde vive doña Rocío, quien está a cargo del SABI 4. Ella comentó que ha tenido excelentes resultados, ya que ha incorporado a su alimentación todo lo que produce en el SABI. Indicó que su satisfacción es tal, que promueve el sistema entre sus vecinos, quienes la apoyan para el cultivo de tilapias y para sembrar plantas, y que comparte con ellos la producción obtenida. Cabe resaltar que doña Rocío se sumó recientemente a los productores que participan en el mercadito solidario Ixim Ixic, donde vende plantas producidas en el SABI.

SABI3

El 14 de febrero visitaron los módulos del SABI 1, 2 y 6, ubicados en los municipios de Nacajuca, Centro y Macuspana, respectivamente, en donde las personas usuarias compartieron con los evaluadores datos de sus proyectos y los retos que se han presentado cuando la energía eléctrica falla.

El recorrido inició en el SABI 1, donde doña Marlene produce tilapias en este momento y está próxima a cosecharlas e iniciar el ciclo nuevamente. Comentó que el SABI ha infuido en la unión de su familia, porque generalmente sus días de pesca son el fin de semana y aprovecha para invitar a la familia a comer. Explicó que sus hijos que son universitarios llegan a pescar  y convivir, y en algunas ocasiones invitan a compañeros de escuela, quienes han manifestado el interés de contar con un módulo.

SABI 11

Dijo que inicialmente ella no pensaba trabajar en el proyecto, que únicamente lo harían su hija y esposo, pero que en la medida que Fernando Iriarte los fue capacitando, ella se fue involucrando y ahora es la administradora. Expresó sentirse muy contenta porque la familia participa en las actividades.

En el SABI 2, doña Briseida compartió cómo fue el reto de iniciar el proyecto y las dificultades que se le presentaron. En este módulo se observaron alrededor de 80 mojarras grandes, lo que indica una próxima cosecha.

El recorrido del día cerró en el SABI 6, donde María y Anny, encargadas de este módulo, compartieron sus aprendizajes e inquietudes sobre la operación del módulo.

SABI2

Capacitación como un componente fundamental

En todos los módulos se comentó que desde el inicio han recibido capacitación por parte de Fernando Iriarte, y que cuando él no está presente lo consultan vía Whatsapp para despejar sus dudas o comentarle algo que observen.

El SABI es un paquete tecnológico que incluye la capacitación como un componente fundamental para su buen desarrollo, ya que se busca la apropiación por parte de las personas usuarias, de manera que después de 6 meses cuenten con los conocimientos para desarrollar solos el proyecto. Durante estos 6 meses se promueve el autoconsumo, de manera que la familia pueda ir haciendo los ajustes necesarios para tener plantas para la alimentación familiar.

Para la Unidad Villahermosa de ECOSUR contar con este proyecto ha sido una experiencia que ha permitido aportar a algunas familias un proyecto diferente, en el que el compromiso de las personas usuarias y del asesor van de la mano, lo que permite tener logros compartidos.

SABI 7

Peter Rosset participa en jornadas académicas sobre movimientos sociales rurales y agroecología en Brasil

Del 31 de enero al 10 de febrero, Peter Rosset, investigador del Departamento de Agricultura, Sociedad y Ambiente de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), participó en una serie de actividades académicas derivadas de un convenio de colaboración entre ECOSUR y la Universidade Estadual do Ceará (UECE), Fortaleza, Brasil.

Las actividades estuvieron relacionadas con los temas de movimientos sociales rurales, escuelas de campo y la agroecología en el contexto latinoamericano.

Del 31 de enero al 3 de febrero, Rosset, junto con la profesora Lia Pinheiro Barbosa, del Programa de Pós-graduação em Sociologia (PPGS), participaron en la Semana Pedagógica de Escuelas de Campo del Movimento Sem Terra (MST), en el municipio Canindé – CE.

Los académicos asistieron a la inauguración de la Semana Pedagógica, en la que Pinheiro Barbosa participó en la mesa de apertura con el análisis de la situación educativa en Brasil. Mientras que Peter Rosset participó en una mesa sobre educación rural y agroecología.

En un segundo ciclo de actividades, el 7 de febrero, los académicos participaron en un conversatorio con estudiantes y profesores del grupo de investigación dirigido por Pinheiro, quien también presentó algunos datos y resultados del trabajo de investigación que ha venido realizando sobre movimientos sociales y educación rural.

Finalmente, el 10 de febrero el investigador de ECOSUR presentó, en una plática sobre sociología rural, sus experiencias en el estudio e investigación de los movimientos sociales rurales en el contexto latinoamericano.

Peter Rosset es Doctor en Filosofía, de la Universidad de Michigan en los Estados Unidos y su trabajo se ha centrado en la investigación relacionada con los movimientos sociales rurales, la agroecología, la soberanía alimentaria, la reforma agraria y territorio.

Nota relacionada:

UECE. http://uece.br/ppgsociologia/index.php/noticias/14-lista-de-noticias/763-professor-mexicano-participa-de-atividades-no-ppgs

Destacan ventajas de la agroecología en Cuba para la sostenibilidad agropecuaria y el desarrollo local

Fernando Funes Aguilar, investigador de la Estación Experimental Indio Hatuey, en Matanzas, Cuba –institución científica que brinda soluciones en materia de alimentación para el desarrollo de la producción agropecuaria en Cuba– visitó la Unidad San Cristóbal de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), donde se reunió con agricultores de la región y realizó una presentación en la que describió los antecedentes, el desarrollo y el estado actual de la agroecología en Cuba.

Mencionó que Cuba es un ejemplo clásico de conversión, que pasó del monocultivo, la agroexportación y la sobreexplotación de recursos naturales antes de 1959, a una agricultura convencional y sostenible, derivada de la crisis de los 90 y el periodo especial de derrumbe del campo socialista, la desintegración de la U.R.S.S. y el refuerzo del bloqueo de Estados Unidos.

C3c8EG7UcAACrEO

Explicó que después de tres décadas inició un movimiento de “Revolución Verde”, con precursores como pensadores agrícolas cubanos y naturalistas que sentaron las bases de tradiciones agrícolas que siguen siendo utilizadas en la actualidad con gran éxito.

Citó que la agroecología es un paradigma innovador para el diseño de una nueva agricultura del siglo XXI que incluye conceptos como soberanía alimentaria, energética, tecnológica y que es resiliente al cambio climático y a los cambios económicos globales. También es conocida como una ciencia que estudia la estructura y función de los agroecosistemas, desde el punto de vista de sus interrelaciones ecológicas, sociales y culturales.

Prácticas y programas innovadores

Funes Aguilar destacó que en Cuba, los campesinos realizan prácticas y forman parte de programas innovadores que han impulsado la agricultura convencional, familiar, urbana y periurbana, tales como el manejo agroecológico de plagas, el programa denominado “Arroz popular”, la medicina verde, la recuperación de la tradición animal, la conservación y el manejo de suelos y  nutrición orgánica, la innovación agraria, los polígonos de conservación de aguas y bosques, policultivos y rotación de cosechas, sistemas silvopastoriles, fincas forestales integrales, integración de ganadería, agricultura, forestal y sobretodo la apuesta por la educación y capacitación de técnicos.

Estas prácticas han llevado al crecimiento de la agricultura urbana y periurbana, la cual creció de 200 mil personas empleadas en el 2000, a 450 mil personas en el 2014. Esto gracias a la implementación de programas holísticos como el “Campesino a Campesino”, en el que se da un intercambio horizontal, rescatando experiencias rurales, con campesinos promotores y a través del intercambio con investigadores y profesores.

Indicó que no es posible hablar de eficiencia en la agricultura, sin una agroindustria bien fortalecida y diversificada que responda a las características y necesidades de cada municipio.

C3c8EG6UkAA1oKm

Entre los asistentes a la presentación se cuestionó si la agroecología sustentable podría ser suficiente para alimentar a un pueblo, a lo que el investigador respondió que se cuenta con abundantes estadísticas de que con la agroecología se podría tener la capacidad de alimentar a la población urbana y mundial, haciendo frente a una sociedad capitalista y globalizada, lo que significa un reto, al igual de grande que la misma atracción de la gente para trabajar en el campo.

Estrategias para la soberanía alimentaria

Una de las estrategias para el campo cubano de mayor éxito implementada por el gobierno es el otorgamiento de tierras en usufructo, lo que ha generado desarrollo local a partir del trabajo de más de cien mil técnicos que se han involucrado en la actividad y que han establecido a la producción de alimentos como prioridad en Cuba.

Como conclusión, expresó que el trabajo de campo con bases agroecológicas conducen a la sostenibilidad agropecuaria, generan producciones con eficiencia biológica, productiva, económica, energética y ambiental, conservan recursos naturales sin degradar suelos, eliminan uso de agrotóxicos, reducen la contaminación, protegen y mejoran el medio ambiente y amortiguan efectos de la sequía y el cambio climático.

Asimismo disminuyen la dependencia externa ya que son fuente importante de empleo y suministran alimentos sanos y abundantes para la población, producidos “de manera creativa por los agricultores y sus familias”.

Indicó que aún se necesita mayor apoyo financiero y estimular a los nuevos usufructuarios, una capacitación constante, equipos, implementos, desarrollo rural y cambio de conciencia hacia una agricultura en armonía con la naturaleza y atractivos económicos-sociales para los nuevos agricultores.

Estas experiencias pueden servir de guía para las necesidades que también hay en el campo mexicano, sin embargo, debido a la heterogeneidad de los agroecosistemas, las condiciones económicas y sociales, los gustos y habilidades de los productores directos, expresó que no existe un modelo único de finca integrada agroecológicamente, ni un paquete tecnológico estándar, “no hay recetas en agroecología”, puntualizó.

 

Nuevo módulo de SABI para apoyar la economía familiar en Tabasco

A partir de este año, la Unidad Villahermosa de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), cuenta con un nuevo módulo del Sistema Acuapónico de Baja Intensidad (SABI), impulsado por Manuel Mendoza Carranza, investigador del Departamento de Ciencias de la Sustentabilidad y por Fernando Iriarte, posdoctorante de ECOSUR, proyecto que apoya la producción de alimentos en los traspatios de las familias rurales.

IMG_20170130_094235901

IMG-20170127-WA0020

Estos módulos, que constan de tinas en las que se pueden producir tilapias, caracol tote y plantas,  se han desarrollado en el marco del trabajo doctoral de Fernando Iriarte, profesor-investigador de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), quien en 2014 validó el sistema en las instalaciones de la Unidad Villahermosa y posteriormente lo transfirió a cuatro familias de las comunidades del Cedro Nacajuca, R/a Lagartera y R/a Torno Largo, del Centro Tabasco y una más en la Unidad Villahermosa, las cuales se capacitaron para ponerlo a andar en su traspatio.

Las familias fueron elegidas por el interés y compromiso que demostraron en el tiempo que estuvo validándose el sistema con la asesoría constante de Fernando Iriarte, probando su eficiencia en condiciones reales.

IMG_20170130_094308351_HDR

A través de capacitación y visitas periódicas a estas cuatro familias se comprobó que además del impacto positivo en la alimentación –han cosechado tilapia dos veces y plantas que utilizan en su consumo diario— este sistema también ha reforzado lazos familiares y ha apoyado la recuperación de los traspatios,  un espacio que era subutilizado.

En este momento las tinas se encuentran en un periodo de reposo, para volver a sembrar en breve, mientras que las plantas continúan produciéndose en el sistema.

IMG-20170127-WA0017

IMG_20170130_094831151

Con el nuevo módulo del SABI, son siete funcionando en el estado de Tabasco, además de los cuatro mencionados, los otros están localizados en las comunidades de Monte Largo Macuspana y en la R/a El Guineo 1ra. Sección, Centro; los cuales también fueron solicitados directamente por las y los usuarios, lo que ha permitido que las familias se apropien del proyecto y lo desarrollen con buena respuesta, fortaleciendo su seguridad alimentaria, produciendo alimentos que les permiten tener una fuente importante de proteínas y vitaminas en cada periodo, lo que fortalece directamente la economía familiar.

La instalación del nuevo módulo fue posible, gracias al apoyo de recursos financieros que a finales del año pasado ECOSUR brindó al proyecto.

IMG_20170130_094258481

Más información:
Manuel Mendoza Carranza
(mcarranza@ecosur.mx)
Unidad: Villahermosa. Extensión: 3302

Inauguran foro sobre Soberanía Alimentaria

El 1er Foro de “Soberanía Alimentaria: Buen comer, buen vivir, Lek Ch’ij beotik sventa lekil kuxlejal”, se inauguró el 11 de julio en las instalaciones de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), en San Cristóbal de Las Casas, y continúa con actividades y ponencias sobre Soberanía Alimentaria, hasta el 12 de julio.

Los objetivos de este evento son examinar y debatir los problemas actuales que reproducen la lógica del hambre, la pobreza y la desnutrición, y revisar las iniciativas, políticas y proyectos desarrollados en el marco de la Soberanía Alimentaria por diversas instituciones públicas, ONGs, OSCs, organismos multilaterales y actores sociales. Asimismo, fortalecer las alianzas entre distintos sectores de la sociedad en un contexto de participación y aprendizaje colectivo.

Arturo Arreola, del Instituto para el Desarrollo Sustentable en Mesoamérica, A.C. (IDESMAC), dio la bienvenida a los asistentes y expresó que el buen comer y el buen vivir tienen que estar enfocados principalmente  en los primeros años de vida de los niños y las niñas, y que los cambios que puedan surgir a partir de la ejecución de estos programas podrán garantizar una niñez consciente de que el derecho a la alimentación se tiene que ejercer.

Ricardo Iglesias, de K’inal Antzetik A.C., mencionó que este foro surge del proyecto Círculo de Alimentación Escolar (CAE), que desarrolla el Círculo de Organizaciones Aliadas de Los Altos de Chiapas, el cual está conformado por nueve organizaciones entre las que mencionó: IDESMAC, COFEMO, Cántaro Azul, DIFA, Kinal Antsetic y Patronato Pro-Educación.

Por su parte, Guadalupe Cárdenas, del Colectivo Feminista Mercedes Olivera y Bustamante A.C. (COFEMO), indicó que el proyecto CAE se basa en los principios de Vía Campesina para la soberanía alimentaria, una propuesta muy vinculada a los pueblos que ha permitido avances en relación al tema de la Soberanía Alimentaria a través de la colaboración entre los involucrados.

Antonio Saldívar Moreno, investigador del Departamento de Sociedad y Cultura de ECOSUR, además de inaugurar el evento, resaltó la importancia que tiene este foro para ECOSUR, pues favorece el intercambio de experiencias en materia de la soberanía alimentaria.

Posterior a la inauguración, comenzó el ciclo de conferencias: soberanía alimentaria y derecho humano a la alimentación y nutrición adecuada; Vía campesina; estrategias conflictuadas de seguridad alimentaria frente al cambio climático; y geopedagogía sociocultural del patrimonio gastronómico, impartidas por Islandia Bezerra, de la Universidad Federal do Paraná, Brasil; Peter Rosset, investigador del Departamento de Agricultura, Sociedad y Ambiente de ECOSUR; Marcos Arana, del Centro de Capacitación en Ecología y Salud para Campesinos y Defensoría del Derecho a la Salud (CCESC-DDS Chiapas); y Federico Mancera, del Centro de Investigación y Docencia (CID), respectivamente.

Asimismo hubo mesas de trabajo en las que participaron estudiantes, académicos, organizaciones integrantes del Círculo de Aliadas, organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil, instituciones académicas y comunidades locales.

 

IMG_0837 IMG_0847

ECOSUR se incorpora a la Agenda Global por una Ganadería Sostenible (FAO)

Del 20 al 24 de Junio se llevó a cabo la 6ª Reunión de la Asociación de Múltiples partes interesadas en la Agenda Global para una Ganadería Sostenible, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en la Ciudad de Panamá, en la que fue aceptada la incorporación de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR).

ECOSUR es el primer centro de investigación de México (http://www.livestockdialogue.org/partners/en/) que se incorpora en esta Agenda Mundial, la cual tiene como objetivo consensuar temas globales de sostenibilidad relacionados con la ganadería.

Guillermo Jimenez Ferrer, profesor investigador del Departamento de Agricultura y Sociedad y Ambiente (DASA), asistió a la reunión y participó en el clúster de Investigación en ganadería y pobreza, en el que se abordaron los problemas regionales de la región Mesoamericana.

Durante la reunión se firmó el Acuerdo de Panamá, que ratifica la necesidad de seguir impulsando esta agenda, así mismo se discutió el futuro de la Agenda Global y se hizo énfasis en la importancia de cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible, especialmente poniendo atención en la importancia que tiene la ganadería para combatir la pobreza, impulsar la soberanía alimentaria, asegurar la salud y bienestar de la sociedad rural, y mitigar el cambio climático, informó Jimenez Ferrer.

La Agenda Global, está conformada por múltiples centros de desarrollo,  de investigación y redes de acción de varios continentes, los cuales pretenden impulsar la ganadería de conformidad con los objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Más información: Guillermo Jiménez Ferrer ( gjimenez@ecosur.mx)

Esau 1

Realizan encuentro de Escuelas Campesinas de Chiapas

Del 15 al 17 de junio, en el municipio de Tzimol, Chiapas, se llevó a cabo el “1er Encuentro de Escuelas Campesinas de Chiapas”, al que asistieron campesinos, estudiantes y académicos de diversas partes del estado que trabajan a favor de la soberanía alimentaria, la economía solidaria y la agroecología.

En la inauguración, José Domingo, habitante del ejido San Cristóbalito, dio la bienvenida a los asistentes; por su parte Amparo Velasco Jiménez, de la escuela secundaria técnica 107; Concepción Mérida, del Centro de Formación de Aprendizaje para el Desarrollo Campesino e Indígena (CEFADECI); y Juan Rodríguez Pérez, de la Universidad Agroecológica Multicultural Emiliano Zapata (UMAEZ), hablaron de la relevancia del encuentro para definir buenos acuerdos para el campo y las comunidades a corto, mediano y largo plazo.

Juan Rodríguez Pérez, enfatizó que las “escuelas campesinas debe ser el generador de proyectos comunitarios con enfoque agroecológico, de proyectos de educación, de defensa territorial, de comunicación intercultural y de soberanía alimentaria, que es algo indispensable para el desarrollo de nuestra gente. Necesitamos promover y proponer alianzas entre los distintos sectores para crear espacios donde se promueva el diálogo, se comparta saberes y experiencias y con ello construir una escuela campesina donde podamos crear ese futuro que esperamos”, mencionó.

Durante el evento también se realizó una feria de experiencias en la que las personas que asistieron compartieron información de las actividades que realizan, los proyectos que desarrollan y los retos a los que se enfrentan.

También se trabajó en cinco mesas temáticas: Agroecología, Soberanía alimentaria y defensa del territorio, Escuelas campesinas y diálogo de saberes, Economía solidaria, y Comunicación y transformación social.

En la mesa de Soberanía alimentaria y defensa del territorio, los participantes mencionaron que se ha perdido la cultura de comer lo que se produce, y que se ha optado por consumir lo que las empresas y los supermercados nos ofrecen. “Se está perdiendo el sentido de ser pueblo, de ser comunidad y de ser familia, eso es lo que hay que rescatar para mantenernos unidos y no ser dependientes, debemos procurar que en las grandes ciudades se realice un cambio en su forma de consumo”, mencionaron.

Propusieron que se construyan centros de aprendizaje que promuevan prácticas agroecológicas y que involucre el trabajo colectivo entre hombres y mujeres, y que a partir de la educación popular se fomente la agroecología en un marco comunitario con la finalidad de llegar a un buen vivir, que es lo que representa la soberanía alimentaria.

Se concluyó que la soberanía alimentaria es el derecho y obligación de los pueblos para producir, consumir y compartir alimentos suficientes, rescatando las semillas criollas.

En la mesa de Escuelas campesinas y diálogo de saberes, se concluyó que el modelo de escuelas campesinas es un mecanismo de diálogo que permite intercambiar sueños, reflexiones, contenidos y conocimientos, y donde se puede construir conocimiento colectivo recuperando la relación con la Madre Tierra.

Para lograr lo anterior, señalaron que es necesario realizar acciones para concientizar, compartir y comunicar, así como realizar proyectos integrales. Propusieron generar las condiciones que se requieren para que haya una escuela campesina urbana donde se ponga en práctica el concepto de escuela campesina.

En la mesa de Economía solidaria, se concluyó que una economía solidaria es contraria a la economía clásica que busca la maximización de las ganancias sin importar los recursos naturales, los seres humanos y la Madre Tierra. Mientras la economía solidaria se relaciona directamente con la sustentabilidad y la creación de estrategias para el desarrollo de los campesinos y las pequeñas comunidades.

“Una estrategia para lograr una economía solidaria es crear nuestras propias monedas, crear y recuperar el trueque y no depender de las monedas del sistema capital que nos rige”, indicaron.

En la mesa de Comunicación y transformación social, se propuso crear una red de comunicación a través de las redes sociales, crear radios comunitarias independientes, difundir el trabajo de las organizaciones y escuelas campesinas a través de los medios de comunicación y promover el intercambio de materiales audiovisuales.

 

Experiencias compartidas

Las personas que asistieron al encuentro visitaron el Centro Tsomanotik, el CEFADECI, una granja integral, el Comité de Cuenca del Río San Vicente y el Centro Ecoturístico Cadena de Cascadas El Chiflón, en donde se compartieron las experiencias en estos lugares sobre los temas abordados en el encuentro.

Tsomanotik es un centro agroecológico, demostrativo y educativo, que trabaja con niños y jóvenes en diversos proyectos solidarios, interculturales y productivo-agroecológicos para promover la autosustentabilidad, así como aquellos que favorezcan el desarrollo local comunitario.

Por su parte, CEFADECI Impulsa procesos de formación en hombres, mujeres y jóvenes para desarrollar capacidades que les permitan emprender procesos de desarrollo con los recursos existentes en el territorio donde residen. Además, buscan la revalorización y fortalecimiento de la riqueza cultural de los pueblos, equidad de género, agroecología, producción sustentable de alimentos, técnicas en conservación de suelos, manejo y mejoramiento de animales, aves de traspatio y ganadería menor, producción bio-intensiva de hortalizas, trabajan en la aplicación de diagnósticos rural participativos y en la capacitación en la producción de traspatios integrales y pecuaria.

En la inauguración y clausura del encuentro Juan Girón Gómez, médico tradicional de Tenejapa, realizó un rezo maya.

El evento fue organizado por el Ejido San Cristóbalito, la cooperativa del Centro Ecoturístico Cadena de Cascadas el Chiflón S.C. de R.L. de C.V. Tzimol, el Centro de Formación de Aprendizaje para el Desarrollo Campesino e Indígena (CEFADECI), la Organización Campesina Emiliano Zapata Coordinadora Nacional Plan de Ayala (OCEZ-CNPA), el Centro Solidario Tsomanotik, la Unión Campesina Tojtikes, Laboratorios para la Vida (LABVIDA), Sesiones de Aprendizaje de Agroecología (SADA), la Universidad Agroecológica Multicultural Emiliano Zapata (UMAEZ), la Universidad Indígena de Bachajón (UBACH), la Universidad Autónoma de Chapingo (UACH), El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR),  el Grupo Chipas de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS) y el Comité de Cuenca del Río San Vicente.

Captura de pantalla 2016-06-23 a las 9.18.34 a.m.

Captura de pantalla 2016-06-23 a las 9.19.27 a.m.

 

Fotografía: Isaura Roshiwari