Descarta especialista que la caravana sea provocación

Fernando Camacho Servín
Periódico La Jornada
Domingo 4 de octubre de 2020, p. 8

El surgimiento de una nueva caravana de migrantes hondureños que se dirige a México no es una provocación, como afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador, sino el resultado del agravamiento de las condiciones de vida de millones de personas en Centroamérica y el relajamiento de las medidas de restricción de movilidad en esa área.

Así lo consideró Abdel Camargo, investigador de El Colegio de la Frontera Sur, quien alertó que la narrativa oficial contra la caravana y el despliegue de la Guardia Nacional para contenerla puede generar el riesgo de abusos contra los derechos humanos de quienes integran este éxodo.

Esta movilización en particular, yo diría que es lógica en el sentido de que las condiciones que facilitan o promueven la expulsión de la gente no han cambiado; de hecho, se han vuelto más profundas a raíz de la pandemia de Covid-19, indicó el experto en temas migratorios.

Sumado a lo anterior, la caravana se hace porque se levantan las restricciones de movilidad en Guatemala. Frente a dicho escenario, los gobiernos de México y Guatemala han optado por darle una lectura política a la caravana sin tomar en cuenta la raíz económica y social que genera este tipo de movilizaciones masivas.

Implica la criminalización de los migrantes, porque México anuncia que habrá castigos de hasta 10 años de cárcel (para quienes entren al país sin tomar medidas sanitarias contra el coronavirus). Son mensajes para desincentivar la caravana y eso tendrá efectos en el flujo de personas que van a tomar otras rutas, advirtió. Se va a evidenciar, dijo, una política migratoria más punitiva, con mayor control, bajo amenazas y deportaciones, dándole un mensaje claro a los caravaneros en Guatemala y México.

 

TECTO PUBLICADO EN LA JORNADA

 

Investigadora descubre “riqueza” en arácnidos chiapanecos

La doctora Elia Diego García habla sobre el proyecto financiado por el Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación del Estado de Chiapas, el cual busca crear conocimiento aplicable a las áreas biológicas, médicas y ecológicas, a través de la investigación de ocho especies de la entidad

Lucero Natarén / Aquínoticias

El “veneno” de las arañas y alacranes así como otros componentes podría servir para medicamentos, aplicación biotecnológica o biomédica, comentó la doctora Elia Diego García, adscrita a El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), Unidad Tapachula.

En esta entrevista platica sobre el proyecto: Diversidad Molecular en Especies del Estado de Chiapas: Arácnidos Venenosos. Cabe destacar que este es uno de los 25 proyectos de investigación científica, desarrollo científico y tecnológico y de innovación 2019, que impulsó el Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación del Estado de Chiapas (ICTI).

Lo que tenemos fue un impulso muy grande por parte del ICTI. Recibimos 100 mil pesos para iniciar este proyecto, en esta categoría, además de que se tuvo una colaboración multidisciplinaria.

 

LEER LA ENTREVISTA COMPLETA

Investigadora descubre “riqueza” en arácnidos chiapanecos

 

Registran muerte de más de 94 mil caracoles chivita en Laguna de Bacalar en junio

  • Un promedio de 94 mil 339 ejemplares de caracol chivita murieron en la Laguna de Bacalar, entre el 1 y el 6 de junio pasado, como parte de un fenómeno probablemente asociado a las intensas lluvias de la tormenta “Cristóbal”

 

Cancún, Q. Roo.- Un promedio de 94 mil 339 ejemplares de caracol chivita murieron en la Laguna de Bacalar, entre el 1 y el 6 de junio pasado, como parte de un fenómeno probablemente asociado a las intensas lluvias de la tormenta “Cristóbal”, que provocó una gran cantidad de escurrimientos de ríos superficiales y subterráneos hacia el cuerpo de agua.

Un estudio elaborado por el Colegio de la Frontera Sur, el Instituto de Biodiversidad y Áreas Naturales Protegidas de Quintana Roo (IBANQROO) y las organizaciones Agua Clara Ciudadanos por Bacalar A.C, y Geo A.C, reveló que la precipitación pluvial que alcanzó entre 200 y 300 milímetros -según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN)- y el arrastre de la materia que los escurrimientos trajeron consigo, cambiaron las condiciones ambientales o fisicoquímicas del agua de la laguna.

 

LEER LA NOTA COMPLETA EN:

EL UNIVERSAL: https://www.eluniversal.com.mx/estados/registran-muerte-de-mas-de-94-mil-caracoles-chivita-en-laguna-de-bacalar-en-junio

 

Hoy hace 6 años, San Cristóbal vivió un fuerte tornado

Por Juan Carlos Velasco*

Un día como hoy, hace 6 años, se produjo un tornado que ocasionó un desastre en ciertas áreas de la ciudad de San Cristóbal de Las Casas.

A la 1.55 de la tarde apareció en el cielo una “una culebra”, acompañada de fuertes vientos, lluvias, granizo y relámpagos. Fue el tornado más devastador con respecto a otros registrados ese mismo año y contribuyó a que las autoridades gubernamentales estatal y local reconocieran la existencia de estos fenómenos en la entidad.

Según los técnicos de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), se estima que los vientos en el vórtice de este tornado fueron de 72 km/h y en algunos puntos de su senda superaron los 100 km/h, calificándolo con la categoría F0 dentro de la Escala Fujita (EF); aunque por los daños severos, podría considerarse en la categoría de F1. Tuvo un recorrido de 4.27 kilómetros en el área urbana y afectó principalmente las colonias 14 de septiembre, Santa Catarina, La Isla y el barrio de Mexicanos, entre otras lugares.

LEER TEXTO COMPLETO EN CHIAPAS PARALELO:

https://www.chiapasparalelo.com/opinion/2020/08/hoy-hace-6-anos-san-cristobal-vivio-un-fuerte-tornado/

La salud debe ser reconocida como el derecho humano que es: Héctor Javier Sánchez MD MS

El Dr. Héctor Javier Sánchez se especializa en salud pública y metodología de investigación y posee una maestría en epidemiología. Es investigador sénior en el Departamento de Sociedad, Cultura y Salud en El Colegio de la Frontera Sur, México. El Colegio es una institución pública de investigación que se concentra en temas ambientales, económicos y sociales relacionados con un futuro sostenible para el área fronteriza del sur de México, y pertenece al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT). En el estado de Chiapas, la región más pobre del país y hogar de muchos pueblos indígenas, el Dr. Sánchez ha llevado a cabo estudios sobre tuberculosis, pobreza y salud, violencia doméstica, derechos humanos, salud maternoinfantil y el efecto de los agroquímicos en la salud humana.

Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores desde 2000, pertenece al Grupo de Investigación en Salud para África y América Latina (GRAAL) y es secretario técnico del Comité de Ética del Foro Latinoamericano de Investigación en Salud (FLACEIS). MEDICC Review entrevistó al Dr. Sánchez por correo electrónico sobre COVID-19 y su impacto en Chiapas, las poblaciones indígenas y el sistema de salud de México.

Revisión de MEDICC: ¿Qué desafíos estructurales y de salud enfrentan las poblaciones indígenas, en Chiapas, donde trabaja y en otros lugares, durante la pandemia actual?

Héctor Javier Sánchez: Se deben considerar varios aspectos fundamentales al analizar la salud y las economías de las poblaciones indígenas. Primero, los pueblos indígenas a menudo viven en condiciones de extrema pobreza. En segundo lugar, las poblaciones nativas, que se encuentran entre los sectores más pobres y marginados de la sociedad, tienen dificultades notables para acceder y navegar el sistema de salud pública. Y tercero, Chiapas, que comparte más de 600 kilómetros de frontera sin control con Guatemala, es un sitio de tránsito para migrantes que viajan a los Estados Unidos. Recientemente, miles de migrantes que huyen de sus países han sido detenidos en centros de detención en esta región, instalaciones que abren la puerta a la transmisión de enfermedades infecciosas.

Es muy probable que la pandemia de COVID-19 tenga consecuencias adversas no solo en el sector de la salud, sino que también contribuirá a niveles más altos de pobreza entre las poblaciones indígenas. Esto, por supuesto, se debe a la violencia estructural bajo la cual estas poblaciones han sufrido durante generaciones.

Revisión de MEDICC: Los especialistas predicen una grave recesión económica como consecuencia de COVID-19. ¿Qué significaría una recesión para estas poblaciones indígenas en Chiapas? ¿Qué condiciones sociales y económicas enfrentan?

Héctor Javier Sánchez: Antes de la aparición de COVID-19, la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL) estimó que las economías de América Latina y el Caribe (ALC) enfrentarían un período de crecimiento mínimo, prediciendo solo 0.1% en 2019 y 1.3% en 2020. De hecho, toda la región de ALC, incluido México, ha mostrado seis años consecutivos de crecimiento lento. [1] Junto con este declive económico general, hubo un deterioro sostenido en la calidad del empleo: regionalmente, la mayor fuente de nuevos empleos se encuentra en el sector informal, caracterizado por ingresos bajos e inestables, condiciones sociales precarias y protecciones laborales débiles [2]. Dadas estas circunstancias, es necesario adoptar políticas que estimulen el crecimiento y reduzcan la desigualdad.

Chiapas es el estado mexicano con los niveles más altos de pobreza, 76.2%. [3] Mientras que el 10.1% de la población mexicana es indígena, [4] en Chiapas, al menos el 27% de los más de 5 millones de personas son indígenas y hablan lenguas indígenas (tseltal, tsotsil, chol, zoque, tojolabal y lacandón, entre otros); El 14% de ellos son monolingües y no hablan español. [5] Las condiciones económicas, educativas y de salud son peores en las poblaciones indígenas que en las no indígenas: las tasas de analfabetismo son más altas (17.8% vs. 5.5%), los años promedio de educación son más bajos (3.7 años vs. 9.4 años), las tasas de pobreza extrema son más altas (31.8% vs. 7.1%), la falta de seguridad social es más alta (79.4% vs. 56%) y, por lo tanto, la falta de ingresos es suficiente para garantizar la nutrición básica (44% vs. 18%). [4]

Revisión de MEDICC: ¿Puede hablar un poco sobre la atención médica para los pueblos indígenas en México?

Héctor Javier Sánchez: Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), los pueblos indígenas en México sufren de denegación de servicios; provisión inadecuada de servicios de salud pública, incluyendo negligencia médica, discriminación, anticoncepción forzada, escasez de medicamentos, violaciones de confidencialidad, mantenimiento de registros irregulares y falta de información sobre el estado de salud del paciente; así como infraestructura insuficiente para brindar atención médica. [6] Además, las condiciones bajo las cuales se brindan estos servicios son aún más precarias. La OPS / OMS recomienda una inversión mínima en salud equivalente al 6% del PIB. En 2018, México apenas asignó 2.81%. [7]

Además, en México, los gastos de bolsillo como porcentaje del gasto total en atención médica son muy altos, superiores al 40%. En otros países de la región, como Cuba y Uruguay, esto es solo 10.3% y 17.4%, respectivamente. [8] Este es un indicador importante porque la gran mayoría de las poblaciones indígenas tienen altos costos indirectos de atención médica (transporte, alojamiento, alimentos, medicamentos) cuando reciben atención en centros urbanos debido a la escasez de servicios en sus comunidades.

Revisión de MEDICC: Claramente, estos factores no son un buen augurio para la salud de las comunidades indígenas más allá de la pandemia …

… Otros problemas de salud de los pueblos indígenas en México podrían exacerbarse durante la etapa crítica de la pandemia

Héctor Javier Sánchez: Si no hay más recursos de salud disponibles, otros problemas de salud podrían exacerbarse durante la etapa crítica de la pandemia y más allá, que incluyen:

  1. Un aumento en las tasas de enfermedades infecciosas como tuberculosis, VIH / SIDA, otras infecciones respiratorias y enfermedades prevenibles por vacunación (como la tos ferina en los niños). Este aumento no se abordaría adecuadamente si hay una escasez de recursos de salud, incluidas unidades de salud bien equipadas, personal capacitado y suministros de medicamentos y vacunas necesarios.
  2. Aumento de la mortalidad materna. Chiapas tiene la mayor mortalidad materna de cualquier estado en nuestro país. Según las cifras del Observatorio de Mortalidad Materna en México, más de la mitad de las muertes por mortalidad materna ocurren entre mujeres indígenas, a pesar de que representan menos del 28% de la población femenina [9].
  3. Aumento de los trastornos nutricionales, tanto por deficiencia (principalmente desnutrición crónica infantil) como por sobrepeso / obesidad. A su vez, estas tres condiciones están fuertemente vinculadas a la diabetes mellitus.
  4. Aumento de los trastornos mentales y sociales que incluyen miedo, estrés postraumático, ideación suicida (y suicidios) y violencia social. Estas condiciones pueden verse exacerbadas por la recesión (o depresión) que se espera que siga a la pandemia, y pueden conducir a niveles más altos de pobreza, inseguridad y malestar social.

Además de estas preocupaciones, los aspectos que merecen especial atención en las áreas indígenas incluyen la violencia contra las mujeres, que van desde el abuso físico y psicológico hasta el feminicidio; condiciones de vida de los migrantes que regresan a sus comunidades; estado de salud de los encarcelados; y responsabilidad por el uso de los recursos de salud.

Revisión de MEDICC: Dadas estas circunstancias, ¿cómo avanza México hacia una atención médica universal que satisfaga las necesidades de las poblaciones indígenas de Chiapas y de otros lugares?

Héctor Javier Sánchez: Primero, la salud debe ser reconocida como el derecho humano que es. La visión capitalista de la salud como mercancía tiene que ser descartada, el paradigma donde la relación médico-paciente es una relación proveedor-cliente. En estas circunstancias, la salud colectiva se ve de manera despectiva, y se le da importancia solo a las especialidades clínicas. Los médicos que eligen ser epidemiólogos, profesionales de atención primaria de la salud o especialistas en salud pública son vistos peyorativamente, como practicantes de especialidades “inferiores”. Esta visión debe cambiar drásticamente para reconocer el valor total de especialidades como medicina familiar, salud pública, salud comunitaria y epidemiología.

¿Quién se opondría a la atención de salud para todos, la salud universal? Creo que la gran mayoría de las personas lo favorecería, pero no se desglosará en “paquetes básicos”, sino en una atención de salud verdaderamente integral, considerando y satisfaciendo las necesidades de las diferentes poblaciones. Tres aspectos principales se destacan a este respecto:

  1. El financiamiento debe garantizar un presupuesto suficiente para la organización, operación, supervisión y responsabilidad de los servicios de salud, y debe proporcionarse a través de impuestos generales o de ventas.
  2. Un mayor número de intervenciones relacionadas con una gama más amplia de enfermedades debe cubrirse universalmente. El gobierno anterior trató de implementar la universalidad de los servicios de salud, pero solo para un número limitado de condiciones e intervenciones enumeradas en el llamado programa de ‘Seguro Popular’ (creado en 2003; disuelto en 2020 y reemplazado por el Instituto de Salud y Bienestar) ser, INSABI). El seguro popular funcionaba como seguro de salud pública para la parte de la población que no participa en la seguridad social. Las personas debían contratar un seguro privado ‘complementario’ para afecciones no cubiertas por este programa, como la enfermedad renal crónica. De hecho, como resultado, la carga de la mayoría de las enfermedades pasó del gobierno a la población misma, y ​​la atención dependía de la capacidad de cada persona para pagar los servicios privados. El sector privado,
  3. Por lo tanto, como población todavía debemos movilizarnos para exigir una verdadera salud universal con una cobertura integral, no parcial. Y también debemos seguir luchando para mejorar los determinantes sociales de la salud. COVID-19 plantea la pregunta: ¿cómo procedemos después de la pandemia? Si la población no asume una postura de colaboración basada en la solidaridad y la colectividad, nos quedaremos atrapados con la visión impuesta hasta ahora. No olvidemos que inmovilizar los movimientos sociales podría ser un daño colateral de las medidas tomadas para detener la epidemia, como el distanciamiento físico y social. Por lo tanto, la coordinación entre y dentro de las comunidades, además de movilizar movimientos sociales, será muy importante para definir los cambios que dan forma al sector de la salud y para satisfacer las necesidades no satisfechas de los pueblos indígenas, ya sea en Chiapas o en otros lugares de México.

Revisión de MEDICC: ¿Hay ejemplos de este tipo de colaboración durante la pandemia?

Héctor Javier Sánchez: En Los Altos de Chiapas, una región indígena donde existe una mayor coordinación comunitaria y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional todavía tiene influencia, varias comunidades pusieron en cuarentena a los migrantes que regresaron y suspendieron el transporte público a algunas áreas para evitar una posible transmisión. Esta región carece de información en lenguas indígenas, tiene servicios de salud insuficientes y pocos protocolos basados ​​en un enfoque intercultural que brinde protección y atención médica a la población.

Con respecto a la movilización social, la creación de observatorios sociales como los dedicados a la muerte materna, el VIH y la tuberculosis pueden servir como mecanismos de presión para proteger al sector de la salud contra las ‘medidas de ajuste’ del gobierno o los recortes presupuestarios. También pueden proporcionar orientación sobre la asignación de recursos para garantizar servicios básicos de salud y aquellos relacionados con nuevos brotes de COVID-19 (u otras epidemias). Además, pueden proporcionar vigilancia de enfermedades y servir como una fuente de responsabilidad para la sociedad.

La responsabilidad del gobierno no se puede reducir a paquetes mínimos de servicios de salud, especialmente para las poblaciones más vulnerables, como los pueblos indígenas.

Estructuralmente, se deben promover e implementar reformas constitucionales y las leyes correspondientes que garanticen el derecho a la salud. La responsabilidad del gobierno no puede reducirse a paquetes mínimos de servicios de salud, [11] especialmente para las poblaciones más vulnerables, como los pueblos indígenas.

Revisión de MEDICC: ¿Cómo podría la pandemia afectar las desigualdades de salud en el futuro, especialmente para las poblaciones vulnerables?

Héctor Javier Sánchez: COVID-19 ha desplazado todas las demás enfermedades del centro de atención y reveló la pobre preparación de los gobiernos para enfrentar un nuevo agente infeccioso. Además, la pandemia puso al descubierto los problemas sociales, de salud, psicológicos, políticos y económicos que asolan el planeta. A nivel de salud, expuso la frágil infraestructura de hospitales y laboratorios, y la escasez de equipos y recursos humanos adecuadamente preparados y protegidos. También expuso la falta de políticas intersectoriales necesarias para enfrentar tal pandemia.

En Chiapas, como en otras regiones, COVID-19 está monopolizando recursos de todo tipo, dejando otros problemas de salud sin la debida cobertura, descuidados. Cuando la curva COVID-19 se aplana, dejará una imagen más clara del estado de estas enfermedades olvidadas, como la tuberculosis. Incluso antes de la pandemia, la TB estaba subdiagnosticada, tenía altas tasas de abandono para el tratamiento en áreas de marginación socioeconómica y casos resistentes a múltiples fármacos ampliamente documentados, lo que resulta en altos niveles de mortalidad. Esto es particularmente cierto para áreas desfavorecidas como Chiapas y otras regiones con grandes poblaciones indígenas, caracterizadas por bajos índices de desarrollo humano. [12-14]

Asimismo, hay varias enfermedades que afectan especialmente a las áreas indígenas y rurales, y que han sido mal atendidas por los servicios de salud. Estos incluyen el dengue, la enfermedad de Chagas, el zika y el chikungunya; aunque el alcance de la prevalencia de chikungunya en el área sigue siendo incierto.

Esta situación ilustra los desafíos que enfrentan Chiapas y otras regiones con las condiciones gemelas de alta marginación socioeconómica y exclusión social. En resumen, COVID-19 tendrá un impacto negativo mucho mayor si no se toman medidas que refuercen el acceso universal y la calidad de los servicios de salud y aborden los determinantes sociales de la salud.

 

 

TEXTO PUBLICADO EN:

https://mediccreview.org/health-must-be-recognized-as-the-human-right-it-is-hector-javier-sanchez/

 

En riesgo, miles de solicitantes de refugio en México: El Colegio de la Frontera Sur

  • Se acumulan 80 mil peticiones de protección
  • Por las condiciones presupuestarias, la Comar está rebasada: catedrático
Fernando Camacho Servín
Periódico La Jornada
Sábado 25 de julio de 2020, p. 11
▲ Niños migrantes duermen en colchonetas sobre el suelo en el refugio para migrantes Amar, en Nuevo Laredo, México. Es una escena de julio de 2019, pero la situación de precariedad y espera prevalece ante el lento proceso de respuesta a las solicitiudes de asilo en el país y en Estados Unidos.

La Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), y otras instituciones gubernamentales relacionadas con asuntos migratorios, no tienen la suficiente capacidad, presupuesto ni personal para gestionar de forma adecuada las más de 80 mil peticiones de refugio que ha recibido el país, lo cual provocará que muchos solicitantes se queden varados en las fronteras, en condiciones de gran precariedad e incluso criminalizados por su origen, alertaron investigadores y defensores de derechos humanos.

Abbdel Camargo, catedrático de El Colegio de la Frontera Sur, recordó que uno de los motivos por los cuales han aumentado notablemente las solicitudes de refugio (de unas 3 mil en 2015 a más de 70 mil en 2019) es que el propio gobierno mexicano promovió que fueran realizadas, como la única manera que tuvo a la mano de encauzar el flujo de las caravanas masivas de migrantes de los recientes años.

Sin embargo, lo anterior contrasta con el hecho de que las concesiones de amparo en el mundo han ido a la baja –sobre todo en países como Estados Unidos–, como lo demuestra el hecho de que en México únicamente suele aprobarse una tercera parte.

Por lo anterior, el experto señaló que es muy probable que se incremente el número de personas que se quedan en México esperando durante meses la resolución de su solicitud, con una Comar que ya tenía muy disminuidas sus capacidades financieras y de recursos humanos.

Salvador la Cruz, integrante del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, declaró que con la actual administración y los acuerdos migratorios con Estados Unidos, “vemos cómo la Comar se ha quedado como el ‘patito feo’ del gobierno federal: mal dotada, sin presupuesto, sin recursos humanos ni técnicos suficientes, y, por supuesto, no tiene capacidad para loque ya tenía entre manos ni para lo que viene”.

El activista señaló que, además de la falta de atención adecuada de las autoridades mexicanas, los solicitantes de refugio cada vez están más expuestos a ser criminalizados por las autoridades y algunos medios informativos, especialmente si son de origen centroamericano. Con que seas hombre, joven y tengas algún tatuaje, terminas siendo víctima de operativos antipandillas, lamentó.

 

NOTA RETOMADA DE LA JORNADA: https://www.jornada.com.mx/2020/07/25/politica/011n1pol

Tianguis agroecológicos en tiempos de pandemia: Retos y esperanza

Helda Morales, El Colegio de la Frontera Sur / Rocío García, Desarrollo y Aprendizaje Solidario A.C. / Mateo Mier y Terán, El Colegio de la Frontera Sur / Miguel Ángel Escalona, Universidad Veracruzana / Ramón Jarquín, Universidad Autónoma de San Luis Potosí / Luz Zepeda, Lake Chapala Farmers Market Ajijic/ Erika Franco, El Colegio de la Frontera Sur/ Rocío Romero, Maela México

 

Covid 19 y la alimentación

Esta pandemia que ha cobrado más de 30 mil vidas en México nos ha hecho reflexionar sobre la importancia de tener una alimentación saludable, puesto que las llamadas enfermedades del síndrome metabólico (hipertensión, diabetes y problemas cardiovasculares), que se relacionan con una dieta basada en alimentos con altos contenidos de azúcares, sales y harinas refinadas, nos hacen más vulnerables al virus. Esta preocupación nos invita a preguntarnos ¿de dónde viene nuestra comida? y nos alerta sobre la posibilidad de quedar desabastecidos al depender de alimentos producidos en regiones lejanas. Hoy hay evidencias de que la agricultura industrial es una de las causas por las que patógenos que solo afectaban a la fauna silvestre salten a la población humana.

Los tianguis agroecológicos son la alternativa

Los tianguis son mercados que se conocen desde el México antiguo, donde eran llamados tianquiztli en náhuatl; son parte de nuestra historia. Ante la rápida sustitución de las prácticas agrícolas y gastronómicas ancestrales por una dieta basada en alimentos procesados y ultra procesados, en los pasados 20 años los tianguis agroecológicos se han vuelto una alternativa para alimentarnos. Se calcula que existen más de 100 por todo el país, desarrollándose de manera diversa. Estos tianguis son fuentes de ingreso para decenas de pequeños productores agroecológicos, permitiéndoles continuar sus actividades agrícolas y de vida comunitaria, integrando también a procesadores de alimentos. Al mismo tiempo, miles de consumidores han podido acceder a alimentos locales y ecológicos. Estos tianguis no solo son lugares donde se intercambia el patrimonio biológico, sino también el cultural y simbólico que involucran los cultivos, lo que hace a estas iniciativas una alternativa de alimentación frente a la que proviene del sistema agroalimentario industrial.

Lamentablemente, el “quédate en casa” como respuesta al covid-19 puso en una situación vulnerable a los tianguis; varios cerraron como medida de seguridad por voluntad propia o fueron forzados a hacerlo, y los que permanecen abiertos por lo general han sufrido una caída en las ventas.

¿Cómo están organizándose a pesar del confinamiento?

Preocupados ante esa situación y para conocer el impacto que ha provocado la pandemia sobre tianguis agroecológicos de México, hicimos una encuesta para saber qué estrategias han tomado y cómo ven el futuro cercano las personas que coordinan los tianguis y los tianguistas. Recibimos respuestas de personas de 14 tianguis, distribuidos en nueve estados del país: Chiapas, Puebla, San Luis Potosí, Quintana Roo, Veracruz, Tlaxcala, Jalisco, Ciudad de México y Estado de México.

Los encuestados, dijeron que sus ventas han bajado, ya sea porque el tianguis está cerrado o porque el flujo de clientes ha disminuido. Algunas personas que frecuentaban los tianguis han dejado de hacerlo por temor al contagio o por haber perdido sus fuentes de ingreso. Solo 9% afirmó que se han logrado mantener y, sorprendentemente, un 17% dijo que sus ventas han aumentado. Esto parece depender de qué productos venden y de su acceso a las redes sociales. Alimentos de la canasta básica, sobre todo las frutas y verduras que duran más, como papas, repollos y calabacitas, se han mantenido e incluso su demanda ha aumentado, mientras que otros productos como, mermeladas, granolas, flores y jabones artesanales han disminuido considerablemente. Los que han logrado incrementar sus ventas son también los que tanto ellos como sus clientes tienen acceso a las redes sociales para organizarse y acordar pedidos en línea.

En todos los casos tuvieron que hacer cambios en las formas de organizar la venta, ya fuese porque cerraron el lugar usual de venta y tuvieron que buscar alternativas, o porque se mantuvieron abiertos, pero tuvieron que tomar medidas adecuadas para actuar ante los posibles riesgos. Surgieron así varias respuestas como la entrega de canastas in situ, entregas a domicilio, reconfiguración del espacio para evitar conglomeraciones, reglamentación para el uso de cubrebocas y desinfectante, hasta regular el flujo de entrada de clientes.

Esta reorganización para la que no estaban preparados y que ahora requiere una buena parte de su tiempo, más la incertidumbre sobre el futuro, mantiene a la mayoría de los tianguistas con sobrecarga de trabajo y preocupación. El tener que buscar respuestas comunes, adaptándose a las circunstancias y pareceres de cada tianguista, ha generado conflictos en algunos casos.

Quizás los más afectados han sido los tianguistas mayores y algunas mujeres con pequeños en casa, puesto que han tenido que dejar de ir a vender por sentirse más vulnerables.

Muchos tianguistas no saben si pueden acceder a apoyos para pagar jornales, semillas, la renta del espacio, la electricidad o la gasolina para compensar un poco sus pérdidas y comprar insumos que seguramente subirán de precio.

Sembrando esperanza

A pesar de ese panorama preocupante, hay razones para mantener la esperanza y soñar con que la vida post-covid nos permitirá mejorar nuestra salud, avanzar hacia la soberanía alimentaria y cuidar la biodiversidad y cultura de nuestros territorios.

Las relaciones sociales construidas en los mercados agroecológicos han permitido que los distintos actores puedan imaginar estrategias colectivas ante la pandemia. Por ejemplo, los jóvenes, que ahora pueden dedicar más tiempo al tianguis por no estar asistiendo a la escuela, se han encargado del trabajo de los pedidos en línea y están adquiriendo un protagonismo que quizás antes no tenían. Algunas personas consumidoras han apoyado con información de estrategias de higiene u organizando campañas de canastas que ayuden a mantener las ventas de las familias productoras y llevar alimentos frescos y sanos a familias en extrema necesidad. Sin duda, todos los tianguistas han adquirido nuevos aprendizajes y están en constante búsqueda de cómo ajustar su producción y forma de comercialización.

La pandemia ha sensibilizado a los consumidores sobre la enorme necesidad de comer sano y que, en situaciones adversas, la producción local es una buena alternativa. La encuesta reveló que por la pandemia han ganado nuevos clientes que buscan alimentarse mejor y que el servicio a domicilio les ha permitido adquirir su canasta agroecológica.

Los tianguis agroecológicos necesitan ayuda

Aunque los tianguistas han encontrado fortaleza, es evidente que necesitan apoyos. Las familias de producción agroecológica están trabajando duro para llevarnos alimentos limpios, al mismo tiempo que cuidan el suelo, el agua y la biodiversidad. Pero necesitan apoyo en la organización de distribución y venta, y quien les compre.

Las necesidades son diversas: páginas web, difusión, contabilidad, planeación de producción, formas de almacenamiento y búsqueda de financiamiento.

Usted lector, puede ayudar con algunas de esas necesidades o comprando en el tianguis agroecológico más cercano siguiendo las reglas de sana distancia. O si lo prefiere, busque aquel que le pueda entregar sus alimentos a domicilio. Si tiene la oportunidad de apoyar donando despensas a familias más necesitadas, done despensas llenas de alimentos sanos producidos por familias productoras locales. Exijamos todos que las compras institucionales sean a pequeños productores agroecológicos locales, y que el plan nacional de agroecología crezca desde las ideas y necesidades de estas familias. •

 

 

TEXTO PUBLICADO EN:

LA JORNADA DEL CAMPO:  https://www.jornada.com.mx/2020/07/18/delcampo/articulos/tianguis-agroecologicos.html

 

Los maravillosos insectos

Por: Alfredo Castillo (Ecosur)

Los insectos son el grupo de seres vivos más abundantes y diversos que habitan nuestro planeta: las mariposas, los escarabajos, las moscas y las abejas son algunos de estos organismos que tienen una importancia vital para el funcionamiento de nuestros ecosistemas, al ser parte de la dieta alimenticia de muchos animales, con lo que contribuyen a la estabilidad de las redes alimenticias, además de llevar a cabo diversas funciones como la polinización, la depredación, el parasitismo y la desintegración de material orgánico, entre otras.

Podemos encontrar insectos hasta en los sitios más insospechados e insólitos del planeta (con excepción de las regiones polares), debido a su gran capacidad de adaptación al clima y a sus variados hábitos alimenticios, en la medida en que son poikilotérmicos, es decir, que su actividad motriz depende del calor del sol; son especialmente diversos y abundantes en las regiones tropicales y se han adaptado para sobrevivir durante la fase invernal en zonas templadas.

¿Quedarse en casa?, el dilema de comer o no morir de COVID-19 en zonas indígenas y rurales de Chiapas

*Gerardo González Figueroa y Héctor Ochoa Díaz-López

 

Desde diciembre del 2019, una enfermedad cuyo origen se encuentra en Wuhan, provincia de Hubei, China, azota a la humanidad. A partir de entonces, la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue estudiando la evolución de este raro y nuevo virus hasta que encontró las evidencias de que podría extenderse a diversas regiones del mundo, y en febrero declaró una pandemia.

Siendo un problema de salud pública, los gobiernos del mundo activaron los mecanismos de vigilancia epidemiológica monitoreando los avances de la enfermedad en China y otros países asiáticos y gestionaron sus propias medidas de contención, sin embargo, la realidad mostró que es prácticamente imposible detener un evento de este tipo.

 

LEER EL TEXTO PUBLICADO EN 

LA CRÓNICA: https://www.cronica.com.mx/notas-quedarse_en_casa_el_dilema_de_comer_o_no_morir_de_covid_19_en__zonas_indigenas_y_rurales_de_chiapas-1158553-2020?fbclid=IwAR2PXSIiaeF3HvjyqoLJ5YilGQLeVQU8lTzDIU91XWUfrtkpoIA3bv3IteM

Luchan tortugas marinas contra el sargazo en Mahahual

OTHÓN POMPEYO BLANCO, QRoo, 7 de julio de 2020.- El sargazo que arriba a las costas de Mahahual esta afectando gravemente a las tortugas marinas que llegan a depositar sus huevos a alguna zona segura de las playas. La organización ambientalista Proyecto Aak Mahahual, publicó un video a través de su cuenta de Facebook, del momento exacto que una tortuga marina lucha para cruzar la barrera de sargazo y poder llegar a la zona de playas y depositar sus huevos. Voluntarios de la organización detallaron que algunas veces las tortugas no logran sortear el amontonamiento de sargazo y tienen regresar al mar para poder buscar otro lugar seguro para anidar; dicha lucha contra el alga marina puede durar hasta 30 minutos, cuando antes lo podían hacer en cuestión de minutos. Roberto Herrera, especialista en la Conservación de la Tortuga del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) campus Chetumal, comentó que el sargazo es una de las causas por las que ha disminuido casi a la mitad la anidación de tortugas, a ello se le suma la depredación humana con el robo de huevos.

 

LEER TEXTO COMPLETO: 

 https://quintanaroo.quadratin.com.mx/luchan-tortugas-marinas-contra-el-sargazo-en-mahahual/