Tuberculosis, una enfermedad que debe atenderse de manera prioritaria

Por Héctor Javier Sánchez Pérez (Ecosur)

 

La tuberculosis (TB) es una enfermedad producida por el Mycobacterium tuberculosis (M.tb), una bacteria que afecta principalmente los pulmones (tuberculosis pulmonar, TBP), en poco más de ocho de cada diez casos. Sin embargo, también existe la TB extra-pulmonar que se presenta en piel, huesos, sistema nervioso central (TB meníngea), riñón e intestino, entre otros órganos.

La TBP se caracteriza por tener tos de más de dos semanas de duración, fiebre y pérdida de peso. El contagio se da fundamentalmente a partir de las gotas que expulsan las personas enfermas al toser, hablar y cantar, y otro pequeño número de casos se transmite a través del consumo de leche bronca de vacas enfermas con TB o mediante el contacto con tejidos infectados en rastros o carnicerías.

La tuberculosis (TB) es una enfermedad producida por el Mycobacterium tuberculosis (M.tb)

Se calcula que alrededor de una tercera parte de la población mundial está infectada por el M.tb, pero solo entre 5-10% desarrollarán la enfermedad (TB activa), particularmente, las personas con diabetes mal controlada, con VIH-Sida o con padecimientos que afectan el sistema inmunitario. El resto de las personas infectadas no enfermará, quedando con lo que se denomina “TB latente”.

Covid-19 y TB

El covid-19 y la TB comparten la característica de que su principal mecanismo de contagio son las vías respiratorias, aunque la segunda existe en México desde hace cientos de años.

En 2020, según información proporcionada por el Programa Nacional de Tuberculosis (PNT), se notificaron 16,617 casos nuevos de TB. En 2019 se registraron a escala nacional 2,198 defunciones por esta enfermedad, siendo los estados más afectados Baja California, Sonora, Nuevo León, Sinaloa y Chiapas.

De acuerdo con datos del PNT, al 31 de diciembre de 2020 —se carece de información más reciente al respecto—, se tenían registrados 16 casos de personas que presentaban al mismo tiempo covid-19 y TB: 11 son mujeres, una de ellas, embarazada; 11 tenían diabetes mellitus, 12 la forma pulmonar de TB (TBP), uno era personal de salud, tres fueron hospitalizados y no hubo defunción alguna. Es altamente probable que el número de personas con ambas enfermedades sea mucho mayor, pero por no registrarse esta información se desconoce la cantidad exacta de enfermos con ambos padecimientos.

El covid-19 y la TB comparten la característica de que su principal mecanismo de contagio son las vías respiratorias

Antes de la aparición del covid-19, la situación de la TB en México era complicada y con la llegada de la pandemia empeoró, más allá de no poder conocer con exactitud cuántas personas tienen o han tenido TB y covid-19 al mismo tiempo, no solo en México sino en el ámbito internacional.

Detección de casos de TB en México

Si de por sí “normalmente” no son detectados alrededor de 30% de casos de TB, se estima que ante la emergencia por el covid-19 esta cifra subió a un 40% y, posiblemente, aún más en las regiones de mayor pobreza y marginación.

Está normado que en cada caso de TB detectado se realice un “estudio de contactos” con las personas convivientes de quien tiene el padecimiento para diagnosticar si se han contagiado y, en dado caso, darles tratamiento o establecer las medidas de prevención necesarias para evitar el contagio de más individuos; sin embargo, esta actividad fue afectada por el covid-19: en 2020 hubo 28,258 contactos menos declarados que en 2019, lo que influyó en que el número de casos nuevos de TB registrados en ese año fuera significativamente menor.

Las afectaciones de la pandemia

El que se registraran menos casos de TB en México en 2020 respecto a 2019 no significa que hubiera mejorado la situación, sino que se realizaron menos diagnósticos de TB al centrarse la atención de los servicios de salud en la pandemia del covid-19, tal como lo reconoce el Programa Nacional de Tuberculosis.

Se registraran menos casos de TB en México en 2020 respecto a 2019

Entre las causas por las que se afectó la atención a personas con TB se encuentran:

a) menor número de personal de salud en los programas de prevención y control de la TB, ya sea por pertenecer a grupos de riesgo de contraer Covid-19, haber estado infectados por dicha enfermedad —no pocos de ellos fallecidos— o habérseles puesto a cubrir actividades para enfrentar la pandemia;

b) menor cantidad de recursos —económicos, físicos y de laboratorio—, por haber sido destinados al covid-19;

c) disminución de visitas a las unidades de salud por parte de la población por temor al contagio del covid-19 o por recomendación médica, lo que interrumpió la búsqueda de casos de TB;

d) paralización de las actividades de promoción de salud comunitarias.

Si bien el uso de cubrebocas y el distanciamiento social también son favorables para detener la propagación de la TB, el confinamiento en hogares con altos niveles de hacinamiento en donde la TB es muy frecuente pudo haber contribuido al aumento de infecciones entre las personas cercanas a quienes están afectados por TB.

La TB no afecta por igual a toda la población

En la tuberculosis intervienen de manera muy importante los denominados determinantes sociales de la salud, es decir, la suma de condiciones socioeconómicas, culturales y de servicios de salud, en que nace, crece y muere una persona. De esta forma, se dan mayores niveles de TB en grupos de población en condiciones de vulnerabilidad, es decir, en situaciones de pobreza y marginación. Así, puede decirse que, mientras haya pobreza, exclusión social, desnutrición, insuficiente saneamiento básico y hacinamiento, entre otros aspectos, seguirán en aumento los casos de TB.

La TB no afecta por igual a toda la población

Es de esperarse, considerando las condiciones de salud —incluyendo las relativas a covid-19— y socioeconómicas existentes en México, que esté habiendo un mayor número de casos no diagnosticados, que cierto porcentaje de personas continúen transmitiendo la TB y enfermen de manera más severa, y que quienes no reciban atención médica adecuada, desafortunadamente, tengan mayores probabilidades de morir.

De ahí que la TB deba atenderse de manera prioritaria y garantizársele el debido presupuesto para su prevención —vacunación BCG, búsqueda activa y estudios de contactos de las personas enfermas—, diagnóstico temprano y tratamiento oportuno y de calidad.

Nuestro país le debe tanto a su población como a los compromisos establecidos en los Objetivos del Desarrollo Sostenible: aumentar la proporción de casos nuevos de TBP con éxito terapéutico a un mínimo de 85%, así como a reducir la incidencia y las defunciones por TB en un 20 y 35%, respectivamente, tomando como referencia a las cifras de 2015.

Autor

El doctor Héctor Javier Sánchez Pérez es investigador del Departamento de Salud de El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) y secretario técnico del Observatorio Social de Tuberculosis México. El Observatorio Social de Tuberculosis México, que alberga El Colegio de la Frontera Sur, fue creado en el año 2020 para involucrar a la sociedad civil de manera significativa en la coordinación con los Programas de Prevención y Control de la tuberculosis.

Crédito de las fotografías

Doctor Héctor Javier Sánchez Pérez.

 

 

 

TEXTO PUBLICADO EN: https://www.elsoldemexico.com.mx/analisis/tuberculosis-una-enfermedad-que-debe-atenderse-de-manera-prioritaria-7557598.html