Se capacita a productores para la prevención y control de plagas en huertos

Con el objetivo de conocer los insectos que son benéficos para el huerto, el pasado 14 de agosto se llevó a cabo, en las instalaciones de la Unidad San Cristóbal de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), el curso “Conceptos y estrategias de prevención y control de plagas en huertos”, con la participación de 16 personas, hombres y mujeres de la localidad de Villahermosa Yalumá del municipio de Comitán de Domínguez y seis integrantes del proyecto “Alimentación y Daños a la Salud”, que coordina Guadalupe Álvarez Gordillo, investigadora del Departamento de Sociedad y Cultura de ECOSUR.

Helda Morales, investigadora del Departamento de Agricultura, Sociedad y Ambiente de ECOSUR, mediante el uso de ilustraciones mostró los diferentes tipos de insectos que existen y explicó sus funciones en los cultivos, cuándo son buenos y cuándo se convierten en plagas, haciendo hincapié en que “no podemos acabar con las plagas pero tenemos que conservar los insectos buenos que se comen los insectos malos… Una de las formas de prevenir las plagas es no usar insecticidas”.

Posterior a la plática los participantes realizaron un recorrido en el huerto de ECOSUR para conocer los insectos presentes y hacer un ejercicio de captura, identificación y liberación de los mismos.

Otros de los temas abordados en este curso fue el uso de plaguicidas y la asociación de éstos con enfermedades como el cáncer de estómago; la importancia de prevenir las plagas; algunas formas para tratar el suelo de forma natural como el frijol nescafé, la hojarasca, la diversificación de cultivo, las plantas que mezcladas en los cultivos atraen a los insectos benéficos –flores blancas y amarillas chicas, el frijol botil, la mostaza, la ruda, pericón, la chilca.

Isabel Ortega, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) de Sonora, realizó una ponencia sobre el tema “Seguridad Alimentaria de la población migrante”, en la que habló acerca de los cambios en las condiciones de trabajo para los migrantes, los cambios en la alimentación como el excesivo consumo de refrescos, la falta de diversidad de alimentos –caldos y verduras– que traen consigo el incremento de enfermedades como sobrepeso y obesidad, por lo que llamó a valorar los alimentos que se encuentran a escala local.

Posteriormente, se visitó el Laboratorio de Bromatología, donde Guadalupe Pérez Escobar habló acerca de los alimentos y el proceso para elaborar tablas nutricionales. Acto seguido, Jesús Carmona de la Torre, coordinador de Laboratorios Institucionales, brindó una plática acerca del agua, suelos y medición de los gases de efectos invernadero mediante el análisis instrumental.

El curso “Conceptos y estrategias de prevención y control de plagas en huertos”, fue impartido en el marco del proyecto “Nuevas Miradas sobre la Vulnerabilidad en el Sureste de México: Diversidad y Prácticas Alternativas para el Bienestar”, en el que se han realizado diversas acciones de investigación y vinculación con el sector productivo de Chiapas.

Actualmente, estas acciones se han enfocado en dos comunidades rurales en las que las actividades económicas predominantes son la agricultura —cultivo de maíz, frijol, calabazas, tomate y verduras—, la ganadería y servicios en la ciudad de Comitán. Una de las actividades que se destaca es la elaboración de tostadas, hechas por mujeres con fines de autoconsumo y para su venta en el mercado. Sin embargo, los ingresos de las familias que se dedican a estas actividades son bajos y la producción ha disminuido debido a problemas como la falta de agua, la contaminación y mercado para la comercialización de sus productos.

Esta problemática llamó la atención del personal académico del grupo de investigación Procesos Culturales y Construcción Social de Alternativas, quienes iniciaron el proyecto “Alimentación y Daños a la Salud”, para el que en su primera etapa se realizó un diagnóstico utilizando métodos participativos para identificar problemas y posibles soluciones para las familias locales. A partir de los resultados obtenidos se elaboró un plan con el objetivo de fortalecer las capacidades de las familias de localidades de la meseta comiteca sobre técnicas de manejo del cultivo de huertos familiares y brindar oportunidades de intercambio de experiencias entre dueños de huertos de las comunidades y poseedores de huertos familiares, miembros de organizaciones no gubernamentales y sociedades civiles de la región.

En junio de 2017 se implementó un plan de capacitación con actividades de fortalecimiento de las capacidades de integrantes de las comunidades para el desarrollo de huertos familiares. Las actividades iniciales fueron los cursos taller: “Nociones de planificación y cultivo de un huerto familiar”, impartido por Raimunda Santana y la Dra. Guadalupe Álvarez, el 5 de junio del presente año en la localidad de Yalumá, en la cual participaron mujeres y hombres de la comunidad, e “Insumos locales y alternativas para la fertilización de suelos en huertos familiares”, con el objetivo de fomentar el desarrollo de prácticas amigables con el ambiente y la salud a través de la producción de huertos locales; al tiempo que se vela por la independencia productiva a través del uso eficiente de insumos locales, y reciclaje de desechos orgánicos, realizado el 12 de julio de 2017 en la localidad de Villahermosa Yalumá, Este curso fue impartido por Alma Liz Vargas de la Mora integrante de la Asociación de Graduados del Centro Agronómico Tropical de Investigación Y Enseñanza (CATIE) y que actualmente se encuentra cursando un doctorado en ECOSUR.

De izquierda a derecha: Helda Eleonora de Guadalupe Morales, investigadora del Departamento de Agricultura, Sociedad y Ambiente; y Guadalupe del Carmen Alvarez Gordillo, investigadora del Departamento de Sociedad y Cultura.

 

 

Con información de: Raimunda Santana

Fotografía: Marco Girón y Raimunda Santana