Realizan seminario sobre las múltiples dimensiones de los conflictos en torno a la biodiversidad: el caso del jaguar en Calakmul

El pasado 15 de noviembre en la Unidad San Cristóbal de EL Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), Sophie Calmé, investigadora del Departamento de Conservación de la Biodiversidad, impartió el seminario institucional denominado “Las múltiples dimensiones de los conflictos en torno a la biodiversidad: el caso del jaguar en Calakmul”.

La Selva Maya alberga la mayor población de jaguares de México, los cuales han sido un elemento importante en la cosmogonía de las antiguas culturas y en la vida de las comunidades rurales del área, con las que ha coexistido por siglos; sin embargo, en las últimas décadas esta relación ha cambiado.

En su ponencia, Sophie Calmé refirió que el hábitat del jaguar en Calakmul se encuentra inmerso en un paisaje donde coexisten diferentes tipos de propiedad -ejidal, comunal, pequeños propietarios-, incluyendo un porcentaje de áreas protegidas que han sido declaradas en las últimas décadas. Aunado a esto la fragmentación y pérdida de su hábitat reduce el espacio disponible para la especie, lo que conlleva a que el jaguar enfrente problemas para su conservación.

Señaló que el problema en Calakmul es la alta conectividad que existe en el paisaje, lo que facilita muchísimo el movimiento de los grandes felinos y esto propicia que se acerquen a donde está el ganado, el cual es vulnerable debido a las prácticas de ganadería que -en general- son deficientes, las personas dejan a sus animales en una semi libertad, lejos de sus casas, esto genera casos de depredación de ganado por jaguar y puma.

“En términos de porcentaje, en los ovinos la depredación es la causa más importante de perdida. En los bovinos sucede lo contrario, la causa más importante son las enfermedades, seguidos por las mordeduras de serpientes, la depredación representa solo el 7%. El problema de depredación esta en los ovinos (esto por el tamaño de los animales que es similar el de sus presas), en los últimos dos años casi un tercio de la población si había sufrido depredación por grandes felinos, en términos de dinero un ovino representa mucho menos que perder una vaca”, puntualizó.

Desde el punto de vista social, aun cuando los ataques sobre ganado doméstico por jaguar son ocasionales, el daño que causa en la economía de los pobladores es considerable, de ahí que los pobladores perciban a los grandes carnívoros, y particularmente al jaguar, como enemigos potenciales. Aunado a esto se suman el inadecuado manejo ganadero y la eliminación de fauna silvestre, que representa, al mismo tiempo, una fuente de subsistencia para las comunidades y de presas para el jaguar.

“El hecho de que exista una Reserva de la Biosfera en Calakmul y que a nivel internacional se ha declarado como una unidad de conservación del jaguar, ha hecho de que exista un conflicto entre los actores; por un lado, están los ganaderos y por el otro las instituciones gubernamentales en torno a la conservación del jaguar.” mencionó.

Con la finalidad de reducir las interacciones negativas que existen entre fauna y humano, y evitar la casa de grandes felinos, el gobierno ha implementado un programa de compensación monetaria por depredación, “la lógica es que si hay compensación existirá un efecto positivo de tolerancia y la gente rescindirá un poco de cazar el jaguar”, señaló. Lo importante está en informar a toda la población, pues la mitad conoce el programa y la otra mitad no.

Finalmente, puntualizó que en Calakmul, se encuentran 62 comunidades, casi 30 mil habitantes, 60% de la población es maya chool, mayas yucatecos y tzeltales, el resto es mestiza de casi toda la república. El hecho de que la gente tenga su rancho más cerca de la carretera ayuda a que exista menos depredación, si la gente tiene su rancho y sobretodo sus animales mas cerca del bosque son más susceptibles a sufrir depredación por felinos.