Realizan conversatorio sobre las problemáticas del agua en San Cristóbal de Las Casas

En el marco del conversatorio “San Cristóbal de las Casas y su entorno”, el pasado 7 de noviembre se llevó a cabo la plática denominada “Diversas Miradas del agua en San Cristóbal de Las Casas”, en la que participaron Benito Salvatierra Izaba –investigador del Departamento de Salud de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR)-, Jesús Carmona de la Torre –Director del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado Municipal (SAPAM)- y Anne Galdos Balzategui –integrante de Cántaro Azul, A.C-.

En su intervención, Benito Salvatierra mencionó que el problema del agua en el Siglo XXI se está convirtiendo en un reto igual o peor que la situación del cambio climático en todo el mundo, sin distinción de ciudades y comunidades. En cuanto a salud se refiere, señaló que existen estudios que han asociado los contaminantes del agua con algunos tipos de cáncer, provocados por bacterias, virus y hongos encontrados en aguas contaminadas.

uno de los contaminantes del agua y el aire que afecta directamente a todos son las heces fecales, generando problemas de salud como lo son las infecciones por salmonela (salmonelosis) la cual es una enfermedad bacteriana frecuente que afecta el aparato intestinal, las personas se infectan con mayor frecuencia mediante el agua o alimentos contaminados. La bacteria de la salmonela generalmente vive en los intestinos de animales y humanos y se libera mediante las heces.

“Los datos oficiales en el estado de Chiapas de las personas que van al centro de salud por salmonelosis son: en el 2009 acudieron 14748 y en lo que va del año 2019 han acudido 12805, estas cifras nos indican que en diez años nos hemos mantenido igual, es decir, se sigue teniendo la misma cantidad de heces en el ambiente. Este problema no se soluciona solamente clorando el agua o desinfectando los alimentos, tienen que existir otras alternativas en las que se tomen en cuenta todas las opiniones de la ciudadanía y de la academia”, señaló.

También mencionó que existen otras enfermedades ligadas con el agua, como lo son los problemas en la piel y las enfermedades crónicas no transmisibles ocasionadas por algunos metales pesados que repercuten en los riñones generando una Glomeruloesclerosis (fuga de proteínas que conllevan a una insuficiencia renal) o un endurecimiento de las arterias provocando hipertensión arterial, esto último causado por el arsénico.

“En San Cristóbal no se da el caso, pero si en otras ciudades más grandes donde el agua se extrae de pozos profundos (en donde se encuentra el arsénico), la gente puede tomar tranquilamente esta agua sin necesita de clorarla (las bacterias no viven ahí) no se enfermarán de salmonelosis, pero sus arterias poco a poco se van a endurecer y van a empezar a padecer hipertensión”, indicó.

En el conversatorio también se mencionó que, en torno al agua, otro problema que se vive en San Cristóbal de Las Casas es la urbanización, los proyectos asociado y la distribución del vital líquido; la población cada vez más construye a las orillas de los ríos conectando los drenajes a ellos, esto ocasiona que tanto las aguas negras, jabonosa y de lluvia se mezclen contaminando los ríos.

Por su parte, Jesús Carmona, señaló que los manantiales que abastecen a San Cristóbal (Almolonga, Chupactic, Kisst, Peje de oro, San juan de los lagos, Cascajal, Navajuelos, Campanario, Pedregal, Real del monte y la Hormiga) se han reducido drásticamente, como consecuencia del grave deterioro de la cuenca hidrológica de San Cristóbal.

El crecimiento poblacional, la contaminación, la tala de árboles, relleno de los humedales, la falta de infiltración de agua de lluvia y retroalimentación de los humedales, combinado con el desperdicio desconsiderado de algunos ciudadanos y las fugas de agua, SAPAM no se ha dado abasto para abastecer las necesidades ciudadanas pese a la existencia de dos pozos profundos; uno ubicado en Santa María y el otro en convivencia infantil.

Finalmente, Jesús Carmona hizo un llamado a la ciudadanía a evitar el desperdicio y el abuso en el uso del agua. Es necesario hacer conciencia de manera individual en la necesidad emergente de cuidar cada gota de agua, acabar con las viejas costumbres de higiene personal y doméstica donde se acostumbra a abrir las llaves de manera irresponsable.