Participa personal de ECOSUR en atención a varamientos de un delfín y de un manatí

El 9 de julio, en la Laguna Yalahau, Quintana Roo, se encontró un delfín flotando a unos 5 km al sureste del muelle de Holbox. Se dio aviso a Morelia Montes y Alejandra del Castillo, integrantes de la Red de Atención a Varamientos de Mamíferos Marinos para las Costas del Estado de Quintana Roo (RVMMQR), quienes informaron a la Procuraduría de Protección al Ambiente de Quintana Roo e iniciaron las labores de rescate del ejemplar con ayuda de voluntarios habitantes de Holbox.

Se identificó como un delfín nariz de botella (Tursiops truncatus), macho, de 2.2 m de longitud total recta. Una vez finalizada la revisión externa y toma de medidas se procedió a su entierro en Punta Cocos. Debido a la falta de recursos humanos y equipo no se realizó la necropsia y la muerte se clasificó como indeterminada.En la coordinación para la atención del delfín participó personal de la Universidad de Quintana Roo, Dolphin Discovery, Fundación Amikoo AC-Dolphinaris, y El Colegio de la Frontera Sur.

Apoyo de voluntarios en la colecta del delfín nariz de botella (Tursiops truncatus), encontrado muerto el 9 de julio de 2020 en la Laguna Yalahau, Quintana Roo (Fotografía: Alejandra del Castillo).

Por otro lado, el viernes 24 de julio,por la mañana, se reportó un manatí muerto al 911 en la ciudad de Chetumal y se activó  el funcionamiento de la RVMMQR. El mamífero se encontró en una zona de manglar, a unos metros al sur de la Megaescultura, lugar al que acudieron voluntarios de la Red e integrantes de la Unidad de Rescate R-19 del H. Cuerpo de Bomberos de Othon P. Blanco.

El mamífero se trasladó a la Universidad de Quintana Roo (UQROO), donde se procedió a la revisión externa e interna. Se confirmó que se trataba de una hembra manatí (Trichechus manatus), de 2.7 metros de longitud total recta, en avanzado estado de descomposición. Se colectaron muestras de piel y contenido del sistema digestivo para análisis posteriores. Se enterró en el área destinada para este fin en la UQROO y la causa de muerte se clasificó como indeterminada al no encontrarse indicativos contundentes para un diagnóstico.

En la colecta, revisión y entierro del ejemplar participaron miembros de la RVMMQR, entre ellos, Jannet Padilla, técnica académica de ECOSUR.

Este es el segundo manatí muerto encontrado en Chetumal y atendido por la RVMMQR en lo que va del año 2020. La comunidad puede llamar al 911 para reportar manatíes o cualquier otro mamífero marino varado en las costas de Quintana Roo.

Hembra de manatí (Trichechus manatus) encontrada muerta el 24 de julio de 2020 cerca de la Megaescultura, en la orilla del Blvd. Bahía de Chetumal, Quintana Roo.