PAECOSUR realiza manejo del compostero ecosureño

El pasado mes de octubre se realizó, en la Unidad Campeche de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), la práctica denominada “Manejo del compostero ecosureño: Buscando soluciones” a cargo de Sara Balán Zetina, técnica del Laboratorio de BIOMARCCA y responsable voluntaria del programa de Compostaje del PAECOSUR-Unidad Campeche.

Esta actividad tuvo como objetivo sensibilizar a las personas sobre la importancia de la separación de residuos, conocer el destino final que tienen los residuos orgánicos que se generan en ECOSUR, la forma en que se manejan dentro del área de compostaje y los retos que se enfrentan para mantener una adecuada composta.

Sara Balán explicó a las y los participantes los pasos a seguir para realizar una composta, así como las condiciones de humedad y temperatura que ésta debe tener para que los organismos del suelo realicen la función de descomponer la materia orgánica que ahí se deposita y el tiempo mínimo requerido para la obtención de humus que es aproximadamente de seis meses.

Detalló que los residuos que existen actualmente en la composta se han almacenado desde el mes de febrero y que diariamente el personal de limpieza se encarga de agregar los residuos orgánicos que se colectan en las diferentes áreas de ECOSUR, particularmente del Comedor. Debido a la falta de más personas voluntarias, solo Sara se ha encargado del volteo de los residuos, actividad que realiza esporádicamente, en la medida en que sus actividades académicas se lo permiten. Esto ha llevado a que la composta enfrente el problema de proliferación de larvas de mosca y exceso de humedad, generada por la temporada de lluvias y por la falta de insumos que permitan cubrir la composta de mejor manera, para evitar la filtración de agua.

Como parte de la práctica, se procedió a remover los residuos almacenados en el área de compostaje. Para evitar la acumulación de larvas de mosca, se acordó dejar una esquina del contenedor de composta vacía, a fin de que en ella se coloquen los residuos orgánicos que diariamente se generen. Esta esquina se irá rotando cada semana cuando se realice el volteo de la composta.

Para reducir el exceso de humedad, se aprovecharon los residuos orgánicos que en ese momento integrantes del Laboratorio de Flora “Jerzey Rzedowski”, depuraban de su bodega, los cuales consistían en muestras de suelo y hojarasca almacenadas por más de cuatro años como parte de un estudio doctoral. De igual forma, con manteles de hule se cubrió todo el contenedor y sobre él se colocaron tabiques y piedras para evitar que el viento lo levante.

Finalmente, 11 personas voluntarias del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, sensibles a la problemática, se enlistaron como voluntarias para el volteo dos veces por semana de los residuos de la composta, por lo que se elaboró un rol de participaciones para distribuir el trabajo hasta el mes de diciembre, fecha en que se estima realizar la colecta de humus.