Los manatíes de la Península de Yucatán

Benjamín Morales, investigador de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), Unidad Chetumal.

 

Durante 30 años me he dedicado a la investigación científica y la conservación de los manatíes en aguas de Quintana Roo en el Caribe mexicano (foto 1). Antes trabajé por casi una década con los lobos marinos del Mar de Cortés.

Hay muchas historias que contar, pero en esta primera entrega me enfocaré en los manatíes que hemos capturado en los últimos meses para estudiarlos. Los liberamos después de instalarles radio transmisores satelitales que nos permiten seguirlos para saber a dónde van y qué hacen. Dos de ellos son Pancho y Luna, un macho y una hembra, que nadaron desde la Florida en Estados Unidos hasta las aguas protegidas de la Península de Yucatán.

Recientemente capturamos y liberamos a seis manatíes Yolanda, Leonardo, Angie, Matilda, Yubarta y Poseidón, en la Bahía de Chetumal, reconocida como Santuario del Manatí, y a cuatro les instalamos radio transmisores satelitales, pero sus historias las abordaré en un próximo artículo.

Pancho

En noviembre pasado, las redes sociales difundieron un video de un manatí adulto tomando agua de una manguera en una marina de Cancún. Días después, entusiastas quintanarroenses de estos mamíferos subieron imágenes subacuáticas de este manatí en Puerto Juárez.

Llamaron mi atención las cicatrices y cortes en su cuerpo y aleta caudal que evidencian el daño que las propelas de embarcaciones les infligen a estas plácidas “sirenas” (foto 2). Con base en esos patrones de cicatrices se pudo comprobar que este manatí venía de la Florida, en donde ya se tenía registro fotográfico de él. Días después se volvió a observar en Isla Mujeres, en donde lo bautizaron con el nombre de Pancho.

En enero pasado, veterinarios de la Asociación Mexicana de Hábitats para la Interacción y Protección de Mamíferos Marinos y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) capturaron a Pancho de manera temporal en Isla Mujeres para evaluar su estado de salud.

El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) le instaló un transmisor satelital (fotos 3 y 4). Dado que Pancho se mueve en aguas de varias reservas marinas y parques nacionales…

Conformamos un grupo de coordinación con los directores y personal de la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (CONANP) en la Península de Yucatán. Fotos 3 y 4

Hace poco Pancho se liberó del radio transmisor satelital y lo perdimos. Lo estamos buscando para colocarle otro radio transmisor y que nos siga enseñando sobre sus hábitos de vida y sus exploraciones en las costas mexicanas, lo que nos ayudará a protegerlo mejor, a él y otros manatíes, tanto en México como en Estados Unidos.

Luna

En abril pasado, el Dr. Raúl Díaz, de la Universidad Autónoma de Yucatán, recibió fotografías de otro manatí obtenidas por pescadores en Telchac Puerto, Yucatán. Las compartí con investigadores del Proyecto Sirenia de Estados Unidos (foto 5) y resultó ser una hembra adulta de la Florida, Luna, que los colegas estadounidenses han estudiado por muchos años.

El hallazgo de Pancho y Luna en aguas del Caribe mexicano ha causado mucho interés en la comunidad científica de México y Estados Unidos. Si los dos deciden regresar a la Florida nos ayudarían a elucidar su ruta, ya sea que crucen mar abierto y aprovechen a Cuba como sitio de paso, o nadando a lo largo de la costa de Yucatán y el Golfo de México hasta Texas, para llegar a la Florida.

Me surgen muchas preguntas ¿por qué, en tan poco tiempo, dos manatíes adultos de la Florida están viajando a aguas de la Península de Yucatán?, ¿qué los motivó el invierno pasado a recorrer más de 4,500 km o a cruzar las aguas profundas y con corrientes fuertes del Canal de Yucatán?

El manatí americano tiene dos subespecies: la de la Florida y la del Caribe. Esta última habita las costas de México, Centroamérica, las islas del Caribe y llega hasta Brasil. Los estudios genéticos de los manatíes de Quintana Roo que estamos realizando en ECOSUR indican que, de tiempo en tiempo, uno que otro manatí vagabundo de la Florida llega a nuestras costas. Hay muchos interrogantes sobre la biología y comportamiento de estos nobles animales.

En ECOSUR desde 2019 estamos reforzando nuestro trabajo sobre manatíes con el apoyo de la empresa SAC-TUN. Además de los estudios de radio telemetría, hemos realizado una serie de sobrevuelos que nos permitieron contar 150 manatíes en 2020, de los cuales 11 eran madres con cría, lo que representa a una población reproductivamente sana.

Hago una atenta invitación a los pescadores, trabajadores turísticos, autoridades marítimas y sociedad en general a colaborar con este proyecto. Al parecer hay un tercer manatí de la Florida en las costas de la Península de Yucatán, su apoyo tomando fotos o videos – siempre cuidando de no alterar a estos mamíferos, guardando su distancia, cuidando su velocidad – de los manatíes que tengan cicatrices grandes en el cuerpo nos ayudarán a identificarlos. Tomen especial atención en fotografiar las cicatrices o manchas blancas que tengan. Esta información la pueden enviar a al correo bmorales@ecosur.mx o vía WhatsApp al celular 9831106448. ¡Ayúdanos a encontrar a Pancho, a Luna y posiblemente a otros visitantes más!

Agradecimientos

Este proyecto es apoyado por SAC-TUN (https://sactun.com/medio-ambiente/) y forma parte de una alianza de largo plazo de esta empresa con organizaciones de la sociedad civil, instituciones gubernamentales, académicas y de investigación, en estrecha colaboración con las comunidades locales. Es una alianza ambiental única que contribuye al conocimiento y conservación de especies y ecosistemas en el Arrecife Mesoamericano,

impulsando la investigación científica, aumentando la conciencia pública y promoviendo la participación de las comunidades en la conservación y uso sostenible de nuestros inmensos recursos naturales.

 

 

Texto publicado en:

SIPSE: https://sipse.com/novedades/los-manaties-de-la-peninsula-de-yucatan-402530.html