La tecnología al servicio de los pescadores tabasqueños en el Golfo de México

Rodimiro Ramos Reyes
Laboratorio de Análisis de Información Geográfica y Estadística
Unidad Villahermosa

Se podría pensar que las nuevas tecnologías de información y comunicación están reservadas sólo para cuestiones académicas o para especialistas en telecomunicaciones, pero lo cierto es que en todos los ámbitos de la vida cotidiana están siendo utilizadas.

Necesitamos eliminar el prejuicio de que sólo los jóvenes son aptos en el uso de la tecnología para que las personas de todas las edades aprovechen los beneficios de ellas, y sacar provecho de las ventajas de la globalización en todas las sociedades, niveles culturales y giros económicos para erradicar el analfabetismo tecnológico.

El uso de las nuevas tecnologías de comunicación e información en las tareas productivas apoyan una mayor eficiencia y desarrollo económico tanto para inversionistas como para productores y operadores, todo ello a favor de la modernización.

Como ejemplo de este gran logro social nacido a mediados del siglo pasado y que se ha consolidado en el siglo actual, está el uso de los geoposicionadores o GPS, herramienta que ya está insertada en la mayoría de los dispositivos móviles y en algunos vehículos de última generación y que sirven para la ubicación de puntos geográficos y rutas que se deseen buscar. Si antes solo se podía contar con brújulas, ahora el GPS es lo último que un navegador o explorador podría olvidar, para ir a algún destino.

Es destacable compartir el testimonio de los pescadores de la región de los ríos del estado de Tabasco, en específico de la zona de Frontera perteneciente al municipio de Centla de este mismo estado, quienes desarrollan la pesca, su actividad económica, con el uso de GPS.

En un recorrido que realizamos por esta área pudimos observar el uso de los geoposicionadores en todas las embarcaciones, desde las más pequeñas hasta las más grandes. A pesar de que parecieran un poco difícil de manejar, los pescadores cuentan con uno de los sistemas de posicionamiento global más completos y desarrollados que les ayuda a trazar sus rutas de ida y vuelta, y saber las condiciones climatológicas en las que se encuentran estos recorridos.

Para un experimentado capitán del Golfo de México, es indispensable tener esta tecnología en impecables condiciones, pues es su segunda memoria, ya que gracias a ella puede mantener información de las rutas que ha recorrido y sigue recorriendo en busca de su sustento. Además de su GPS, el capitán cuenta en su embarcación con sus radios de frecuencia alta y baja, con la alta llega a tener una cobertura radial hasta el norte del país, lo que lo mantiene en perfecta comunicación con el exterior, cuenta también con su brújula compás, la sonda de profundidad y su libreta de anotaciones, ya que cualquier cosa puede pasar y una persona de su nivel siempre debe estar preparado.

El capitán  no tiene ningún problema al utilizar estas nuevas herramientas tecnológicas y al igual que él, sus compañeros de trabajo hacen uso de ellas, sacándoles el mayor provecho posible.

En sus viajes de 15 a 20 días por el mar abierto, Castillo se siente protegido gracias a las rutas y puntos geográficos que le son proporcionados por su GPS y con ello alcanza su meta de obtener 3 toneladas de pescado por viaje.

Nota en blog Pesca y Petróleo: