La Dirección de Unidad, CEPCI y IEM ofrecieron el taller “Cultura del buen trato” en la Unidad Villahermosa

Con el objetivo de proporcionar herramientas metodológicas a la comunidad de la Unidad Villahermosa de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), se realizó el taller: “Cultura del buen trato”, el 4 de septiembre en el Centro de Aprendizaje de la unidad, con el fin de promover mediante su actuar, actitudes de buen trato con perspectiva de género, como el respeto, la tolerancia, la comprensión, la sororidad y la justicia.

La conferencia fue impartida por la Lic. en Trabajo Social Ana Ysabel Ramón de la Cruz, del Instituto Estatal de las Mujeres (IEM) del estado de Tabasco, quien inició señalando las diferencias entre rango y poder dentro de las instituciones. Así, precisó que el rango significa la posición de poder que tenemos cada uno en relación con otras personas, e hizo hincapié en señalar que todos tenemos cierto rango que se asocian a privilegios, beneficios y ventajas que la mayoría de las veces utilizamos sin ser conscientes de su poder.

Desde esta perspectiva identificó rangos diferentes a saber: social, psicológico y espiritual. El primero es dado por el estatus social que recibe una persona por tener alguna cualidad valorada y apoyada por su cultura, ej. las madres y los padres ante los hijos e hijas. El segundo tiene que ver con cómo nos vemos a nosotros mismos, o cómo hemos superado nuestros traumas de infancia. Por ejemplo, una persona que se siente bien consigo misma, tiene un rango psicológico más elevado que alguien que se siente deprimida, solitaria y que sufre mucho. Un tercer rango es el espiritual, es una sensación y actitud íntima relacionada con la cercanía que sentimos con alguna fuente de energía mayor. Va más con una actitud ética y con lo profundo que cada quien es, con su sabiduría interna, equilibrio, compasión, conciencia y creatividad.

También identificó un tipo de poder para resolver un problema, entender una actividad o aprender algo nuevo. Otro es poder con en el cual, la persona desarrolla la habilidad para trabajar con otras personas en un grupo, alcanzando lo que se proponen con el esfuerzo y trabajo de todas y todos. Finalmente, mencionó un poder interno, que podemos entender como una fuerza interna y única que existe dentro de cada persona. Las fuentes de este poder son la autoaceptación y el autorespeto.

En un tercer momento, la facilitadora señaló que el poder sobre las y los demás, es la capacidad de influir en una persona para que haga lo que otra desea, a través de la imposición, el chantaje o la manipulación. En este sentido, destacó que el ejercicio de nuestro poder debe contener siempre una autocrítica personal, es decir, ponernos en los zapatos del otro.

Como conclusión, exhortó a los presentes a generar una cultura del buen trato en la institución a través de mantener una conciencia alerta, asertiva, empática, con aprecio a uno mismo y a las/los demás, sin demeritar la dignidad de las/los demás en nuestras relaciones interpersonales.

Cabe destacar que en el desarrollo de los temas se tuvo interacción con los asistentes, permitiendo la generación de preguntas y una amplia participación de los mismos.