Informan estatus del programa de control biológico de plaga de las moscas de la fruta en mango ataulfo

José Pablo Liedo Fernández, investigador del Departamento de Agricultura, Sociedad y Ambiente de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), ofreció una conferencia de prensa a medios locales de Tapachula, Chiapas, con el propósito de dar a conocer las actividades que realiza ECOSUR para el control de la moscas de la fruta en mango ataulfo, una plaga que afecta la producción de esta especie de gran importancia económica para México.

La producción de mango es de gran relevancia para la economía mexicana, ya que se cultivan alrededor de 180,000 hectáreas, con una producción cercana a los 2 millones de toneladas. “Esto nos ubica en el cuarto lugar mundial por producción y somos, junto con la India, el primer lugar en exportación, con aproximadamente 1.2 millones de toneladas”, indicó Liedo.

Explicó que el mango es la fruta más importante de la región del Soconusco y que si no se maneja de manera adecuada la plaga de la mosca de la fruta que es la que la afecta principalmente, además de provocar pérdidas directas por agusanamiento genera otras pérdidas indirectas debido a las restricciones cuarentenarias que establecen los países importadores que están libres de esta plaga.

Señaló que a partir de esa problemática y a raíz de los resultados de investigación y el interés de los fruticultores por mejorar sus prácticas de manejo se acordó convertir el proyecto de investigación en un programa de manejo integrado de moscas de la fruta, que consiste en la la liberación de moscas estériles que evitan la reproducción de las moscas plaga.

En los últimos 3 años se han liberado 15 millones de moscas estériles por semana en un área de 15 000 hectáreas y este proceso se ha modificado con base en la dinámica de la plaga y los resultados obtenidos. En 2016 se registró el menor número de lotes larvados en comparación con años anteriores y actualmente se tiene un área de 24 mil hectáreas donde se liberan 30 millones de moscas estériles por semana.

Expresó que lo que se busca con esta estrategia es reducir el daño en el mango, y con estas liberaciones se logra una barrera biológica para la plaga, de tal modo que uno de los beneficios colaterales de este programa es la reducción del uso de insecticidas, con lo que se plantea el reto a futuro de la eliminación total de estos productos.