Humedales en Tabasco, ecosistemas esenciales para un futuro urbano sustentable

Everardo Barba Macías*
Rodimiro Ramos Reyes**
Investigador* y Técnico académico*
Departamento académico Ciencias de la Sustentabilidad, en la Unidad Villahermosa

 

Grandes civilizaciones de América Latina como las maya, inca y azteca, y las del Nilo, el Níger y Mesopotamia se han construido principalmente sobre la base de los recursos de los humedales, los cuales continúan siendo de importancia crucial para los seres humanos.

Actualmente, la mitad de la humanidad —unos 4 mil millones de personas— vive en áreas urbanas y se estima que para 2050 esa proporción alcance el 66%, en tanto las personas se muden a las ciudades en busca de trabajo, ya que en los espacios urbanos se desarrolla el 80% de la producción económica mundial. A medida que las ciudades crecen, la demanda de espacio aumenta y con ello la tendencia de invadir, degradar, rellenar y construir sobre los humedales.

Esto se observa en México, y en particular en Tabasco, que en los últimos 35 años ha sufrido una degradación ambiental acelerada, relacionada con alteraciones hidrológicas, cambio de uso de suelo —secado y relleno de humedales—, infraestructura hídrica y carretera, lo que se refleja en la pérdida de recursos bióticos, servicios ambientales y contaminación.

En la figura 1, que se presenta a continuación, el color rojo representa la pérdida de humedales en Tabasco, destacan la zona de Villahermosa y la parte oeste sobre el río Tonalá, que está en el límite con el Estado de Veracruz.

Figura 1. Cambios de los Humedales en 35 años. Fuente: Serie 1 y 6 de INEGI.

No obstante, Villahermosa, por su ubicación, entre la planicie de inundación de los ríos Grijalva y Carrizal, tiene condiciones que favorecen el establecimiento de diversos humedales, entre los que se encuentran humedales ribereños, lacustres y palustres, lo cual hace que sea una ciudad con un potencial de atributos y servicios ambientales como pocas urbes en el país.

Los humedales desempeñan un papel en numerosos fenómenos y procesos naturales. Sus recursos se pueden usar extensivamente o intensivamente para obtener productos, como pescado, forraje y otros, además de servicios, como transporte, turismo o actividades recreativas. Asimismo, tienen atributos, como la diversidad biológica, que es de gran utilidad y valor para los seres humanos, y otros beneficios que mencionamos a continuación:

Reducen las inundaciones. Los humedales actúan como esponjas gigantes que absorben las aguas de inundación. Ríos, lagunas, lagos y pantanos regulan y almacenan el agua proveniente de las fuertes lluvias. En las ciudades costeras, las marismas y los manglares funcionan como un amortiguador contra las marejadas ciclónicas (Figura 2).

Figura 2. Reguladores de las inundaciones en la planicie tabasqueña.

Reponen el agua potable a los acuíferos subterráneos. El agua de lluvia y los ríos son la fuente de casi toda el agua potable. Los humedales filtran el agua que llega a los acuíferos, ayudando a reponer este recurso. 

Filtran los desechos y mejoran la calidad del agua. El suelo rico en limo y las plantas abundantes en los humedales funcionan como filtros de agua, que absorben algunas toxinas, pesticidas agrícolas y desechos industriales. Los humedales urbanos también ayudan a tratar las aguas residuales de los hogares.

Mejoran la calidad del aire urbano. Los humedales irradian aire húmedo gracias a sus altos niveles de agua y su exuberante vida vegetal. Esto naturalmente enfría el aire en el entorno local; un alivio tanto en ciudades tropicales como en climas extremadamente secos.

Promueven el bienestar humano. Cuando se preservan como espacios verdes en las ciudades, los humedales ofrecen a los residentes un espacio para la recreación y el acceso a la diversidad de plantas y animales (Figura 3). Diversos estudios confirman que la interacción con la naturaleza reduce el estrés y mejora la salud.

Figura 3. Las formas típicas de sus raíces tienen un atractivo especial.

Permiten actividades económicas. Muchos tipos de peces se reproducen en los humedales, convirtiéndolos en refugio y zonas de pesca populares. Los humedales proporcionan juncos y hierbas para tejer, plantas medicinales y frutas; bienes valiosos para los residentes locales. Los humedales también atraen el turismo, otra fuente importante de empleos (Figura 4).

A pesar de la pérdida de humedales en la ciudad de Villahermosa, todavía existen humedales lacustres, ribereños y de pantano que brindan servicios ambientales a la ciudad, además de ser sitios emblemáticos de de la misma, como la Laguna de las Ilusiones, la cual se encuentra en el corazón de la urbe. Estos humedales contribuyen con la belleza escénica y hacen de la ciudad un lugar de esparcimiento y turismo, razón por la cual debemos conservarlos y valorarlos, pues estos humedales urbanos son necesarios para un futuro sustentable.

Figura 4. Importantes lugares para el turismo y la investigación.