Enfermedades crónicas y Covid-19, una combinación que lleva a la muerte

  • La población marginada, al estar desprovista de los recursos necesarios para enfrentar las ECNT, enfrenta mayores dificultades ante la pandemia

 

Pilar Núñez Ortega y Fátima Higuera Domínguez, Estudiantes del doctorado en Ciencias en Ecología y Desarrollo Sustentable, con orientación en Salud, Equidad y Sustentabiidad,  y Héctor Ochoa, Investigador Titular del Departamento de Salud de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR)

 

La pandemia de la Covid-19 ha expuesto la relevancia de la alta incidencia de las enfermedades crónicas que padece un alto porcentaje de personas en México y que hace que la población de nuestro país sea altamente vulnerable.

Mujeres y hombres de cualquier edad con patologías graves, como diabetes, obesidad, hipertensión, dislipidemias, que en conjunto reciben el nombre de Síndrome Metabólico (SM), corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa de la Covid-19.

Estos padecimientos, conocidos como enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), no son recientes. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud (ENSANUT), la prevalencia de estas afecciones en la población mexicana es alarmante y va en aumento. Para 2018 se identificaron casi 9 millones de personas con diabetes, 15 millones con hipertensión y 16 millones con alteración de los niveles de grasas en sangre, lo que representa un porcentaje muy alto de mexicanos y mexicanas más frágiles a las complicaciones de la Covid-19, que el resto de la población.

Las enfermedades crónicas son resultado de la interacción entre los estilos de vida de la población, como la dieta y actividad física, y factores genéticos de predisposición. En este sentido, existen estudios que han mostrado que los mexicanos tenemos una mayor predisposición genética a desarrollar todas estas alteraciones ¡ni cómo salvarnos! Asimismo, si hay algo que este virus ha mostrado, es que los estilos de vida ¡importan y mucho!, pues tienen un gran impacto en la salud. Entonces, es importante entender cómo nos afectaría una enfermedad como la Covid-19 si padecemos SM, ya que nos plantea una realidad.

Síndrome Metabólico y Covid-19

El SM se establece en un individuo a través de procesos que se llevan a cabo a lo largo de muchos años y que implican eventos fisiopatológicos característicos, principalmente un estado inmunológico inflamatorio, lo que significa que el sistema inmune de una persona se encuentra “comprometido” y “ocupado” tratando de enfrentar el SM; aunado a esto, la baja en las defensas del sistema inmune permite que el virus SARS-CoV-2 se propague mucho más rápido y desencade un proceso denominado “tormenta de citocinas”, que ocurre cuando estas proteínas, que aumentan la actividad inmune, son secretadas por las células de manera abundante, de tal modo que el sistema inmunológico no puede detenerse y las células inmunes se movilizan más allá de las partes infectadas del cuerpo y atacan tejidos sanos, devoran glóbulos rojos y blancos y dañan el hígado, generando así la gravedad de la infección en estas personas.

Es importante señalar que un alto porcentaje de la población que presenta SM, carece de un diagnóstico médico, por lo que no se saben enfermos y no se reconocen como población vulnerable. En tiempos de Covid-19 no tener un diagnóstico de obesidad, diabetes, hipertensión o dislipidemias —trastornos en sangre debido a la presencia de grasa— es como caminar a ciegas en un campo minado.

El virus afecta a las poblaciones más vulnerables

Los estados del sureste como Chiapas, Campeche, Tabasco, Quintana Roo y Yucatán son un claro ejemplo de las desigualdades en nuestro país. En dichas entidades, la obesidad y la diabetes han alcanzado cifras preocupantes que las han colocado en los primeros lugares de estas enfermedades en México.

Las ECNT se pueden presentar por múltiples causas, sin embargo, la alimentación desempeña un papel crucial. La población marginada al no tener seguridad alimentaria, es decir, carecer de acceso físico, social y económico permanente a alimentos nutritivos, seguros y en cantidades que cubran sus necesidades nutricionales son presa fácil para desarrollar ECNT.

La economía, redes de apoyo y circunstancias personales de las poblaciones marginadas no son estables para sostener las medidas de contención que se han recomendado, como trabajar desde casa, el distanciamiento social o cuarentena, el uso de cubrebocas, el lavado de manos continuo ¡hay comunidades que ni agua tienen!, tener una alimentación saludable —entiéndase que esta no tiene que ver con el precio sino con el tipo de alimento—, entre otras acciones, hacen muy difícil el control de la transmisión del virus.

Por lo anterior, podemos concluir que la población marginada la tiene difícil al estar desprovista de los recursos necesarios para enfrentar las ECNT y la pandemia de la Covid-19. Ante tal panorama urge realizar acciones que permitan contrarrestar la vulnerabilidad de la población en riesgo, tanto en salud como en el combate a la pobreza, que son los factores principales para el desarrollo de casos graves por infección del SARS-CoV-2.

 

TEXTO PUBLICADO EN: https://suplementocampus.com/enfermedades-cronicas-y-covid-19-una-combinacion-que-lleva-a-la-muerte/

Enfermedades crónicas y Covid-19, una combinación que lleva a la muerte