ECOSUR inaugura su oficina de enlace en el PCTY

El pasado 7 de diciembre, el doctor Mario González Espinosa, director general de ECOSUR, inauguró la Oficina de Enlace que El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) tendrá en el Parque Científico y Tecnológico de Yucatán (PCTY).

En la ceremonia participaron el doctor Alejandro Ramírez Loria, en representación del doctor Raúl Godoy Montañez, Secretario de Investigación, Innovación y Educación Superior de Yucatán (SIIES); el doctor Eduardo Batllori Sampedro, secretario de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (SEDUMA), representante del gobernador constitucional de Yucatán; el doctor Emilio Martínez de Velasco Aguirre, director regional sureste del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT); el doctor Felipe Sánchez Teller, director general del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) y el ingeniero Luis Martínez Villanueva, secretario ejecutivo de la Coordinadora Mexicana de Pequeños productores de Comercio Justo A. C. (CMCJ).

El doctor Alejandro Ramírez Loria se congratuló por la presencia de ECOSUR en el PCTY, porque ha sido un centro de formación para muchas personas de las instituciones locales y porque permitirá magnificar los proyectos en los que ECOSUR ya viene participando como el Proyecto Nodos Bilaterales de Innovación.

El doctor Mario González Espinosa, mencionó que este día ECOSUR establece formalmente un frente de interacción académico, tecnológica y de innovación con las instituciones que trabajan desde este parque para el bien de toda la región sursureste de México.

Recordó que la idea de que ECOSUR tuviera presencia en el parque surgió hace 4 años, cuando el doctor Godoy le hizo llegar una invitación para trabajar en temas relacionados con el aprovechamiento de la antena de la Estación Satelital ERIS, y que posteriormente el doctor Tomás González revivió el anhelo de revisar de manera importante la agricultura tradicional maya, un sistema que requiere de una mayor inversión de trabajo científico, tecnológico, y de innovación, y que a raíz de esta circunstancia se vio la posibilidad de impulsar un proyecto de transversalidad en toda la región maya, para la atención a 2.5 millones de personas en los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán, que dependen económicamente de lo que producen en la milpa en sus diferentes variantes.

Explicó que ECOSUR ha estado tratando de configurar un frente con los gobiernos de Yucatán, Quintana Roo y Campeche para trabajar en este mismo sentido y se está configurando un proyecto de largo aliento sobre agricultura tradicional maya con la participación de ocho centros de investigación de CONACYT: ECOSUR, Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), Centro de Investigaciones y Estudios en Antropología Social (CIESAS), Centro de Investigaciones en Matemáticas (CIMAT), Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ), Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y el Instituto de Ecología A. C. (INECOL).

Asimismo, indicó que un tercer tema que se trabajará desde esta oficina de enlace tiene que ver con la oceanografía física, que junto con el trabajo que se está desarrollando ya de hace tiempo con CINVESTAV en el Golfo de México, se puede unir con el trabajo de ECOSUR en el litoral Caribe y con el que la UNAM está realizando en Sisal, para que junto con personas que vienen de CICESE, CIBNOR y de CINVESTAV, desde Tamaulipas hasta Mérida, haya la posibilidad de contribuir de una manera más fuerte a esta área, que tiene muchas implicaciones no solo de carácter teórico, sino de conocimiento básico, acerca de lo que ocurre en estos litorales del sur-sureste de México.

Por último, en el evento se resaltó la colaboración que ECOSUR mantiene con la Coordinadora Mexicana de Pequeños Productores de Comercio Justo (CMCJ), desde hace algunos años y que traerá al parque.

El ingeniero Luis Martínez Villanueva, secretario ejecutivo de la CMCJ, dijo que le parece impresionante el trabajo que los centros de investigación han realizado y las instalaciones que tienen, lo que se puede lograr cuando hay una buena conjunción de actores y de programas y de proyectos. Dijo que el trabajo de la CMCJ con los productores se ha incrementado, porque hay procesos en los cuales el productor tiene que empezar a cambiar algunas cosas para ser resiliente, como empezar a crear nuevas tecnologías, nuevos procesos para mejorar lo tradicional, y que ayuden a que la familia siga siendo el eje principal de las mejoras.

Sobre su colaboración con ECOSUR dijo que han empezado a trabajar con investigaciones que van encaminadas a lograr que la vida en el campo sea sostenible y que la economía familiar no dependa de un solo producto, sino que pueda generar una cierta gama de procesos y productos, para que no se vean obligados a emigrar, y que por otro lado se buscan estrategias para que el cambio climático afecte menos a este grupo de productores; para lo que se requiere de tecnologías, razón por la que han estado acelerando su colaboración con ECOSUR y con la Universidad Autónoma Chapingo y buscan ampliarla a otros centros, para llevar la investigación que se genera en estos espacios académicos a los grupos de pequeños productores, para que experimenten con ella y la adapten a sus condiciones de vida.

Expuso la necesidad y la oportunidad de que en México consumamos productos de excelente calidad que han ganado reconocimiento por su excelencia a escala nacional e internacional y detrás de los cuales se encuentran organizaciones sociales que se han transformado en empresas sociales, algunas con más de 33 años de experiencia, como la Unión de Comunidades Indígenas de la Región del Istmo de Tehuantepec (UCIRI), fundadora del comercio justo e impulsora de la producción orgánica del país. Explicó que son procesos que poco a poco van marcando hitos en México a nivel de mercado y que CMCJ está trabajando además de café, con miel, cítricos en jugo, y otros.

Por último, la doctora Cristina Guerrero Jiménez, directora de Vinculación de ECOSUR, mencionó que el establecimiento de la Oficina de ECOSUR, llevará a la institución al parque, con toda su capacidad institucional, pues personal de sus cinco unidades: Tapachula, Campeche, San Cristóbal de Las Casas, Villahermosa y Chetumal colaborará con algunos proyectos que ya se están desarrollando en el PCTY.

Explicó que ECOSUR tiene una riqueza enorme que quiere compartir con las personas que se encuentran en el parque, además de un reto enorme que es llevar el movimiento a favor del desarrollo de la ciencia y la tecnología, que se ha generado en la Península de Yucatán con la conjunción de varios actores, hacia los estados donde ECOSUR tiene presencia.

“Eso es parte de lo que queremos hacer, conectar al Parque con varios procesos que se están llevando a cabo en esos otros estados para estar en posibilidad de generar movimiento regional como sursureste”, señaló.

Asimismo, mencionó que solamente mediante las sinergias como las del PCTY se podrán llevar a cabo procesos que produzcan cambios.

La oficina de ECOSUR contará con una persona de enlace en el PCTY, quien compartirá las propuestas de las instancias presentes en dicho espacio al interior de la institución.

Desde que en 1973 CONACYT, el Gobierno del Estado de Chiapas y la UNAM impulsaron la creación del Centro de Investigaciones Ecológicas del Sureste (CIES), desde 1996 que se abrió la Unidad Campeche, ECOSUR no había tenido un acontecimiento fundacional, como el acontecido este pasado 7 de diciembre de 2017.

La Oficina de Enlace buscará proveer facilidades para investigación, transferencia de tecnología, difusión científica y vinculación de ECOSUR en la Península de Yucatán, así como establecer sinergias con las instituciones académicas y empresas instaladas en el Parque, y estimular la captación de estudiantes para los programas de posgrado de la institución.