Discuten expertos sobre comercio sustentable y conservación de las tarántulas mexicanas

La Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) reunió a 40 expertos de Canadá, Estados Unidos y México, y a miembros de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), en el Taller trinacional sobre comercio de tarántulas y aplicación de la legislación pertinente, para discutir el comercio sustentable y conservación de 16 especies de tarántulas mexicanas listadas en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Algunos de los expertos invitados a la reunión, realizada del 27 de febrero al 3 de marzo, fueron Yann Hénaut, de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), Jorge Mendoza, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Stuart Longhorn (Reino Unido) y Rick West (Canadá), además estuvieron presentes responsables de UMAs, representantes de la CONABIO, SEMARNAT, vendedores, productores y representantes de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá.

Durante el taller se informó que en México las tarántulas del género Brachypelma están en peligro, en particular las especies de la costa del Pacifico, por diferentes razones ligadas a cambio de uso del suelo, eventos climáticos mayores, y el desconocimiento de los humanos que las eliminan sin saber que no son peligrosas. Sin embargo, se indicó que el principal peligro para la sobrevivencia de esas especies es el tráfico, ya que ciertos ejemplares se logran vender en miles de pesos y por lo tanto miles de tarántulas son extraídas ilegalmente cada año de su medio ambiente para ser enviadas a países donde las usan como mascotas, por lo que ciertas especies ya casi no se encuentran en sus áreas naturales.

Brachypelma hamorii

Los expertos coincidieron que una estrategia para luchar contra el tráfico y la alarmante caída poblacional de las tarántulas es producir legalmente y de manera sustentable esos organismos para su venta y realizar reintroducciones a su ambiente, aunque reconocieron que en México ya existen varias UMAs (Unidad de Manejo Ambiental) como “Tarántulas de México”, Aracneé, y Tarántulas Cancún, en las que colaboran personas apasionadas de estos organismos, quienes participan en su conservación con acciones de educación ambiental.

Con la producción legal de tarántulas para su exportación, los expertos evaluaron la posibilidad de crear más UMAs en comunidades con rezagos sociales como una alternativa para el desarrollo sustentable, la educación ambiental y la conservación de la biodiversidad.

Yann Hénaut informó que en la actualidad de 11 mil a 14 mil tarántulas son producidas y exportadas legalmente a Estados Unidos y Canadá, cada año, lo cual es un arma en contra del tráfico, ya que permite bajar la proporción de tarántulas traficadas y argumentar a favor de un comercio en pro de su conservación. Asimismo que las tarántulas son organismos longevos que son atractivos para los compradores cuando alcanzan un buen tamaño, lo cual ocurre cuando alcanzan 7 años o más.

“El comercio legal consiste en producir y exportar juveniles pequeños, de uno o dos años, con precio bajo comparando con los adultos grandes y con precio alto que los cazadores furtivos de tarántulas y sus distribuidores suelen ofrecer. Los animales son vendidos de 50 a 250 pesos por los cazadores furtivos a traficantes y terminan siendo vendidos en el mercado internacional hasta por 425 dólares (8 mil pesos) para las especies más cotizadas”, explicó.

Argumentó que es necesario lograr mejores controles para regular el mercado ilegal y evitar el saqueo de las poblaciones naturales de tarántulas, porque aunque esos organismos son originarios de México, los productores norteamericanos, canadienses y europeos son los mayores distribuidores de un mercado en crecimiento fuerte a escala mundial, pero en muchas ocasiones usando reproductores extraídos ilegalmente,y citó que por ejemplo, Canadá produce y exporta 14 especies de esas tarántulas, mientras México exporta solamente 6.

Durante el taller se presentó una guía de identificación de tarántulas para apoyar a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y sus homólogos de Canadá y Estados Unidos en el tráfico de estas especies.

La información presentada en torno a las investigaciones realizadas por las científicas y científicos expertos en tarántulas sirvió de base para evaluar la situación y los retos del estado de conservación de cada una de las 14 especies mexicanas de Brachypelma, y permitirá a los expertos del UICN clasificar a las tarántulas dentro de la lista roja de especies amenazadas. En tanto el CCA editó un video para informar acerca de comercio y conservación de tarántulas mexicanas.

Expertos de Canadá, Estados Unidos y México en el Taller trinacional sobre comercio de tarántulas y aplicación de la legislación pertinente