Día internacional de Protección Civil y tornados

En el marco del día internacional de Protección Civil, el 1 de marzo se realizó en el Centro de Convenciones el Carmen en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, el primer foro de Prevención y reducción de riesgos ante los desastres en San Cristóbal, y en donde uno de los ejes temáticos fue el de los tornados, el cual estuvo a cargo del doctor Jesús Macías Medrano con la ponencia “Estudios de tornados para reducir daño a la población” y del licenciado Juan Carlos Velasco Santos, técnico del Departamento de Sociedad y Cultura de ECOSUR, con la presentación “La presencia de tornados en SCLC y sus efectos colaterales”.

En su participación Velasco Santos expuso la problemática local con respecto a la morfología y las características que acompañan a estos fenómenos. También abordó los efectos y daños que ocasionan la presencia de tornados en la población, así como en la infraestructura urbana de la ciudad, explicando las trayectorias y las zonas más vulnerables de ocurrencia.

La presencia de tornados o culebras en San Cristóbal de Las Casas ha aumentado de manera preocupante en los últimos siete años, debido a la tala de árboles, la invasión de humedales y el uso excesivo de cemento en la construcción. Los barrios más afectados han sido: la colonia 14 de Septiembre, el barrio de Mexicanos, El Cerrillo, Cuxtitali, La Merced y la zona Centro.

Este fenómeno natural se ha podido documentar en San Cristóbal desde 1735, la culebra (como se le conoce a los tornados en la ciudad) no es más que una nube de forma horizontal, de color gris oscuro de la cual se desprende un embudo de aire (también llamado vórtice o chimenea) en forma vertical, cuyo extremo más angosto toca la superficie de la tierra.

En los estudio realizados por Velasco Santos en los últimos siete años, en particular los últimos tres años ha visto cómo se ha incrementado, este fenómeno con mayor potencia y frecuencia; de acuerdo a Velasco Santos en el período 2011, 2012, 2013, 2014 , 2015 y 2016 ocurrieron 12 eventos; el mayor número de ellos se presentó en el año 2014 con un 33%; seguido por el año 2012 con un 25% y en 2015 con un 17%; en un menor número durante los 2011, 2013 y 2016 con un 8% respectivamente, de los más documentados el que mayor afectaciones tuvo fue el del 6 de agosto 2014 donde los daños y pérdidas fueron muy evidentes.

Los tornados o culebras se han observado que ocurren cuando hay calentamiento intenso en la temperatura de la superficie de la tierra durante el día, debido a la radiación solar que favorece el fenómeno de convección (transferencia de calor), siempre aunado al aire frío y la generación de nubosidad repentina en una parte del cielo, cubierto de nube gris y oscura, son elementos asociados al embudo o cuerda en forma vertical.

Es importante que la población tome en cuenta algunas señales de advertencia de la presencia de estos fenómenos naturales como son la nube gris oscura, fuertes vientos, lluvias y granizo, elementos que son indicativos para que la población se resguarde, pues el valle de Jovel –San Cristóbal- reúne las características para que estos fenómenos se sigan repitiendo; las causas pueden ser varias: la invasión de espacios que antes eran humedales, la construcción de casas con techos de cemento o bien de láminas, el concreto de las calles lo cual también incrementa el calor ya que impide la filtración del agua de lluvia, la destrucción de la masa forestal, el uso de los combustibles fósiles y la devastación de los cerros que jugaban un papel de muro de contención para las corrientes de aire y hoy han sido devastados alrededor del valle generando las condiciones para que se desarrolle los tornados, haciendo más vulnerables a la población en general.