Conversan sobre la violencia en instituciones de educación superior

El grupo académico de Estudios de Género, de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), llevó a cabo la séptima sesión de su seminario en coordinación con la Red de Posgrados de San Cristóbal de Las Casas, con el conversatorio “Violencias en las Instituciones de Educación Superior en México”, a cargo de Florencia Peña Saint Martin, profesora e investigadora de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), el pasado 13 de diciembre en San Cristóbal de Las Casas.

Peña Saint Martin conversó sobre las violencias que enfrentan las y los estudiantes en las instituciones de educación superior en México. Explicó que la violencia es una cuestión de fuerza o poder que se dirige hacia sí mismo u otras personas, incluyendo grupos y comunidades, basándose en funciones complementarias como docente-estudiante. Refirió que existen diferentes formas de violencia, como el acoso y el hostigamiento sexual, que ejercen profesores contra las y los estudiantes; la violencia psicológica, que permea las universidades de manera casi desapercibida pues las víctimas y las personas que son testigos prefieren guardar silencio y no denunciar, hecho que propicia que esta grave problemática se mantenga y se siga reproduciendo es estos espacios. Asimismo indicó que es importante reconocer toda clase de violencia, ante lo cual, todas las instituciones deben tener una respuesta seria, responsable y preventiva.

Sostuvo que las violencias no solo están presentes en espacios educativos sino que también en otras instituciones, el mobbing o acoso laboral ocurre en espacios de trabajo donde los blancos son personas empleadas las cuales son agredidas, acosadas y hostigadas, de manera deliberada y concertada, sistemática y recurrente, prolongada en el tiempo. Todo ello genera que la persona agredida sufra rechazo en su entorno laboral y provoca que sea expulsada o aislada de su entorno laboral, logrando que su sola presencia moleste o que no tenga derecho a opinar o que no tenga valor lo que diga, es decir, que a través de una comunicación hostil, cruel y deshonesta son sometidos a una tortura psicológica.

Tanto en los espacios educativos, como en los laborales, los grupos que agreden lo hacen porque sienten una amenaza a sus intereses. Muchas veces las personas violentadas, son personas honestas que están en contextos corruptos o son aquellas que se atreven a señalar los errores de quienes ostentan el poder. El mobbing conlleva a ocultamiento del fraude o de poder por parte de los grupos que lo perpetran y también se presenta en los barrios, ciudades, en las organizaciones de la sociedad civil, en los sindicatos, en los partidos políticos. También es usado por los medios de comunicación y se hace presente hasta en las asociaciones que luchan por los derechos humanos.

Para concluir, Peña Saint Martin mencionó que en respuesta a este fenónemo, las instituciones educativas y de otra índole han diseñado protocolos de prevención como respuesta para erradicar la violencia, acoso o cualquier otro tipo de abuso que se presente, y que es importante contar con estos instrumentos y concientizar sobre sus riesgos y daños para reducirlo y erradicarlo. Destacó que en las instituciones educativas, como universidades y posgrados se sabe que existen docentes maltratadores, que agreden, denigran y violentan a las y los estudiantes, quienes en muchos casos no saben qué hacer o a qué instancia acudir.

Las instituciones que son responsables deben crear protocolos preventivos, los cuales son importantes, aunque no suficientes en muchos casos, concluyó.

Por Nelly Tomas Bamaca, becaria del programa Jóvenes Construyendo el Futuro en el grupo académico Estudios de Género y aceptada en el programa de Maestría de ECOSUR para la generación 2020-2022.

Fotos: Abraham Mena