Conservación de las aves a través del ecoturismo y la participación comunitaria en Madresal

La conservación de la biodiversidad y el bienestar de las poblaciones locales fueron las temáticas de la tesis de maestría “Conservación de las aves basada en el ecoturismo y la participación comunitaria en El Madresal, Chiapas” de Mireya Carrillo García, que dirigió Paula Enríquez Rocha, investigadora de El Colegio De La Frontera Sur (ECOSUR).

Uno de los principales aportes de esta investigación fue la identificación de las capacidades comunitarias para la gestión del aviturismo, de la cooperativa que conforma el centro ecoturístico El Madresal, ubicado en la Costa de Chiapas.

La egresada de la maestría en Ciencias en Recursos Naturales y Desarrollo Rural de ECOSUR construyó 19 indicadores, en conjunto con las personas de la cooperativa, en relación con los ejes natural, social, humano, físico y financiero. Identificaron que 8 indicadores se encuentran en un nivel de desarrollo alto, 7 en nivel medio y 4 en nivel bajo.

Entre las capacidades que tiene la cooperativa sobresalen la notable riqueza y abundancia de aves —128 especies— atractivas para los turistas, la buena organización del centro ecoturístico, las relaciones que mantienen con agentes externos, la integración de las mujeres y adultos mayores al trabajo, los conocimientos tradicionales que poseen sus integrantes, las oportunidades de empleos que genera para la comunidad, los recursos económicos para la reinversión y la calidad de la infraestructura para ofrecer el servicio de alimentación y hospedaje.

Desde la perspectiva de la egresada de Ecosur, estos indicadores sugieren que Madresal tiene potencial para el aviturismo si se solucionan de forma prioritaria necesidades como la capacitación para la observación de aves y la compra de equipo para ofrecer un servicio adecuado.

A la par del trabajo con las personas de la cooperativa, la egresada de la maestría en Ciencias en Recursos Naturales y Desarrollo Rural de ECOSUR realizó un estudio de la diversidad de aves en el sitio turístico donde registró 128 especies —47.25% también presentes en la Reserva de la Biosfera la Encrucijada—, en 42 familias, las mejores representadas son las garzas con 12 especies, y los halcones y águilas con 9. En la duna costera se registraron 51 especies, 68 en el estero y 86 en la laguna. 91 son residentes, 37 migratorias y 5 son endémicas de México. Sobresalen especies que por su color y tamaño pueden resultar llamativas para los observadores de aves no expertos y otras 35 especies de interés para los observadores expertos, algunas de las cuales están en categoría de riesgo, son poco comunes, raras o endémicas.

La tesis enfatiza que por lo anterior, en El Madresal se puede impulsar el aviturismo, como una iniciativa de manejo participativo de los recursos naturales que puede generar oportunidades para la población local y promover la conservación de las aves y sus hábitats, los humedales en la costa de Chiapas.

Cabe destacar que el ejido Manuel Ávila Camacho, en Tonalá, donde se encuentra el centro ecoturístico El Madresal, forma parte del Sitio Ramsar Sistema Estuarino Boca del Cielo, lo que significa que estos humedales están protegidos a nivel internacional, por la diversidad biológica que albergan y por los servicios ecosistémicos que brindan a la humanidad.

La egresada de ECOSUR compartió los resultados de su investigación a la comunidad para orientar sus decisiones sobre el manejo de los recursos naturales y diversificar su oferta turística con el aviturismo, asímismo realizó una guía de aves de El Madresal que los habitantes ya utilizan en sus recorridos turísticos.

 

Fotografías: Mireya Carrillo García

mireya