Cambios en el uso de suelo pueden llevar a la pérdida de poblaciones de mamíferos

En el estudio Influencias de los cambios a largo plazo en la cobertura del suelo en poblaciones de mamíferos: un estudio de caso en México, los académicos del Departamento de Conservación de la Biodiversidad de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) Consuelo Lorenzo, Eugenia Sántiz, Jorge Bolaños y Darío Navarrete, demuestran que la pérdida de cobertura vegetal en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, México, ha provocado el descenso general en la densidad poblacional de la liebre de Tehuantepec (Lepus flavigularis) y el conejo castellano (Sylvilagus floridanus), siendo más drástico en la primera especie; en cambio, permanece estable en sus depredadores carnívoros, la zorra gris (Urocyon cinereoargenteus) y el coyote (Canis latrans).

La liebre de Tehuantepec está considerada en peligro a escala internacional de acuerdo a la lista roja de la Unión Nacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

Liebre de Tehuantepec (Lepus flavigularis),
Montecillo Santa Cruz, Oaxaca. Foto: Randall Babb
Coyote (Canis latrans), Montecillo Santa Cruz, Oaxaca. Foto: Randall Babb

Mediante el estudio, publicado el pasado 27 de junio en la Revista Internacional de Conservación Oryx, los autores identificaron los cambios en la cobertura vegetal y uso de suelo en la parte sur del Istmo de Tehuantepec en Oaxaca, México, a través del análisis de imágenes de satélite de 2001 y 2014; y observaron que en respuesta a estos cambios hubo fluctuaciones en la densidad poblacional de especies de mamíferos desde los años 2001 al 2016.

Advirtieron que a lo largo de 16 años los tipos de uso de suelo –zonas quemadas, asentamientos humanos, agricultura estacional– aumentaron su superficie, caso contrario a las coberturas vegetales –sabanas, selva baja caducifolia, vegetación secundaria y pastizales– que disminuyeron.

Incendio, Montecillo Santa Cruz, Oaxaca. Foto: Jorge Bolaños

Indican que las principales causas de los cambios en la cobertura vegetal y el uso de suelo son el crecimiento de la población humana –lo que aumenta la demanda de espacio para la vivienda y la producción de alimentos–, así como una mala gestión agrícola, en particular, respecto a la cría de ganado y la quema no controlada de pastizales para promover nuevo crecimiento de pastos para el ganado.

Cultivo de sandia, Montecillo Santa Cruz, Oaxaca. Foto: Eugenia Santiz

La conclusión del estudio es que el cambio de uso de suelo ha llevado a la reducción, degradación y la fragmentación del hábitat afectando directamente la cobertura de la vegetación, así como la disponibilidad de alimento para animales silvestres.

A partir de sus hallazgos, los académicos recomiendan a las autoridades correspondientes el establecimiento de una reserva ecológica comunal en el área de estudio para implementar estrategias de manejo apropiadas para las comunidades de pastizales y desarrollar un programa de reproducción en semicautiverio para conservar a la liebre de Tehuantepec, la especie más amenazada en la región.


Lorenzo, C., E. C. Sántiz, J. Bolaños-Citalán and D. Navarrete-Gutiérrez. 2017. Influences of long-term changes in land cover on mammal populations: an example from Mexico. Oryx: https://doi.org/10.1017/S0030605317000485

English version. Changes in land use may lead to loss of mammal populations