Realizan foro internacional para promover los derechos humanos en los municipios fronterizos del sur

El 30 y 31 de agosto se realizó el Foro Internacional: El Municipio y los Derechos Humanos, en el Auditorio Jesús Reyes Heroles de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), en la Ciudad de México, con el objetivo de intercambiar experiencias nacionales e internacionales en el avance del goce y ejercicio de los derechos humanos en municipios y ciudades, y celebrar la Firma del Acuerdo del “Proyecto Piloto: Municipios Fronterizos de Derechos Humanos”.

El foro fue organizado por el Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (INAFED), la Agencia de Cooperación Alemana al Desarrollo (GIZ), la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), la Coordinación para la Atención General de la Frontera Sur y el Proyecto Multidisciplinario y Transversal (MT) “Miradas sobre la Vulnerabilidad en el sureste de México”, de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR).

Mario González Espinosa, director general de ECOSUR, señaló que como parte del Sistema de Centros Públicos de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), ECOSUR ha trabajado desde su formación, en 1974, en la investigación de problemas del desarrollo en la región del sur-sureste de México y que desde sus cinco unidades regionales, ubicadas en los cuatro estados de la frontera sur de México, teniendo como misión vincular al país con Centroamérica y El Caribe, la institución aporta experiencias valiosas a procesos con la sociedad en general, el sector gubernamental, las organizaciones de la sociedad civil y otros actores.

González Espinosa resaltó la importancia de este foro para ECOSUR por abordar el tema de derechos humanos y la promoción de modelos alternativos de mercado menos ligados al modelo tradicional del desarrollo y más en armonía con los semejantes, con la alimentación sana, con el cuidado del ambiente.

“¿Cómo podemos contribuir a que en el largo plazo los derechos humanos pasen de una cuestión sensu stricto a proyectos más amplios? Por ejemplo, en términos metodológicos, ECOSUR podría aportar al trabajo de seguimiento y evaluación de los proyectos”, expresó el director de ECOSUR.

Para González Espinosa, en conjunto con la sociedad y las instancias involucradas en este proyecto, la región de la frontera sur del país podría contribuir a crear un laboratorio de integración que empuje una opción de desarrollo de la sociedad mexicana que todavía no tiene un lugar en el resto del país.

Ricardo Sepúlveda Iguíniz, director general de Política Pública de Derechos Humanos de la SEGOB, reconoció la gran riqueza del diálogo y del intercambio de experiencias que se tuvieron durante el foro y agradeció a las instituciones organizadoras, así como a las y los presidentes municipales asistentes, quienes aportaron sus experiencias y su visión desde otros países y desde México.

Sepúlveda Iguíniz destacó la trascendencia del “Proyecto Piloto: Municipios Fronterizos de Derechos Humanos”, por la oportunidad que significa poner el tema de los derechos humanos en el centro de la colaboración para convertir a los municipios de la frontera sur en espacios de diálogo, armonía, tolerancia y desarrollo.

Instó a seguir enriqueciendo el proyecto con base a las realidades que viven los presidentes municipales, con el compromiso de la SEGOB y de las autoridades municipales para llevar a buen término este proyecto; así como buscar que tenga  continuidad y pueda ser puesto en marcha en los municipios de otras regiones como Puebla, Hidalgo o la zona norte de México.

Karen Aspuro Juárez, en representación de Peter Luhmann, director residente de la GIZ, mencionó que existen muchas experiencias internacionales y locales, con amplia complejidad, pero que pequeñas acciones pueden cambiar la realidad, por lo que la Cooperación Alemana impulsa el trabajo multiactor y multinivel para contribuir a la buena gobernanza.

Juan Carlos Orellana García, presidente municipal de Tuxtla Chico, mencionó que el municipio que administra es lugar de intercambio comercial y de turismo, y que hablar de derechos humanos, para él representa mejoría en la calidad de vida de los habitantes de la frontera y para las personas que vienen de afuera.

Crescencio Jiménez Núñez, director general de la Coordinación para la Atención General de la Frontera Sur, agradeció a ECOSUR su colaboración y reafirmó su compromiso para cumplir con los proyectos que su Coordinación lleva a cabo en la frontera sur de México. Mencionó que son los presidentes municipales los primeros servidores públicos que deben atender el tema migratorio, el cual representa un reto mayor, considerando la situación que está viviendo Estados Unidos, ya que las poblaciones migrantes se están quedando en esta región, por lo que es necesario contar con mecanismos que permitan tener una frontera sur próspera y segura, con la colaboración de los tres órdenes de gobierno, en conjunto con la sociedad civil organizada.

El embajador Agustín García López, director ejecutivo de la AMEXCID, destacó el marco conceptual que aportó la academia a este evento. Asimismo, opinó que este es un proyecto emblemático porque se está trabajando en colaboración con un país que respeta los derechos humanos, como lo es Alemania.

Para García López, el contar con ciudades de derechos humanos es una idea visionaria que permitirá tener un planteamiento holístico, donde no sólo se atiendan los derechos humanos de sus propios habitantes, sino de las personas que se encuentran en situación de migración, y destacó la importancia de focalizarlo en una frontera, como lo es la frontera sur.

 

Relacionados con la nota: Cristina Guerrero, Dirección de Vinculación