Factores clave del escalamiento

El escalamiento de la agroecología es multidimensional, como resultado de la convergencia de múltiples factores. Nosotros identificamos ocho factores que se presentaron en todos o en la mayoría de los casos emblemáticos analizados, los cuales parecen haber sido claves para el escalamiento:

 

Crisis que fomentan la búsqueda de alternativas

Los impactos negativos del modelo de desarrollo agrícola se observaron en cada uno de los casos, sin embargo, hubo características específicas de cada contexto que sirvieron como escenario favorable para el comienzo del proceso de transformación. Pero casi siempre, un estado de crisis fue la condición que motivó el cambio, aunque insuficiente por sí solo, por lo que fue absolutamente necesario que múltiples factores interactuaran para desencadenar el proceso de transformación.

 

Organización social y procesos sociales

La organización social es el medio cultural sobre el cual crece la agroecología, y las metodologías de proceso social aceleran este crecimiento. La experiencia de los movimientos sociales rurales, así como las organizaciones campesinas indican que el grado de organización (llamado “organicidad” por los movimientos sociales), y la forma en que las metodologías sociales horizontales basadas en el protagonismo campesino son utilizadas para construir procesos sociales colectivamente, son factores claves en la masificación y el escalamiento de la agroecología.

 

Prácticas agroecológicas efectivas

Las prácticas agroecológicas se basan en principios, no en recetas. La reducción de los insumos químicos (vía manejo integrado de plagas, manejo integrado de fertilidad del suelo, etc.) y la sustitución de insumos (pesticidas orgánicos, biofertilizantes) pueden ser importantes pasos iniciales en la transición hacía sistemas agroecológicos. Esto es lo que Gliessman llama nivel 2 de sustitución de prácticas convencionales por prácticas agroecológicas. Sin embargo, una transición agroecológica más profunda requiere lo que él llama nivel 3: enfocarse en la integración de los elementos del agroecosistema, la creación o el fortalecimiento de un mecanismo autónomo que permita mantener la fertilidad del suelo, regulación de hierbas y plagas, así como una complementariedad y sinergia en el uso del espacio, los nutrientes, agua y luz solar. Las prácticas agroecológicas se basan en el mantenimiento de la vida en el suelo, el mejoramiento de la agrobiodiversidad (como la integración de cultivos, bosques y ganado), y el rediseño de la finca y el paisaje (policultivos, conservación del suelo, conservación del bosque o de los parches de habitat natural).

 

Procesos constructivistas de enseñanza-aprendizaje

Los movimientos que han logrado el escalamiento horizontal de la agroecología comparten principios básicos en sus procesos de enseñanza-aprendizaje, se destacan dos: 1) la agroecología se basa en conocimiento tradicional/local/contemporáneo-popular, y 2) promueve la autonomía de las personas. En todos los casos, nosotros identificamos un fuerte componente en las prácticas tradicionales y locales, especialmente en el rescate de variedades de semillas nativas y de razas de animales; y aún más importante, una concepción holística del ambiente. Estos principios se expresan predominantemente a través de métodos pedagógicos constructivistas y horizontales, aunque también hay aspectos del conductismo.

Los procesos de enseñanza-aprendizaje en los casos de estudio son holísticos en dos sentidos. Primero, ellos y ellas incluyen componentes espirituales/emocionales/ideológicos a través de la formación técnica. Segundo, los programas educativos incluyen procesos para el análisis sistemático de macro niveles socioeconómicos, culturales y de contextos políticos.

 

Discurso movilizador

En todas las experiencias, el uso de un discurso movilizador ha sido eficaz, ya que ha hecho que los participantes en los movimientos se sienten motivados, que se opongan al sistema agroindustrial y que vean la agroecología como el camino a seguir, ya que representa la alternativa a los efectos nocivos producidos por la revolución verde. Esto ha sido posible porque se ha reconocido el valor de los campesinos e indígenas, con discursos que se basan en principios y valores cultural, espiritual y contextualmente apropiados.

 

Aliados externos

Los aliados externos brindan una variedad de recursos y apoyo a los procesos de escalamiento, ya sea material, en fondos, moral en forma de legitimidad ante la sociedad, socio-organizacional a través de apoyo organizativo, o humano en forma de conocimiento, habilidades y voluntarios. Los recursos provienen de diferentes áreas, desde el gobierno, medios de comunicación, academia, partidos políticos, instituciones religiosas u ONG.

Sin embargo, la relación entre las organizaciones campesinas y los aliados externos camina por una fina línea entre el mantenimiento de procesos autónomos y socialmente genuinos, o la creación de dependencias que dificultan a largo plazo llegar a transformaciones profundas.

 

Mercados favorables a la agroecología

La configuración de mercados y arreglos comerciales alternativos en apoyo a la agroecología ha ocurrido a diferentes escalas e involucrado diferentes articulaciones sociales, desde lo local hasta lo internacional.

Los múltiples mecanismos de mercado usados para fortalecer los movimientos agroecológicos corresponden a la necesidad de innovación social adaptada a diferentes situaciones y retos. Aunque cuestionamos si las redes alimentarias alternativas son una condición necesaria, ciertamente reconocemos que las condiciones del mercado pueden determinar el ritmo en que la agroecología va escalando. Además, existen estrategias de mercado menos visibles que contribuyen al sustento de los campesinos productores a nivel local y regional (CSM 2016). Los casos que estudiamos nos llevan a sugerir que el potencial transformador aumenta cuando el mercado es tomado como una esfera de acción socio-política. Este proceso no depende necesariamente de la intervención estatal, aunque los movimientos sociales creados alrededor de estas estrategias de mercado pueden actuar como fuerzas de incidencia sobre las prácticas estatales y las políticas públicas.

De esta forma, los mecanismos de mercado pueden ser diseñados para fortalecer los movimientos sociales, sin ser la fuerza motriz del proceso. Los mercados no han sido un factor indispensable para el incremento de la producción agroecológica. Las sinergias con los mercados surgen con la conformación de redes particulares con valores sociales o ambientales justos como elementos de vinculación.

 

Políticas favorables y oportunidades políticas

Las políticas, incluyendo las iniciativas de los sectores privado y público, pueden complementar y mejorar los esfuerzos de grupos involucrados en procesos de escalamiento vertical y horizontal de la agroecología. Las políticas son relevantes para el apoyo de la agroecología, sobre todo cuando implican una reformulación de las políticas que normalmente son de apoyo a la reproducción del modelo agroindustrial basado en los monocultivos y paquetes agroquímicos; hacia aquellas que reconocen la necesidad de apoyar otros caminos basados en los principios agroecológicos y son dirigidos al sector campesino.

No hay una política en particular que pueda ser identificada como único para lograr el éxito, sino que es a través de la combinación de varias políticas complementarias que se pueden abordar los diversos temas en juego a la hora de hablar sobre la transformación de los sistemas agroalimentarios. Las políticas contribuyen cuando los procesos de escalamiento ya han comenzado a fortalecer las dinámicas particulares iniciadas por los movimientos sociales. Esto sucede cuando las políticas son el resultado de las conquistas de la lucha de los movimientos sociales.

 

Referencias:

Altieri, M. A. (2000). Agroecology: principles and strategies for designing sustainable farming systems. Agroecology in action.

Civil Society Mechanism (CSM). (2016). “Connecting Smallholders to Markets. An Analytical Guide.” Committee on World Food Security (CFS-FAO), Hands on the Land. http://www.csm4cfs.org/working-groups/connecting-smallholders-to-markets/

Gliessman, S. R. (2014). Agroecology: The Ecology of Sustainable Food Systems. 3rd ed. USA: CRC Press.

Parmentier, S. (2014). Scaling-up agroecological approaches: what, why and how? Oxfam-Solidarity, Belgium. 92 pp.

Perfecto, I., Vandermeer, J., Wright., A. (2009). Nature’s Matrix: Linking Agriculture, Conservation and Food Sovereignty. Routledge.

Rosset, P.M., Altieri, M.A. (1997). Agroecology versus input substitution: a fundamental contradiction of sustainable agriculture. Society & Natural Resources, 10(3):283-295.