Realizan en el Senado Primer Foro por el Derecho a la Partería en México

El 14 de marzo, en la Sala de Comparecencia 1 del Senado de la República se llevó a cabo el 1er Foro por el Derecho a la Partería en México, por iniciativa de la senadora Martha Tagle y el Colectivo Tequio Materno, en el que participó Georgina Sánchez Ramírez, investigadora del Departamento de Salud de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), con el tema “Los Retos para el ejercicio de la profesión y la transformación de las maternidades”.

Este foro se conformó por tres mesas de trabajo en las que se tuvieron testimonios de madres del Colectivo Tequio Materno, con las que se dejó constancia de la inminente necesidad de incorporar a la partería como una opción de atención al embarazo, parto y puerperio de bajo riesgo, dentro de la oferta de servicios de la Salud Pública en México.

Con ello, se indicó, se coadyuva al descenso de cesáreas innecesarias, malos tratos en el parto –que llega a casos extremos de violación de derechos humanos– y muertes maternas; lo cual puede además mejorar considerablemente la salud materna en el país y fomentar la crianza amorosa, disminuir costos de atención al dejar de medicalizar el parto, devolviéndole su carácter natural y donde las protagonistas principales sean las mujeres que dan a luz.

Las madres organizadoras del Colectivo Tequio Materno destacaron que es necesario el aprecio por la labor de las parteras, para que tengan un trato digno, así como la necesidad de un modelo de partería que sea humanizado, generoso y respetuoso con madres y bebés.

Instaron a que el sistema de Salud Pública integre esta labor para que toda mujer y su bebé, sin importar su origen, condición económica o social, puedan tener acceso a un servicio de salud digno en Casas de Parto que brinden seguridad, intimidad y respeto de espacios y tiempos.

Invitaron a la sociedad a “conjuntar voluntades para que sean realidades”, para que exista congruencia entre el discurso institucional y entre lo que se practica en el día a día, para que la partería se integre dentro del sistema de salud pública, pero también se conserve dentro de nuestros sistemas sociales. “La partera forma parte de un engranaje de cohesión social que tanta falta nos hace en estos tiempos”, expresaron.

Por ello, indicaron que es necesario establecer un marco de profesionalización de las parteras, que permita que ellas sean incluidas en las tomas de decisiones, respetando a las que ya han estado ejerciendo durante tantos años con sus saberes ancestrales y las que estén involucradas en el proceso de profesionalización y certificación.

Exhortaron al gobierno a cumplir sus compromisos financieros para el desarrollo y el sustento de este modelo de salud para las siguientes generaciones.

El Colectivo Tequio Materno se comprometió a observar de cerca las acciones, que desde el Senado y de los órganos de gobierno, decidan emprender a partir de este foro, “con la esperanza de ver reflejada empatía ante la difícil problemática de derechos sexuales y reproductivos que hoy enfrentamos”, expresaron.

En el foro participaron también Hannah Borboleta, de la Asociación Mexicana de Partería (AMP), quien dio a conocer la visión general sobre el caso de la partería en México. Además se trataron temas como “Mapeos de la experiencia de usuarias del modelo de Partería”, por Graciela Freyermuth, del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS Sureste); “Condiciones de traslado”, por Nazarea Herrera, del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva y “Postura de la ginecobstetricia en el país frente a la partería”, por María Antonia Benavides, de la Federación Mexicana de Colegios de Obstetricias y Ginecología, A.C.

Otros temas abordados fueron el “Derecho a la identidad independientemente de si el parto se atendió con partera”, por Elsa Conde, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH); “Derecho a papeles que avalen la identidad”, por Jorge Rojo, del Registro Nacional de Población e identificación Personal de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) y Coordinador del Consejo Nacional de Funcionarios del Registro Civil, “Retos y desafíos para la contratación de parteras y enfermeras para atención del parto”, por Mayra Flores, de Clínica Santa Catarina y “La integración de la currícula de la formación de parteras”, por Karla Berdichevsky.


Manifiesto del Colectivo Tequio Materno

“Necesitamos y queremos a nuestras parteras , ejerciendo libre y dignamente para tenerlas como una opción segura para parir.

Necesitamos un modelo de partería que sea humanizado, que sea generoso y sea respetuoso con madres y bebés, y lo necesitamos dentro del sistema de Salud Pública para que toda mujer sin importar su origen, condición económica o social pueda tener acceso a un servicio de salud digno y al mismo tiempo también su bebé.

Necesitamos a nuestras parteras y necesitamos Casas de Parto, para poder parir de manera segura pero también de manera íntima, donde se nos respeten nuestros espacios y nuestros tiempos.

Necesitamos también “conjuntar voluntades para que sean realidades”. Esto quiere decir que necesitamos congruencia entre el discurso institucional y entre lo que se practica en el día a día.

Necesitamos que prevalezca el interés superior de la infancia, el derecho a la identidad, el derecho a un nombre y a una nacionalidad, sin obstáculos que afecten el ejercicio de estos derechos.

Necesitamos a la partería dentro del sistema de salud pública, pero también conservarla dentro de nuestros sistemas sociales, porque la partera forma parte de un engranaje de cohesión social que tanta falta nos hace en estos tiempos.

Necesitamos establecer el marco de profesionalización de las parteras, pero también necesitamos que ellas sean incluidas en las tomas de decisiones.

Que sean las parteras, ya que han estado ejerciendo durante tantos años con sus saberes ancestrales y de otra índole, las que estén involucradas en el proceso de profesionalización y certificación.

Necesitamos compromisos de gobierno, compromisos financieros que soporten este modelo para que no se quede solamente en una buena intención sino que prevalezca en el tiempo y que sea accesible para las siguientes generaciones.

No buscamos que todas las madres elijan parir con parteras, queremos que todas las mujeres sean dueñas de su cuerpo, sean respetadas y verdaderamente tengan la capacidad de elegir sin trabas cómo quieren convertirse en madres.

Las mujeres somos seres que hoy nos reunimos y llamamos Tequio y nacimos ante la necesidad de cambiar la abrumadora realidad de violencia en la que vivimos en todo sentido y por tanto, cambiar el nacimiento de nuestras hijas e hijos, de nosotras como madres y de nuestras familias.

Nosotras miraremos de cerca las acciones que desde el senado y de los órganos de gobernó decidan emprender a partir de este foro con la esperanza de ver reflejada empatía ante la difícil problemática de derechos sexuales y reproductivos que hoy enfrentamos.

Este foro no está terminando, estamos empezando. Está empezando algo nuevo”