Científicos de ECOSUR redescubren especie de mosca después de casi 100 años de su descripción

Un grupo internacional de científicos encabezado por Gabriela Pérez-Lachaud y Jean-Paul Lachaud, de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) en la Unidad Chetumal, ha redescubierto las larvas de  Nothomicrodon, un género de mosca, casi después de 100 años de su descripción original.

Nothomicrodon aztecarum fue descrita en 1924 por William Morton Wheeler, uno de los mirmecólogos más famosos, basándose en larvas encontradas dentro de los nidos de la hormiga Azteca trigona en Panamá, la cual construye nidos de cartón en los árboles.

Entre los organismos asociados a las hormigas, las larvas de moscas de la subfamilia Microdontinae  (Diptera: Syrphidae) ocupan un lugar especial, pues debido a su extraña apariencia varias veces han sido erróneamente identificadas como moluscos, incluso en el siglo XX. Estos insectos mirmecófilos —organismos asociados a los nidos y colonias de hormigas— están tan bien integrados en las colonias de sus hospederas que las hormigas no las agreden, a pesar de que la mayoría de las especies, de las que se conoce su dieta, son depredadoras de la cría de las hormigas.

Por la apariencia tan extraña de las larvas de N. aztecarum, Wheeler no dudó en que pertenecieran a esta familia de moscas (Syrphidae). Debido a que el nido de hormigas colectado por Wheeler fue matado con formol no logró obtener los adultos de N. aztecarum y su posición dentro de los sírfidos no pudo ser confirmada. Desde ese entonces nunca se habían vuelto a colectar las larvas de esta mosca y N. aztecarum fue considerada por los expertos en taxonomía de moscas Syrphidae como incertae sedis.

Aunque el equipo de investigadores liderado por académicos de ECOSUR tampoco ha podido obtener los adultos de la larva, estudios morfológicos y de biología molecular han permitido descubrir que en realidad estas moscas no pertenecen a la familia Syrphidae sino a otra familia de dípteros, la familia Phoridae (o fóridos), que son conocidos como moscas decapitadoras de hormigas, pues muchas especies de Phoridae parasitan obreras adultas y como consecuencia del desarrollo del parásito las hormigas pierden literalmente la cabeza.

El trabajo publicado en Scientific Reports también revela la historia de vida de las moscas del género Nothomicrodon, cuyas larvas resultaron ser endoparasitoides exclusivos de las larvas de reina de Azteca chartifex en Brasil. Este trabajo posiciona a los fóridos como la única familia de insectos que parasita hormigas de diferentes castas (obreras y sexuados) y estados de desarrollo (larvas y adultos).

Más información:

Pérez-Lachaud G, Jahyny BJB, Ståhls G, Rotheray G, Delabie JHC, Lachaud J-P. 2017. Rediscovery and reclassification of the dipteran taxon Nothomicrodon Wheeler, an exclusive endoparsitoid of gyne ant larvae. Scientific Reports 7: 45530 DOI: 10.1038/srep45530

Wheeler WM. 1924. Two extraordinary larval myrmecophiles from Panama. Proc Natl Acad Sci USA 10:237–244.