Reflexionan sobre las perspectivas y retos del Ecoturismo comunitario en Chiapas

El 26 de mayo se realizó el conversatorio “Ecoturismo comunitario: perspectivas y retos”, en las instalaciones de la Biblioteca David Halperin Frisch de El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) Unidad San Cristóbal.

En este espacio que se centró en un tema que en los últimos años ha captado la atención como objeto de estudio y como perspectiva productiva en comunidades rurales, académicos, estudiantes de educación superior, integrantes de comunidades ecoturísticas Lacanjá y Cima de las Cotorras, así como gestores de proyectos de turismo alternativo, hablaron sobre cómo se ha desarrollado esta práctica, los retos que enfrenta y los aportes que ha realizado la academia para su conocimiento.

Los asistentes recordaron que el ecoturismo empezó a surgir a partir de los años 60 y 70 como resultado de los movimientos ecologistas y las nuevas demandas del turismo convencional de sol y playa.

En México, el término ecoturismo es acuñado por el arquitecto mexicano Héctor Ceballos-Lascurían, quien lo definió en 1983 como “aquella modalidad turística ambientalmente responsable en viajar o visitar áreas naturales sin perturbarlas con el fin de disfrutar, apreciar y estudiar los atractivos naturales —paisaje, flora y fauna silvestre— de dichas áreas, así como cualquier manifestación cultural —del presente y del pasado— que pueda encontrarse, a través de un proceso que promueva la conservación, tiene bajo impacto ambiental y cultural y propicia un involucramiento activo y socialmente beneficioso de las poblaciones locales”.

Señalaron que México es un país muy diverso, en el que el ecoturismo es viable, ya que existen más de 90 Áreas Naturales Protegidas (ANP’S) y tan solo en Chiapas existen alrededor de 80 proyectos ecoturísticos, algunos de ellos no reconocidos, pero la mayoría están en ANP’S y son trabajados por las propias comunidades. Mencionaron que las cuotas de entrada a los parques son muy caros, y a muchos mexicanos e inclusive chiapanecos se les dificulta el poder ingresar a estos sitios.

Resaltaron que si el ecoturismo no es realmente apropiado para la comunidad y no se genera un acompañamiento a la misma o no se toma en cuenta los intereses locales es muy difícil que un proyecto sea exitoso, pues habría muchos problemas debido a la falta de organización social y la revalorización de los recursos naturales.

Por lo anterior, recomendaron que antes de implementar un proyecto ecoturístico se analicen las fortalezas y debilidades de la comunidad para detectar y formular estrategias que permitan la planificación previa del proyecto y la implementación del mismo, involucrando a la comunidad en general. Asimismo, dejar de promover a Chiapas como un atractivo turístico en el que se realizan actividades extremas, y promocionarlo como un estado donde el turista puede tener una experiencia auténtica con la gente local y los recursos naturales.

13254179_1252497248093852_8668507843698577996_n