Mujeres de la frontera sur

Tania Cruz Salazar.

Mujer es ser cuerpo, identidad, diversidad, memoria, política, desventaja, defensa, trabajo, abuso, transgresión, movilización, creación, música, colores, significados…

La pluralidad de rostros, figuras, sensaciones, gestos y tonalidades de las mujeres que viven en la frontera sur de México es presentada en esta serie fotográfica que nos invita a ver cómo caminan, luchan, sienten, juegan, crecen y sonríen.

A través de estas imágenes podemos ver a las recién nacidas, las niñas tojolabales, las chicas rurales, las jóvenes artesanas hasta las señoras cafetaleras, agricultoras, costureras, así como a las ancianas comerciantes, quienes muestran sus fronteras corporales y sus biografías tatuadas por los diferenciales de poder, dominación y sujeción; todas operando al unísono.

Estas instantáneas ‘atrapan’ historias sin fragmentos, tiempos encarnados por mujeres del sureste mexicano. Son realidades emplazadas en espacios específicos, todas con entramados complejos; relaciones familiares, económicas y territoriales claramente visibles.

La frontera sur de México es habitada por mujeres en edad productiva y reproductiva que enfrentan condiciones de desventaja y desigualdad que las vulneran y las violentan. Las sobrecargas laborales, la no remuneración del trabajo doméstico y de cuidado que desempeñan son realidades aún muy presentes. Ante dichos escenarios estas fotos nos muestran una simultaneidad de opresiones propias del contexto fronterizo y colonial, como son las opresiones por etnia, sexo, sexualidad, clase, edad y nacionalidad.

El 8 de marzo de 1911 murieron 123 mujeres jóvenes inmigrantes quienes trabajaban en la fábrica de camisas Triangle Waist Company. Cuatro condiciones de opresión que se evidenciaron en aquel entonces: el género, la juventud, la extranjería, la laboral.