Nuevo mercado en Villahermosa, oportunidad para evitar contaminación

La construcción de un nuevo mercado en esta ciudad es la oportunidad de terminar con la contaminación que provoca el desecho diario de 365 litros de aceite utilizado en fondas, taquerías y restaurantes, opinó la investigadora Dora Elia Ramos.

Señaló que en el interior del mercado “José María Pino Suárez”, el más importante de Villahermosa, hay 98 negocios de ese tipo, y de acuerdo con un estudio sobre las condiciones del centro de abasto, se cuantificó el uso y destino del aceite comestible.

En entrevista con Notimex, la ingeniera industrial del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), adscrita al área de Sociedad y Cultura, mencionó que no hay evidencia del manejo de ese residuo, el cual termina hoy en día en las coladeras.

“Varias inundaciones pasan porque los drenajes se taponan. Además es un alimento que atrae a las cucarachas y ratas, muchas plagas. El peor (resultado) es el que no se ve y genera en el agua, porque crea contaminación al agua al llegar a los ríos”, explicó.

Al respecto, la especialista mencionó que un litro de aceite contamina aproximadamente mil litros de agua de acuerdo con estudios.

Indicó que alrededor del mercado, que se localiza entre las calles Bastar Sosaya, Constitución, Pino Suárez y Adolfo Ruiz Cortines, hay tres cárcamos que sólo sacan el agua hacia el río Grijalva sin ningún tratamiento.

Señaló que de concretarse la construcción del nuevo mercado en el mismo lugar, proyecto que les fue presentado a los locatarios hace algunos días por parte del gobierno estatal, se puede establecer un proyecto de manejo.

“Algunos dicen que los ponen en botes y lo tiran a la basura, pero de todas maneras se va a la basura y contamina”, reiteró.

Ramos refirió que las normas oficiales al respecto aplican en empresas que utilizan más de mil litros de aceite al día, pero en el centro de abasto también es importante vigilar su destino final.

Comentó que hay alternativas como establecer un sistema de colecta, no sólo de residuos de aceite sino de toda la comida y citó el caso de Guanajuato, donde hicieron una planta de biogás con residuos del mercado, “pero aquí es poco realista porque el espacio es pequeño”.