El nuevo rector de la UNAM y la multidisciplina

Fernando Limón Aguirre
Coordinador del Departamento de Sociedad y Cultura

Sobre el nombramiento del nuevo rector de la UNAM, el médico Enrique Luis Graue Wiechers, invito a que se lea su proyecto para la máxima casa de estudios que, a decir de la Junta de Gobierno, fue uno de los elementos de mayor relevancia para su designación.

Su proyecto comienza diciendo: "Se afirma que la Universidad Nacional Autónoma de México es el proyecto cultural más importante que ha fraguado nuestro país. Indudablemente lo es." Esto resulta fundamental, pues es claro que un proyecto como la UNAM y también como Ecosur, antes y más allá que ser proyectos académicos son proyectos culturales. Es importante caer en cuenta de ello y de lo que significa, pues pide de nosotros apertura y una actitud siempre de adecuación socio-cultural de nuestro gran proyecto.

Ustedes lo leerán y verán que tiene cosas interesantes. Destaca el compromiso con el tema de género, con la equidad y la igualdad social y universitaria al respecto. Pero a su lado es de lamentar que su visión de cultura siga siendo singular y nacionalista (es decir, mestiza, “blanqueadora”, colonizante); la única mención a las culturas originarias se hace en el apartado sobre los bachilleratos al decir que “Uno de cada cien habla una lengua indígena y, en cinco de cada cien, los padres la hablan”. Esto debió traducirse en programa de acción (en reto), pues si fuese un proyecto nacional -y tras el ejemplo de lo relacionado con la mayor participación y visibilidad de las mujeres- debía hacer lo posible para que fuesen al menos 12 de cada cien que hablen alguna lengua indígena. ¡Al menos en esa cantidad!

Pero bueno, quiero destacar el asunto concerniente a la multi e interdisciplina y a algo que estamos ahora discutiendo en Ecosur, que remite a la importancia de la valoración, aprecio y respaldo recíproco.

La forma en que desarrollamos la mayor parte de la investigación debe también irse gradualmente redireccionando. La investigación tradicional, que busca relaciones causales en ambientes controlados para generar conocimiento, ha ido perdiendo actualidad para dar lugar a la investigación interdisciplinar, capaz de resolver problemas complejos, cuyas soluciones puedan ser transferibles a las necesidades del entorno social. Se han hecho varios y exitosos esfuerzos en este sentido; debemos aprovechar estas experiencias para consolidar una investigación inter y multidisciplinar que incluya a las ciencias sociales y las humanidades. La solución de los problemas complejos requiere la participación de estas áreas con su visión integradora, reflexiva y crítica, y de utilidad social. La articulación entre las ciencias y las humanidades resulta imprescindible para el avance  del país.

Y posteriormente apunta, en lo que digo que Ecosur también está – y que habla de la trascendencia de lo que podamos lograr y en lo que estamos empeñados: “Una mejor evaluación de las actividades de investigación en las ciencias sociales y las humanidades es un frecuente reclamo de ese subsistema. Es cierto que no es fácil medir el impacto de los productos de investigación en estas áreas, pero la Universidad debe insistir en ello, idear parámetros ad hoc y así lograr una mayor presencia ante las instancias financiadoras nacionales a fin obtener mayores recursos para una investigación que nos ha dado grandes satisfacciones y presencia, tanto nacional como internacional”.

Pues no queda más que hacer votos porque el nuevo rector tenga éxito al respecto y en toda su gestión, que la UNAM siga creciendo y madurando y que durante este tiempo todo paso que dé tan importante institución sea reflejo de – y tenga repercusiones favorables para – las transformaciones apremiantes y en proceso dentro de nuestro país. Y que por nuestra parte no seamos timoratos y avancemos como vanguardia en esta temática, pues tenemos todo para dar testimonio ante este reto.

Proyecto del médico Enrique Luis Graue Wiechers en PDF