El Agua

El Agua El agua es la molécula fundamental para la vida en nuestro planeta, que posee más de tres partes de este líquido con características fundamentales para el desarrollo de los seres vivos. El agua es uno de los recursos naturales que el ser humano aprendió a utilizar y controlar para su desarrollo, conjuntamente con la energía y la agricultura. En la antigüedad asegurar la disponibilidad y el abasto de agua fue fundamental para el desarrollo de grandes culturas como la egipcia, la china, los mayas y lo incas en el sur de América. En la historia de México las culturas más antiguas tenían tecnologías para el uso y disponibilidad del agua, además de infraestructura para baños sagrados y temazcales. El uso de este vital recurso en la historia no contempló su saneamiento, sin embargo, en la época moderna la preocupación por el ambiente y el agua tiene un papel fundamental para la conservación de la vida y los procesos productivos en un sistema de comercio global. La región del sureste de México posee dos de las tres partes del agua del país, sin embargo, los problemas de contaminación se han incrementado aceleradamente, el avance de la infraestructura para la potabilización para su distribución a toda la población es lento y es escaso el saneamiento de las aguas residuales. En los Altos de Chiapas se empieza a incrementar el desabasto y no existen sistemas para el saneamiento de aguas residuales, y los que hay resultan ineficientes. Ecosur, a través de la experiencia del investigador Ricardo Bello Mendoza y de varios técnicos académicos como Jesús Carmona, David Herrera, Ricardo Castro y Gamaliel Mejía ha acumulado experiencia en la operación de pequeñas plantas de tratamiento de agua, humedales y otros sistemas de saneamiento. Con estos pequeños logros se trabaja en la elaboración de propuestas técnicas e integrales para el manejo del agua. Estos sistemas incluyen el abasto, la potabilización, pasteurización, el saneamiento de aguas residuales domésticas y el enfoque de reuso del agua en pequeñas comunidades rurales o familias interesadas en estos sistemas. La mayoría de propuestas no requieren del consumo eléctrico porque se pueden diseñar y construir para que operen por gravedad, utilizando recursos locales. Su operación no requiere de especialistas y pueden constituir una alternativa para reducir el impacto de la contaminación del agua en la salud, el ambiente y a la economía, además de generar oportunidades para mejorar la cultura de manejo del agua.