Ecosur colabora en descubrimiento de una nueva especie de crustáceo

Como resultado de una investigación colaborativa entre el Instituto Sudafricano para la Biodiversidad Acuática (SAIAB por sus siglas en inglés), la Universidad de Rhodes y El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) se hizo el descubrimiento de una nueva especie de copépodo (Lovenula raynerae), un micro-crustáceo que destaca de otros copépodos continentales por su gran tamaño —4 a 5 mm de largo—lo que lo convierte en uno de los copépodos más grandes del mundo.

La investigación, enfocada en la fauna de invertebrados de aguas continentales, es realizada por el SAIAB y la Universidad de Rhodes desde junio del 2014 con la colecta de copépodos de un estanque temporal en Grahamstown, ciudad de la provincia oriental del Cabo, de la República de Sudáfrica.

A partir de esta colecta de copépodos y ante los indicios de encontrarse con una nueva especie, enviaron las muestras al doctor Eduardo Suárez Morales, investigador de la Unidad Chetumal y especialista en copépodos, quien confirmó este hallazgo y efectuó el trabajo taxonómico subsecuente. Este descubrimiento tiene implicaciones de largo alcance para el conocimiento de la taxonomía y biogeografía de estos invertebrados acuáticos en Sudáfrica.

La nueva especie de copépodo fue identificada y descrita por los investigadores como parte de la familia Paradiaptominae como parte del género Lovenula, del cual se conocían, hasta antes del descubrimiento, cuatro especies: L. falcifera, L. africana, L. excellens y L. simplex. La nueva especie se nombró Lovenula raynerae en honor a la doctora Nancy Rayner, investigadora emérita del Instituto Sudafricano quien ha brindado relevantes aportaciones al conocimiento taxonómico para este grupo de copépodos.

Además de sus características físicas, diferentes a las de otras especies de copépodos, esta nueva especie puede producir huevos capaces de resistir condiciones de sequía por largos periodos en estanques temporales, considerados hábitats acuáticos vulnerables, pero de gran importancia y potencial para la investigación taxonómica y ecológica en esa región sudafricana.

En el artículo de la publicación Water Wheel, publicado por la Comisión de Investigación del Agua del Sur de África (WRC por sus siglas en inglés), que hace referencia a este descubrimiento, se destaca la importancia de los copépodos para el sustento de muchos organismos superiores en la cadena alimenticia y que finalmente sirven de sustento alimenticio para los seres humanos.

Esta es una muestra del alcance de los taxónomos de Ecosur cuyo prestigio, capacidad y experiencia les permite colaborar exitosamente en estudios taxonómicos en diferentes regiones del planeta.

 

Pie de Foto: Ejemplar macho de Lovenula raynerae en vista ventral con su coloración natural; estos copépodos tienen pigmentos obscuros que les permiten protegerse de los rayos UV.

Fotografía: Eduardo Suarez Morales