Día internacional para la reducción de los desastres

*La presencia de fenómenos naturales en Chiapas*

Este día 13 de octubre a nivel mundial se celebra el Día Internacional para la Reducción de Desastres (DIRD), incluyendo su prevención y mitigación. En este 2016 su campaña tiene como uno de sus objetivos reducir la mortalidad en el mundo.

En este marco nos lleva a hacer una evocación del estado de Chiapas, el cual por su ubicación y geografía es vulnerable y está expuesta a la presencia de fenómenos naturales de origen hidrometeorológico, sismos y tornados.

Es importante señalar que estos fenómenos naturales en la entidad, tienen una expresión territorial y social, donde se concreta el riesgo a partir de la interacción de la amenaza natural con condiciones preexistentes de vulnerabilidad de la sociedad.

Una de estas manifestaciones de origen hidrometeorológico, fue la depresión tropical Javier, ocurrida en septiembre de 1998, la cual se presentó con fuertes precipitaciones que inundaron ciudades, rancherías y que provocaron la desaparición de algunos poblados, como Valdivia en el municipio de Mapastepec.

También hubo pérdida de vidas humanas, la destrucción de viviendas, y dejó aislados a un número considerable de municipios de las regiones de la Sierra, Soconusco y Costa.

Siete años después volvería a repetirse casi la misma historia con el huracán Stan en el 2005. Este fenómeno provocó un desastre en las mismas regiones, con daños cuantiosos en 41 localidades, y la destrucción de viviendas, escuelas, centro de salud, infraestructura urbana, carreteras, puentes, tierras cultivadas, el hato ganadero, lagunas, campos pesqueros, ecosistemas y el fallecimiento de personas. De acuerdo al informe del ex gobernador Pablo Salazar Mendiguchia (2005) los daños por Stan ascendieron a 10 mil 149 millones de pesos, lo cual significó un fuerte impacto en el desarrollo en la entidad.

A nivel estatal la actividad sísmica es relevante, un caso que podemos recordar este día es el sismo de 6.9 en la escala de Richter que sacudió al estado a las 6.23 horas el 7 de junio del 2014. Como consecuencia se reportó la pérdida de vidas humanas en el municipio de Huixtla, en otros municipios daños en viviendas, caídas de bardas, muros, marquesinas, y edificios públicos entre otros inmuebles. Asimismo ocurrió el colapso de tramos de carreteras en el municipio de Unión Juárez y deslizamiento de tierra en Motozintla.

Otra de las amenazas de origen meteorológico que afecta a la entidad y específicamente a San Cristóbal de Las Casas, son los tornados o culebras como suelen conocerse localmente. Los tornados exponen a los ciudadanos como a sus bienes personales y públicos.

Estos fenómenos nos invitan a replantearnos la relación de los humanos con la naturaleza y a trabajar para que los fenómenos naturales no se conviertan en desastres sociales.

Juan Carlos Velasco Santos