Cambio de uso de suelo y sus efectos sobre ecosistemas fluviales en la cuenca baja del Grijalva

Con información de Carlos Alberto Torrente Ruíz
Estudiante de la Maestría en Ciencias, ECOSUR Unidad Villahermosa

Los ecosistemas lóticos —ríos, arroyos y manantiales—, que prestan servicios vitales para la sociedad y donde interactúan microorganismos, animales y plantas, se encuentran entre los más amenazados globalmente por las actividades humanas como el cambio de uso del suelo ligado a la agricultura y la deforestación.

Carlos Alberto Torrente Ruíz, estudiante de la Maestría en Ciencias en Recursos Naturales y Desarrollo Rural en El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) Unidad Villahermosa, señala en su tesis “Efectos del uso de suelo sobre ecosistemas fluviales en la cuenca baja del Grijalva, Sureste de México”, la gran preocupación que existe por los ríos, ya que la deforestación, ligada al cambio de uso del suelo, ha convertido en zonas agropecuarias, urbanas e industriales, casi un tercio de las 106 cuencas hidrográficas principales del planeta.

Torrente Ruíz desarrolló su trabajo de investigación en las épocas de lluvias y sequías durante el 2015, abarcando desde la parte alta de las cuencas en las montañas del sur de Chiapas hasta la planicie costera del Golfo de México.

A través de la recolección de información en campo y técnicas de sistemas de información geográfica y estadística en los ríos Puyacatengo, Teapa y Pichucalco de Tabasco, identificó cómo los usos de suelo en diferentes escalas están afectando las características físicas y químicas del agua, la clorofila y la estructura de los ensamblajes de peces.

Observó que el hábitat y la vegetación del río Pichucalco y las zonas bajas de los demás ríos tienen un gran deterioro debido a la gran ocupación de cultivos de plátano y que el cambio de uso de suelo también afecta la diversidad específica y funcional de los ensamblajes de peces –aquellas asociaciones de peces que cohabitan espacial y temporalmente, hallando en los ríos de la parte baja, la presencia de peces invasores.

Para Torrente Ruíz es importante incluir aspectos relacionados con conservación de la biodiversidad, incluyendo el recurso pesquero, en el manejo del territorio y las prácticas agrícolas, con especial atención en los márgenes de los ríos, específicamente los hábitats acuáticos y la vegetación ribereña.

Asimismo, tomar en cuenta otros factores que se derivan de las actividades humanas como la erosión y la contaminación, con el fin de promover mejores condiciones de hábitat que soporten mayor diversidad y sean menos vulnerables al efecto de las especies introducidas e invasoras y al cambio climático, que amenazan fuertemente los ecosistemas fluviales y el agua dulce de México.

photo (2)

DCIM103GOPRO

photo (6)

photo (5)